Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Kirchner, en un acto decisivo para 2007

En la Plaza de Mayo, a las 16, dará un discurso en el que instalará la idea de la "concertación plural", de cara a su reelección

Jueves 25 de mayo de 2006
SEGUIR
LA NACION

El presidente Néstor Kirchner encabezará hoy el acto político más importante quizás en lo que va de su mandato, justo el día en que cumple tres años al frente del Gobierno: más allá de la convocatoria oficial a festejar la fecha patria que se celebra hoy, Kirchner instalará con su discurso la piedra fundamental de su proyecto de construir una "concertación plural", con miras a su reelección en 2007.

En la Casa Rosada aseguraron ayer a LA NACION que esa línea de acción "será el eje central en lo político" del Presidente luego del multitudinario acto de la Plaza de Mayo.

El encuentro comenzará a las 13, con diversos números musicales. "El Presidente quiere tener su 17 de octubre", aseguraban ayer a LA NACION sus allegados. Kirchner busca que la concentración de entre 150.000 y 200.000 personas sea un hito de su mandato, un punto de inflexión que serviría para consagrar su fortaleza política. El Presidente aspira así a conformar una gran coalición político-electoral con el PJ como tronco central y sectores de la UCR y diversas fuerzas de centroizquierda, piqueteros y sindicatos afines.

"Se puede producir un diálogo entre el Presidente y la gente, en el cual la gente le pida la reelección, aunque él no lo mencionará", señaló ayer a LA NACION un funcionario kirchnerista.

Del acto participarán la mayoría de los gobernadores del PJ, aunque no todos. Sobresaldrán las ausencias de Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Juan Carlos Romero (Salta). Tampoco irán a la Plaza de Mayo el mandatario de Neuquén, Jorge Sobisch, del MPN, ni los jefes provinciales del radicalismo, pese a que muchos de ellos son virtuales aliados del Presidente.

De la UCR, sólo dos gobernadores irán al tedeum, que se realizará, a las 12, previo al acto central. Son ellos Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Arturo Colombi (Corrientes), que luego partirán hacia sus provincias y no participarán de la concentración.

El tedeum causó una fuerte expectativa: Kirchner asistirá a la ceremonia luego de un distanciamiento con la Iglesia y con quien presidirá la celebración, el arzobispo Jorge Bergoglio.

Previo a ello, a las 11, el Presidente recibirá en el Salón Blanco de la Casa Rosada a las delegaciones extranjeras, ministros y gobernadores en la tradicional ceremonia del "besamanos".

Kirchner pronunciará, a las 16, su discurso que contendrá también un pormenorizado relato de los logros de su gestión; una referencia al conflicto por las papeleras con Uruguay, y críticas hacia sectores que siempre enfrenta, como el empresariado y la prensa.

Críticas

Más allá de la idea de avanzar en una "concertación", el arco opositor criticó al Presidente por "apropiarse de la fecha patria" con un acto político y no institucional. De hecho, Kirchner no dio muestras hasta ahora de buscar una conciliación de propuestas de diferentes sectores, sino más bien de disciplinarlos detrás de su proyecto. "Será una demostración de fuerza para convocar a todos los que se suman por convicción o por conveniencia", dijo a LA NACION un allegado a la Presidencia.

La organización del acto, concebido como la "Plaza del Sí", corrió por cuenta del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el secretario de Medios, Enrique Albistur, y el ministro del Interior, Aníbal Fernández.

La idea original, empero, comenzó a barajarse en enero último en la agrupación Compromiso K, liderada por el secretario legal y técnico, Carlos Zannini. Algunos señalan como ideólogo a Rudy Ulloa Igor, ex secretario privado de Kirchner, chofer y actual propietario del principal grupo de medios en Santa Cruz. Desde el punto de vista operativo, Ulloa Igor reporta a Zannini.

La magnitud del acto quedó expuesta por el operativo de seguridad que organizó Aníbal Fernández con 1500 efectivos de la Policía Federal. La Brigada de Explosivos de esa fuerza realizó ayer un rastrillaje en la Plaza de Mayo para prevenir incidentes.

Se acreditaron para el evento unos 400 periodistas de todo el país y corresponsales extranjeros.

Los organizadores estiman que 2000 ómnibus arribarán desde el interior del país y 3000 desde el conurbano bonaerense, en una movilización que costaría alrededor de 4,5 millones de pesos, sin contar gastos en publicidad, sonido, escenario, afiches, baños químicos y banderas.

Oficialmente, la Casa Rosada no informó sobre partidas presupuestarias del Estado destinadas a la organización. Uno de los mayores atractivos de la jornada serán los números musicales, en los que actuarán la Fanfarria Alto Perú, la Selección Nacional de Tango, Soledad Pastorutti, Alejandro Lerner, Teresa Parodi, Víctor Heredia y Mercedes Sosa.

Te puede interesar