Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un circuito original para vinos de alta gama

Los Arrayanes hacen una selecta lista de wine makers y ponen bajo su atenta mirada todos los pasos que siguen, desde el corte hasta la venta

Jueves 13 de abril de 2006

Según el Diccionario de Vinos Moët Hachette, el término négociant-éleveur designa a quien efectúa la crianza y la puesta en botella de los vinos que vende. Los Arrayanes es mucho más que eso: eligen los vinos de un grupo acotado de wine makers, intervienen en los cortes y las catas, la guarda y los cuidados, así como la venta sólo a ciertas vinotecas y restaurantes selectos, en todo caso de producciones muy limitadas, destinadas a exportación, que no parecían tener cabida en el mercado nacional. Los creadores son Ernesto Catena, primogénito del notorio Nicolás y ejecutivo de la bodega Escorihuela, criado entre viñedos y toneles, y Enrique Mendoza, sommelier de cave de la primera promoción de la Escuela Argentina de Sommeliers (EAS), apasionado por el vino, su conocimiento y su difusión. Ernesto y su hermana Laura, médica en California y encargada de exportaciones a los EE.UU., viajan a Mendoza para elegir las uvas, diseñar sus vinos –los Luca– y participar de los momentos clave de la elaboración, que llevan los destacados enólogos de las bodegas de la familia. Estos a su vez elaboran sus propios vinos de autor: Estela Perinetti, Mariano Di Paola, José Pepe Galante, Luis Reginato y Gustavo Marín. Los viñedos más notables, por su trazado y antigüedad, son Tahuantisuyu, para los Luca, y los Tikal –Amorío, Patriota, Júbilo, Corazón y el último Siesta 2004, que se presentó en Che Salón de Vinos, flamante sede de Los Arrayanes, en bloques de adobe... devoción por las culturas precolombinas de Ernesto Catena–. Además, están los varietales, o casi, Tahuan y el profundo y misterioso Alma Negra y su espumante. Los Luca tienen el estilo elegante de la autora, el Chardonnay y el Pinot Noir bien europeos; el Beso de Dante Cabernet Sauvignon-Malbec, muy argentino, y un Syrah que The New York Times calificó con 4 estrellas. Mapema 2001 es un blend clásico y moderno de dos grandes, Di Paola y Galante, con gran potencial de guarda, y Caro –de Catena-Rothschild–, obra de Estela Perinetti, tiene cuerpo argentino y alma francesa.

Por Alicia Delgado alidelgadolanacion@fibertel.com.ar

Te puede interesar