Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La situación financiera: alta sensibilidad entre los inversores

Rebote en los mercados, a la espera de señales en EE.UU.

Economía

Subieron las bolsas y bajó el riesgo emergente; hoy se conoce el dato de inflación de consumo

Por   | LA NACION

Los mercados financieros del mundo dieron ayer otra demostración del clima de extrema sensibilidad en que se mueven, al cerrar la cuarta jornada de negocios con precios en la montaña rusa: a las profundas bajas de un día les siguen recuperaciones tanto o más marcadas en la jornada siguiente. El otro lado de los vaivenes se pudo ver en la víspera, con precios que se recompusieron de manera tal que hasta borraron su anterior caída, lo que, hasta aquí, sólo bastó para consolidar la tendencia de volatilidad.

La secuencia es lo suficientemente elocuente al respecto: al lunes negro de bajas generalizadas, le siguió el martes de reconstrucción de valores, al que sucedió a su vez un miércoles de derrumbe, que ayer quedó superado por la recuperación que mostraron los precios de casi todos los activos de países emergentes (lo que se reflejó a su vez en la revalorización de sus monedas). El fenómeno pasó casi inadvertido en la Argentina por la parálisis que impuso el feriado patrio.

La novedad, en todo caso, fue la magnitud que alcanzó la recuperación ayer, la que se pudo observar en el retroceso del 6,4% del riesgo argentino -cayó de 389 a 364 puntos- o en las mejoras del 2,29% que registraron en promedio las acciones argentinas que se operan en Wall Street, lideradas por la mejora del 4,78% que registró el papel de la siderúrgica Tenaris. También, en el retroceso del 7,6% que mostró la tasa de riesgo de Brasil (quedó en 267 puntos), en un contexto de negocios caracterizado por el reflujo de fondos que quedó a la vista por la baja del 4,4% que mostró la cotización del dólar en ese mercado.

La recomposición de precios tuvo su impulso en la tasa de crecimiento de la economía de EE.UU. durante el primer trimestre del año, que fue del 5,3%, el mayor ritmo en dos años y medio, pero inferior al 5,7% esperado por el mercado. De allí los operadores infirieron que será menor la presión que enfrenta la Reserva Federal (Fed, en la jerga) para volver a subir las tasas de interés en junio.

El impacto causado por este dato se pudo ver en las bolsas europeas que, con la excepción de Zurich (bajó el 1,2%), cerraron todas con alzas del 1,29 al 2,13%, y en Nueva York: el Nasdaq tecnológico avanzó un 1,34% y el Dow Jones Industrial, un 0,84%. Los principales mercados de América latina reaccionaron igual: en San Pablo el Bovespa subió el 4,96%, mientras que la Bolsa de México tuvo un alza del 3,19%.

En las dos semanas previas, luego del último retoque de las tasas de interés en EE.UU., el mercado pareció convencerse de que el ciclo alcista de la Fed se prolongaría más allá de sus pronósticos originales y eso provocó una ola de caídas generalizadas. Ahora, algunos analistas creen que la secuencia de bajas y rebotes vista esta semana está indicando que el proceso de ajuste bajista en los precios está terminado o próximo a su fin.

Sin embargo, creen que un dato clave para establecerlo se conocerá hoy, cuando en Estados Unidos se difunda la "inflación de bolsillo", como se conoce a un indicador que marca la evolución que tuvieron los gastos de los consumidores y cuyo resultado sigue muy de cerca la Fed. "El mes pasado tuvo un alza del 0,3%, pero ahora se espera un aumento del 0,2%. Si la cifra finalmente fuera mayor, habrá nuevas bajas en los precios de todos los activos, mientras que si fuera igual o menor a lo esperado tendríamos el escenario opuesto", apuntó el analista Luis Palma Cané, presidente de Fimades Asset Management.

Mercado inmobiliario

El mismo cuadro de situación maneja Raúl Buonuome, de RB Financial Research, quien califica al ajuste visto en los precios como "un proceso sano y lógico", de alguna manera inducido por las autoridades monetarias de EE.UU.. "Lo que observo es que, de una manera más o menos ortodoxa, la Fed está usando la suba de tasas para desinflar algunas burbujas especulativas, como la que había en el sector inmobiliario, más que para controlar la inflación. Y los últimos datos muestran que ese mercado ha comenzado a desinflarse", señaló.

Para Buonuome, entonces, cabe esperar "una desaceleración en el proceso de ajuste bajista de los precios de los activos o una pausa; claro que todo en la medida en que alguna noticia no agregue temor a un mercado que seguirá sensible". De hecho, hasta se anima a vaticinar un segundo semestre del año "muy bueno para los mercados: no al nivel de las rentabilidades que vimos últimamente, pero muy bueno".

Su colega Palma Cané coincide. "La crisis es meramente coyuntural y fue provocada por un abrupto cambio en las expectativas sobre las tasas. No tiene nada de estructural, porque el mundo seguirá en crecimiento y los emergentes también, de manera que es lógico esperar que todo se normalice próximamente".

El analista también condiciona esta lectura a la no aparición de "algún fondo especulativo en problemas por la fuerte corrección de precios que vimos, o cambios geopolíticos o sucesos climáticos que, por ejemplo, hagan subir muchos el precio del petróleo", señaló justo el día en que el crudo subió el 2,1% para volver a superar los US$ 71 por barril, frente al temor que causa la inminente temporada de huracanes que afecta a muchas áreas productoras. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División