Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El conflicto por las papeleras: ecos en Europa por la disputa con Uruguay

A Finlandia le preocupa que el diferendo afecte su imagen

Política

El gobierno de ese país reveló que la Argentina rechazó una invitación al diálogo

HELSINKI.- "Estamos preocupados. Finlandia es el país que mejor reputación tiene en el mundo sobre temas medioambientales y es evidente que este conflicto con la Argentina perjudica esa impresión. Por eso hace unos meses invitamos a las autoridades argentinas a que vinieran a ver las plantas de celulosa que hay en nuestro país, pero no aceptaron. Y nos preparamos para hablar del tema en Viena, durante la cumbre entre la UE y el Mercosur, pero al final nuestros presidentes no pudieron conversar sobre ello. Todo esto que está sucediendo es un problema muy grande."

Jukka Ousukainen es el director de Relaciones Internacionales del Ministerio de Medio Ambiente finlandés. El hombre, de un vago aire a Martín Redrado, luce apenas desaliñado, como si las noches blancas que por estos días padecen los finlandeses hubiera alborotado algo de su estética. No por eso, sin embargo, confiesa un hecho maquillado hace menos de una semana por su ministro, Jan-Erik Enestam, quien consideró que la pauperización de las relaciones entre la Argentina y Uruguay, incentivadas por la instalación de una papelera finlandesa y otra española en la frontera, resulta sólo "un problema bilateral" entre argentinos y uruguayos.

Con aquella frase, Ousukainen, ayer, confirmó en una reunión con periodistas argentinos que el gobierno finlandés busca diluir el conflicto por las papeleras. Que intercede. O que trata de hacerlo. Aquí, en verdad, donde anochece después de las 23 y amanece antes de las 4, donde la luz solar amenaza permanentemente al sueño, casi todos hablan de las papeleras. Y con preocupación. Así lo admiten los funcionarios, las empresas involucradas y hasta los trabajadores, aunque cada uno observe el crescendo controvertido desde un ángulo diferente.

El gobierno finlandés, por ejemplo, se jacta de haber sido considerado durante el último Foro de Davos como el que mejor se ocupa del medio ambiente en todo el planeta. Ahora, sin embargo, con las críticas de Néstor Kirchner y la crispación argentina por el desembarco de la empresa local Botnia en Fray Bentos, en Finlandia creen que esa impresión internacional puede astillarse.

Ousukainen reveló que en Dubai, hace unos meses, el ministro Enestam se reunió con el secretario argentino de Medio Ambiente, Atilio Savino: "Lo invitó a ver cómo trabajamos en Finlandia e hizo extensiva la invitación a Ginés González García [ministro de Salud], pero nunca vinieron".

Dijo también que la presidenta Tarja Halonen fue a Viena con el tema bien estudiado para charlarlo con Kirchner. Por algún motivo, que no quiso o no supo explicar, tal conversación se frustró. "Estamos preocupados, lógicamente", admitió.

Gremio con mucho poder

Botnia es, para el gobierno finlandés, una empresa relevante. Por peso propio -es la segunda del país y la undécima del mundo en producción de celulosa- y porque la industria papelera es muy fuerte por aquí. El gremio del sector, además, tiene en Finlandia un poder similar al que el sindicato de camioneros posee en la Argentina.

Desde hace dos días permanece en huelga por el despido de 2557 personas en la papelera UPM, una de las tres dueñas de Botnia. Y el paro influye en la economía local: hay unos 200.000 trabajadores involucrados, algo así como el 10% de la fuerza laboral finlandesa. La huelga se superaría hoy, pero ello también acarrearía un inconveniente: habrá que encender las máquinas, y cada vez que ello ocurre se genera mal olor en la zona. Así lo admitió Kaisu Annala, vicepresidenta de Botnia, a cargo del área medioambiental de la firma.

Annala, que fue la responsable del estudio de impacto en Fray Bentos, consideró que el tema del olor es uno de los dos problemas que podrían afectar a Gualeguaychú. El otro sería "el impacto visual".

"El olor, de todas maneras, es muy poco, se va rápido y afecta a no más de 10 kilómetros sólo cuando se pone en marcha una planta. Esto, salvo imprevistos como una huelga, sucede una sola vez al año, cuando hacemos tareas de mantenimiento", aclaró. Annala ofreció su visión junto con Annikki Rintala, jefa de Comunicación. Esta última admitió que Botnia aceptaría un nuevo estudio de impacto ambiental, pero "sólo si está hecho por expertos". ¿Y en qué expertos confía Finlandia? La pregunta fue respondida con otra pregunta por Annala: "El tema es en quién confía la Argentina".

El malestar y/o la preocupación de Botnia se expuso ayer con otro rechazo explícito al pedido de paralización de las obras. Rintala consideró que sólo un reclamo de Tabaré Vázquez podría suspender las tareas en Fray Bentos. El tiempo, para Botnia, va ligado al dinero. La firma pidió financiamiento al Banco Mundial, pero la entidad reclamó antes más información. En Finlandia, se lo minimiza. "Nosotros ya buscamos alternativas por si ese préstamo se complica, por lo que la planta se construye igual", desafió Rintala.

El conflicto, evidentemente, se vive con intensidad aquí en Finlandia. Con distintos enfoques, el gobierno, Botnia y los trabajadores no ocultan su preocupación. .

Por José Ignacio Lladós Enviado especial
TEMAS DE HOYCristina KirchnerEl caso de Lázaro BáezElecciones 2015Torneo Primera División