Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Explican cómo se inclinaron los planetas

Es un trabajo de un astrónomo argentino

Jueves 27 de abril de 2006
SEGUIR
LA NACION

Cuando hace millones de años los planetas de nuestro sistema solar estaban más cerca entre sí, las masas de sus cuerpos interactuaron e hicieron que los cuatro "gigantes" del sistema -Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno- se inclinaran.

Esta nueva teoría, que da por tierra con los resultados de las investigaciones realizadas hasta el momento sobre la oblicuidad planetaria, se publica hoy en la revista Nature con la única firma de un astrónomo argentino.

"La inclinación de los planetas es un indicador que permite comprender mejor las condiciones que reinaron cuando se formó nuestro sistema solar, hace 4500 millones de años. Los planetas gigantes tienen una inclinación estable, por lo que el valor que uno observa hoy es el mismo que tenían cuando se formaban", explicó ayer a LA NACION el doctor Adrián Brunini, autor del trabajo, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísica de la Universidad Nacional de La Plata, y del Instituto Astrofísico de La Plata, que depende del Conicet.

Hasta ahora, la teoría con más peso atribuía la inclinación de estos planetas a la colisión con otros cuerpos gigantes. Así, Urano, cuya inclinación es de 98°, hubiera necesitado del choque de un planeta como la Tierra para poder mover su eje. Pero esta hipótesis recibía objeciones.

Entonces, un trabajo publicado en 2005 aportó un dato esencial para la investigación del astrónomo platense: inicialmente, los planetas gigantes estaban más próximos entre sí de lo que se afirmaba. "Si los planetas estaban más juntos, la interacción debía ser mayor y esto tiene que haber producido algún efecto en su rotación", comentó Brunini, que utilizó un modelo matemático para estudiar cómo la cercanía de los cuerpos celestes afectaba su rotación.

Luego de realizar 30 simulaciones numéricas, 19 proporcionaron resultados viables: "Mientras estaban juntos, la posición de los ejes de los planetas cambió", comentó Brunini. La mayor oblicuidad de Urano y Saturno ocurrió en la primera fase de la migración a sus posiciones actuales, mientras que sobre Neptuno influyó la acción de Urano. En Júpiter, indica el artículo, la inclinación no tuvo la magnitud de los otros tres "gigantes".

Te puede interesar