Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Empleados sanos y seguros

Contar con estrategias preventivas les permite a las empresas ahorrar hasta un 30% de infortunios laborales

Domingo 28 de mayo de 2006

En contraste con aquello que afirma que la salud sólo se valora cuando se pierde, son muchas las empresas que conscientes de los beneficios que implica cuidar el bienestar de los empleados desarrollan estrategias preventivas. Con la prevención todos ganan: la gente, a quien se le propicia una mejor calidad de vida, y también las organizaciones, ya que a colaboradores más saludables y seguros mejor clima y mayor rendimiento laboral, además de menores costos económicos.

"Ya Henry Ford decía que el área que más dinero le daba a la empresa era el servicio médico. Es que al desarrollar un buen plan preventivo -que por supuesto contemple todo lo regulado en cuanto a higiene, seguridad y medicina del trabajo-, las empresas, por un lado, aumentan la productividad y, por otro, generalmente pueden ahorrarse hasta un 30% en infortunios laborales", afirma Roberto Pinto, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Trabajo.

En ese sentido, varios informes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señalan cómo la falta de prevención en esa área afectan los balances de las compañías por el aumento del ausentismo, la pérdida de colaboradores calificados y la rotación laboral, entre otras consecuencias que afectan la productividad. A las que se suman mayores gastos por atención médica, compensaciones, causas legales, etcétera.

Pero más allá de la cuestión económica, por medio de la prevención, como explica Pinto, "el clima laboral se vuelve no sólo soportable aun en condiciones duras de trabajo, sino que también se va familiarizando con una mejor relación entre los empleados y los ejecutivos porque los trabajadores se sienten cuidados".

Además de los controles rutinarios que exige la legislación, y con la intención de detectar y prevenir riesgos cardiovasculares, los 4800 colaboradores de la Cervecería Quilmes concurren una vez por año a un examen médico que suele realizarse en el lugar de trabajo, en un trailer adecuadamente equipado.

Así, a quienes superan el 10% de riesgo, según un score que combina los riesgos relacionados con la hipertensión, el colesterol, la diabetes, el tabaquismo, el sobrepeso y el sedentarismo, entre otros factores, se les propone un plan médico que se controla periódicamente. "En las estadísticas anuales advertimos que el uno por ciento de los empleados presenta mejoras, un valor que parece chico, pero que alcanza a casi 50 personas que por año mejoran su salud", se entusiasma Hugo Pagliotti, gerente de Higiene, Seguridad y Medio Ambiente de Quilmes.

"Este programa de promoción, que se completa con jornadas y seminarios sobre manejo del estrés

-añade-, es un beneficio que la gente aprecia mucho porque más allá de los objetivos exigentes y desafíos que le impone la empresa, también siente que la compañía se preocupa por ella."

Ejercicios de gimnasia para hacer en el puesto de trabajo, yoga, campeonatos deportivos, así como charlas sobre estrés laboral, cuidado de la salud en el trabajo y hábitos saludables de alimentación fueron algunas de las actividades de la semana de la salud que organizó EDS Argentina, que puso en marcha un programa de bienestar para sus 1350 empleados. "El 80% de los que participaron, más de la mitad del personal, calificó la propuesta como muy buena, la opción más alta. Es que este tipo de iniciativas influye directa y principalmente en la calidad de vida de las personas. Y, como contrapartida, entendemos que si la gente está más saludable física y psíquicamente y se siente más contenida y protegida por la empresa, va a rendir mejor", precisa Guillermo Willi, director de Recursos Humanos de EDS.

La estrategia continúa con una encuesta de salud que tiende a descubrir factores de riesgo, para luego diseñar estrategias ajustadas a las necesidades de los empleados; además de charlas y un newsletter sobre temas de salud. Y para cuando el vértigo o las presiones de la jornada pidan recreo, también están remodelando una sala del edificio, declarado libre de humo, antes destinada a los fumadores, en un confortable espacio de relax.

Por su parte, y desde hace un año y medio, quienes trabajan en la sede central de Openware, en Rosario, esperan el viernes con muchas ganas. Ese día, bajo las experimentadas manos de kinesiólogas que concurren a la oficina, reciben un reparador masaje que ayuda a prevenir las eventuales consecuencias de la sedentaria rutina laboral frente a la PC.

"Pensamos la iniciativa como un mimo para que nuestros colaboradores puedan aliviarse de las tensiones de la semana, pero también para cuidar la salud, porque las posturas que exige el trabajo, que es bastante demandante y estresante, por ahí no son las mejores para el cuerpo", dice Federico Seineldín, presidente de la firma. "Y si bien al principio la gente recibió la propuesta con cierta extrañeza, ahora están todos entusiasmadísimos y nadie se quiere perder su sesión", dice satisfecho.

Recompensas para los gorditos a dieta

En los Estados Unidos, las nuevas estrategias de algunas compañías apuntan no sólo a prevenir, sino también a recompensar los hábitos saludables del personal. Según un artículo de Sergio Gómez Maseri publicado meses atrás en el diario El Tiempo, "la teoría es que un empleado con sobrepeso, fumador o que no hace ejercicio no sólo es menos productivo, sino que se convierte en una onerosa carga para la empresa, que debe asumir, en parte, los costos de su salud".

Así, por ejemplo, el diario Wyoming Tribune Tagle desde el año pasado desarrolla un programa que recompensa económicamente a aquellos colaboradores que se preocupan por su salud. "Por un lado, recibo un bono de 200 dólares si demuestro que estoy asistiendo regularmente a un gimnasio. Por otro, soy compensado si no estoy enfermo. En 2005, recibí un cheque equivalente a una semana de sueldo", explicaba Jack Sherlock, un empleado del diario. "Por su lado, HCA Inc., en Nashville (Tennessee), le paga 116 dólares a cada uno de los empleados que logre completar un programa para aprender a controlar el peso. Mientras que "Pitney Bowes Inc, aparte de contar con iniciativas similares, ha negociado con el servicio de cafetería para que ofrezca comida saludable, como salmón y verduras cocidas, a precios inferiores de lo que cuestan las hamburguesas con papas fritas", destaca la nota.

Raquel Saralegui

Te puede interesar