Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Astori: "La Argentina y Brasil tienen una actitud imperialista"

Dura acusación del ministro uruguayo

Jueves 25 de mayo de 2006

MONTEVIDEO.- El ministro uruguayo de Economía, Danilo Astori, golpeó duro a los gobiernos de la Argentina y Brasil por su actuación como socios del Mercosur y los acusó de tener "una actitud imperialista".

Astori, el principal referente económico de la izquierda uruguaya desde los años 70, ha sido uno de los principales defensores de la integración regional y del Mercosur como proyecto político-comercial.

Pero ahora que lidera el nuevo plan de inserción comercial del Uruguay fuera de la región, acusa a los socios grandes del bloque de perjudicar a su país y sostiene que Uruguay necesita buscar otros horizontes.

Sin embargo, Astori es uno de los que más defienden el Mercosur como plataforma política para desarrollar esa estrategia de inserción comercial que consiste en lograr acuerdos bilaterales con países de fuera de la región, como el que se logró con México y permitió duplicar las exportaciones a ese destino.

El presidente Tabaré Vázquez, en cambio, tiene una postura más intransigente respecto de los socios grandes del bloque. El conflicto con la Argentina por las plantas de celulosa marcó para Vázquez un antes y un después en la relación con su colega Néstor Kirchner.

Por eso, el presidente uruguayo ha reconocido públicamente que tiene un plan para salir del Mercosur como miembro pleno y quedar en la condición de Estado asociado, que tienen Chile y Bolivia, si la Argentina y Brasil le impiden hacer un acuerdo bilateral con otros países, como los Estados Unidos. "Queremos más y mejor Mercosur, pero obligado cualquiera pelea", dijo Vázquez al periodista Jorge Gestoso en Washington para explicar que no es su voluntad distanciarse del Mercosur, pero que si no se le permite lograr acuerdos comerciales fuera del bloque está dispuesto a hacerlo.

El gobierno uruguayo hizo público que ya había tenido una señal positiva para lograr un acuerdo con la administración de George W. Bush. Vázquez y Astori han hecho referencia a un comentario que Kirchner había hecho a LA NACION el 19 de enero en Brasil, cuando se reunió con sus colegas Lula y Hugo Chávez, de Venezuela.

"Si entre la Argentina y Brasil no podemos darle a Uruguay lo que Uruguay necesita, no está mal que ellos firmen un tratado con los Estados Unidos. No queremos Estados gendarmes. Le dije a Lula que teníamos que ser flexibles y él me respondió que estaba de acuerdo", había dicho el presidente argentino en aquella ocasión.

Posición rígida

Pero ayer Uruguay se despertó con los comentarios del canciller argentino Jorge Taiana, que recordó lo que dice el texto frío del acuerdo regional. Hay "reglas vigentes" que impiden un acuerdo de Uruguay o Paraguay con los EE.UU. por fuera del Mercosur, comentó desde Brasil. La respuesta no se hizo esperar.

Astori está jugado a un plan cuyo objetivo es aumentar el nivel de empleo y reducir la tasa de desocupación (que es de 13 por ciento, un punto más que en 2005, pese al crecimiento del PBI del 6,6 por ciento). Su plan apunta a atraer inversiones extranjeras. Para eso, busca asegurarse mercados más amplios que los tres millones de consumidores del país. Entonces, el Mercosur no es la solución.

De acá a octubre se trabajará a todo ritmo en varias comisiones con los Estados Unidos para llegar a un acuerdo comercial. Eso es lo que Bush ofreció a Vázquez en la Casa Blanca el 4 del actual. Y eso es lo que Uruguay quiere.

El ministro de Economía, que lidera esta estrategia con el respaldo de Tabaré, dijo ayer en el canal de televisión estatal que la conducta de Brasil y la Argentina con acuerdos políticos bilaterales había "llevado a las economías pequeñas a pensar en una mejora de su inserción internacional fuera de la región" y que los países grandes "han superado todo límite imaginable".

Y añadió: "Uno puede imaginar que las economías más desarrolladas del mundo sojuzgan a las más débiles. Pero entre las más débiles hay quien también practica actitudes imperialistas".

Por si quedaban dudas, Astori fue contundente: "El bilateralismo de Brasil y la Argentina en perjuicio de las economías pequeñas de la región es una actitud imperialista", dijo.

Suspensión

(Télam).- El canciller Jorge Taiana atribuyó a cuestiones de tiempo y organización la suspensión de la tradicional recepción oficial por el aniversario de la Revolución de Mayo en la embajada argentina en Montevideo. "Hay una serie de actos programados con motivo de la fecha patria, pero no se concretará la recepción porque no hubo tiempo para organizarlo", expresó. La suspensión había sido dispuesta al conocerse la voluntad del presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, de realizar el 25 de mayo una reunión de gabinete en Fray Bentos, en un gesto vinculado con la disputa binacional por la instalación de las papeleras.

Por Nelson Fernández Corresponsal en Uruguay

Te puede interesar