Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Entró en el país un peligroso virus

Es el denominado "del Nilo Occidental"; el Senasa confirmó que fue detectado en por lo menos dos caballos de carrera

Sábado 22 de abril de 2006

Por primera vez en el país, fueron detectados esta semana al menos dos casos del peligroso virus del Nilo occidental (VNO), una enfermedad propagada entre las aves y otros animales mediante la picadura del mosquito portador del virus. Según confirmó anoche a LA NACION una calificada fuente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), ambos casos fueron detectados en caballos, uno de los mamíferos principalmente afectados por este virus.

La misma fuente agregó que, ayer mismo y en cumplimiento con la reglamentación sanitaria internacional, el Senasa comunicó la novedad a la Oficina Internacional de Epizootias, con sede en París, y a partir de pasado mañana se dispuso el temporal el cierre de la exportación de caballos.

Hasta el momento, desde el organismo sanitario nacional no se suministraron más detalles, como el número preciso de animales infectados, el nombre del establecimiento, su ubicación geográfica, el tipo de cepa del virus y las estrategias preventivas, cuestiones que serían informadas a partir de la semana próxima, según adelantó la fuente.

Sin embargo, trascendió que los equinos infectados pertenecerían a ejemplares de la raza Sangre Pura de Carrera de un establecimiento ubicado en la localidad bonaerense de Capitán Sarmiento, a 145 kilómetros de Buenos Aires.

"Las aves, como palomas o gorriones, son los principales reservorios y reproductores del virus. El mosquito, que es el agente transmisor de la enfermedad, luego de picar al ave pica a un huésped final, que puede ser una persona o un animal (caballo, vaca, cerdo, perros, gatos). A partir de allí, éstos pueden desarrollar la enfermedad o no, dependiendo de las defensas y anticuerpos que tengan", explicó el doctor Horacio López, profesor titular de Infectología de la Universidad de Buenos Aires. Y agregó: "Pero es importante aclarar que no se transmite de persona a persona, salvo a través de una transfusión de sangre o un trasplante".

La mayoría de las infecciones en humanos (alrededor del 80 por ciento) no provocan ninguna clase de síntomas. Cerca del 20 por ciento de las personas infectadas pueden presentar síntomas leves similares a los de una gripe, como fiebre, dolor de cabeza, dolor en el cuerpo, náuseas y vómitos. Y uno de cada 150 pacientes infectados por el VNO puede desarrollar un cuadro severo (encefalitis, meningitis o meningoencefalitis) e incluso ocasionar la muerte.

En relación con este mal, el doctor López recordó que el VNO también forma parte de la familia de los flavivirus, "junto con el virus de Saint Luis, que fue la causa del brote de encefalitis que se registró en Córdoba el año último. Otros dos son el del dengue y el de la fiebre amarilla", detalló.

Para tratar esta enfermedad en humanos aún no existe una vacuna, por eso los expertos aseguran que las medidas preventivas son la clave para erradicar el mal. "Se deben realizar fumigaciones, instalar mosquiteros en las casas y usar repelentes cuando se está al aire libre, y equipos de protección personal adecuados (como guantes y lentes de protección), principalmente para los trabajadores del campo", subrayó López.

Desde el Ministerio de Salud, el doctor Andrés Leibovich, subsecretario de Programas de Prevención y Promoción, informó que el organismo aún no tenía ningún tipo de confirmación sobre los casos mencionados. "De todas maneras, ya he tomados cartas en el asunto, y junto con el Senasa y el Area de epidemiología de la provincia de Buenos Aires comenzaron a delinearse las estrategias de prevención correspondientes. Pero queremos actuar con la seriedad que merece este tema. Nuestro sistema de vigilancia epidemiológica ha funcionada muy bien, y no queremos alertar a la población hasta tener toda la información pertinente".

Para el doctor Tomás Orduna, jefe de la Unidad de Patologías Regionales y Medicina Tropical del Hospital Muñiz, "llama mucho la atención que sean dos mamíferos los casos registrados y no aves. El equino es otro de los centinelas, pero las aves constituyen el principal reservorio del virus".

En diálogo con LA NACION, Orduna reflexionó: "Si el virus lo tiene el mosquito, debo deducir que hay aves infectadas, pero que aún no se han detectado, lo cual es muy alarmante. En este momento, la migración se produce de Sur a Norte, y la lógica epidemiológica indica que el virus debería llegar junto con las aves. Es muy importante ser cautelosos con los falsos diagnósticos positivos".

Te puede interesar