Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Muy gracioso

Kioskerman: historietas y solidaridad

Miércoles 05 de abril de 2006

De día, Pablo Holmberg trabaja en una empresa, en el área de comunicaciones. De noche, desde hace tres años, se convierte en Kioskerman y se larga a dibujar. Se concentra en una tira: Señor del Kiosco, con elenco múltiple y protagonistas aleatorios.

Gran parte, ahora, está reunida en El libro-diario del Señor del Kiosco, publicación en formato tabloide financiada por el Banco Patagonia y a beneficio del comedor San Francisco Javier, que puede conseguirse en algunas librerías y por e-mail.

Románticas a veces, graciosas otras, políticas también, surrealistas siempre, sus tiras incluyen las elucubraciones de una robusta medialuna de manteca en medio de las medialunas de grasa; historias con gigantes; un desayuno complicado tras la aparición del asesino cereal; un señor que pidió: Tragame, tierra y se arrepintió en la mitad del proceso; Johnny Ramone; San Antonio y sus vaquitas, Lucy en el cielo con diamantes... "Ricardo Siri es la principal razón por la que me puse a dibujar Señor del Kiosco", explica Holmberg, hablando del dibujante Liniers.

Primero, Holmberg escaneaba sus tiras y las mandaba por mail a algunos amigos. Pero esos amigos las reenviaban a otros, y nunca nadie se quejó. Al contrario: todos le empezaron a pedir las que le faltaban, las próximas... Todas. Hoy, 1500 personas reciben una tira de Kioskerman, los lunes. "Todos ellos me las pidieron, no es que mando Spam ni nada."

Si alguien quiere sumarse, no tiene más que teclear www.kioskerman.com.ar .

Te puede interesar