Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Kirchner criticó a Uruguay y defendió las papeleras nacionales

Ante una multitud en el corsódromo de Gualeguaychú, el Presidente cuestionó a Vázquez por haber afirmado que en la Argentina no se controlan esas mismas fábricas; le exigió información y un estudio de impacto ambiental; respaldo de gobernadores radicales

Viernes 05 de mayo de 2006 • 13:01

Defendió a las papeleras que están instaladas en la Argentina desde hace años y sobre las que el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, retruca las quejas del gobierno argentino por las dos nuevas fábricas que se están construyendo en Uruguay.

Objetó, como ya lo hizo reiteradas veces, al país vecino por haber “violado” el tratado del Río Uruguay y dijo sentirse tranquilo ante la presentación que hizo la Argentina ante la Corte Internacional de La Haya con la frase “el derecho está de nuestro lado”.

El presidente Néstor Kirchner convirtió hoy el conflicto con Uruguay por la instalación de las dos plantas de celulosa en Fray Bentos en una cuestión nacional, ambiental y de Estado.

Desde Gualeguaychú logró el respaldo del país casi en su totalidad. La mayoría de los gobernadores dijeron presente para respaldar el reclamo argentino tras la convocatoria del Presidente hecha la semana pasada para este gran acto.

La ciudad cuna de las protestas contra las papeleras se pobló hoy de mandatarios provinciales, ministros del gabinete nacional e intendentes de distintas zonas del país. Desde allí, los gobernadores firmaron un acta de compromiso ante el reclamo argentino en La Haya y de respaldo para alcanzar el desarrollo sostenible como una política de Estado.

Un día después de la presentación de la demanda argentina , el Presidente buscó entonces mostrar una gran unidad política.

“No es una cuestión que atañe sólo a Entre Ríos o a Gualeguaychú. Es una cuestión ambiental que atañe a todo el país”, enfatizó Kirchner al comenzar su discurso.

“La República Argentina toda lo asume como un problema propio. No estamos hablando de afectar la soberanía de ningún país, sino de defender el medio ambiente sano. Nadie puede reclamar soberanía para el uso de un bien que no es enteramente propio”, reprochó el primer mandatario a Uruguay tras acusarlo nuevamente de haber violado el tratado que entre ambos países regula el uso del Río Uruguay.

Reclamó entonces a Vázquez una “negociación de buena fe”. “No puede llevarse adelante [un emprendimiento como el de ENCE y Botnia] sin consentimiento o autorización explícita del país afectado. Si existe daño transfronterizo el estado responsable debe cesar en su actividad”, fustigó.

En ese cuestionamiento constante a los pasos seguidos por su par uruguayo, dijo: “Nos dicen que se trata de la mejor tecnología, pero no nos brindar la información suficiente”.

Papeleras nacionales. Y enseguida devolvió a Vázquez sus críticas sobre que en la Argentina existen plantas que producen contaminación. Kirchner las defendió argumentando que están distribuidas por todo el país y que anualmente producen apenas la mitad de lo que fabricarán Botnia y ENCE. De todas maneras, reconoció que habría que intensificar el control.

El discurso del Presidente fue precedido por el del intendente de Gualeguaychú, Daniel Irigoyen, el del gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, y el del mandatario de Mendoza, el radical Julio Cobos (de lo que se informa por separado).

Desde las primeras horas de la mañana los vecinos de Entre Ríos, eufóricos, colmaron el corsódromo.

El vicepresidente, Daniel Scioli, todo el gabinete nacional, varios intendentes, legisladores y dirigentes kirchneristas también estuvieron en el lugar, incluído Juan Carlos Blumberg.

Ausentes. Algunos mandatarios no estuvieron en el acto. Jorge Sobisch, de Neuquén; Juan Carlos Romero, de Salta; y Alberto Rodríguez Saá, de San Luis no se alinearon a la convocatoria presidencial. Además, tampoco estuvo el catamarqueño Gerardo Brizuela del Moral, ausente por cuestiones de agenda, al igual que Roy Nikish, de Chaco. Sí estuvo, en cambio, el vicegobernador de Salta, Walter Wayar, a pesar de la ausencia de Romero.

Varios micros llegaron desde distintos lugares del interior y los vecinos, muchos con mate en mano, ocuparon las tribunas del corsódromo. Los carteles con consignas en contra de las papeleras y las banderas argentinas se multiplican por el lugar.

Colón. Los integrantes de la Asamblea Ambientalista de Colón se sumaron esta mañana y fueron recibidos con aplausos por sus pares locales, mientras se abrían paso con una gigantesca bandera argentina e intentaban aproximarse al palco central.

Te puede interesar