Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Hoteles boutique

Con atención personalizada

Inmuebles comerciales

Cada vez más buscados por turistas y viajeros, estos emprendimientos ganan espacio en las grandes ciudades

Un hotel boutique es aquel que, por sus características de diseño y tamaño, ofrece un servicio distinto del que brindan los establecimientos tradicionales. Estos habitualmente cuentan con 100 o 200 habitaciones, todas del mismo tamaño y con idéntica distribución y mobiliario, mientras que los primeros no tienen más de 40, cada una con un diseño y una decoración diferente. Por otra parte, el servicio que ofrecen es profesional y personalizado (esto los diferencia de los bed & breakfast ) ya que no experimentan la masividad de las grandes cadenas internacionales.

El concepto boutique nació a finales de los años 90, cuando se buscó crear una nueva manera de ofrecer servicios hoteleros. Entonces se pensó en algo más personal, en un ámbito también diferente.

Así, surgieron distintas alternativas a la hora de construirlos: en muchas ocasiones es el lugar elegido el que determina la fisonomía del futuro hotel y el diseño en su construcción, que suele hacerse con materiales propios de la zona.

Por eso no es extraño que en muchas ocasiones éstos se construyan en casas antiguas que son recicladas completamente para adaptarlas a la nueva función. Y casualmente esa antigüedad será la que le dará al lugar su característica peculiar y exclusiva.

Esto es lo que ocurre hoy en Palermo Viejo, donde estos emprendimientos surgen sobre antiguas casonas recicladas (ver aparte).

Zona histórica

En la ciudad de Buenos Aires hay aproximadamente unos 20 hoteles boutique. Y aunque parezca paradójico, San Telmo, pese a ser un barrio muy buscado por lo que representa tanto histórica como turísticamente para la ciudad, carece de estos emprendimientos.

Esto se debe a las numerosas restricciones impuestas por las autoridades municipales para construir o reciclar sobre edificios calificados como patrimonio histórico.

Por eso, el de la Mansión Vitraux es un caso emblemático ya que será el primero y único hotel boutique de ese barrio. Ubicado en Carlos Calvo y Defensa, su inauguración está prevista para noviembre próximo.

Eduardo Mirmi, uno de los responsables de la Mansión Vitraux, anticipa: "Será el único hotel boutique de San Telmo y tendrá 12 habitaciones. Estará destinado a los huéspedes extranjeros y la tarifa menor será de 250 dólares por noche, similar a lo que cobra un hotel cinco estrellas".

Rodolfo Hernández, también a cargo de la Mansión, agrega: "Tendrá diseños exclusivos que serán de vanguardia en el rubro hotelería. Además, contará con un trato profesional y personalizado. Tendrá dos piletas -una al aire libre y otra climatizada-, sauna, sala de masajes, gimnasio y una cava. El edificio es de 1918 y estaba ocupado por un anticuario. El patio está coronado por un inmenso vitraux de 24 metros cuadrados y linda con la vieja construcción del arsenal de Esteban de Luca, de la época de las Invasiones Inglesas".

Según explican Mirmi y Hernández, Mansión Vitraux contará también con un wine bar de tapas; un servicio gastronómico donde la calidad de los vinos tendrá una importancia fundamental. Para tener una idea de la magnitud de este proyecto, los emprendedores estiman una inversión aproximada de 60.000 dólares por habitación.

No es extraño, entonces, que este hotel haya sido seleccionado por Rusticae, empresa española que funciona como un club de calidad y que se encarga de auditar una vez al año cada uno de los establecimientos asociados para controlar que se mantengan los estándares de calidad.

La firma, que se desempeña además de la Argentina en España, Portugal y Marruecos, tiene como slogan Pequeños hoteles con carácter, lo que habla a las claras de las metas que le impone a sus asociados.

El primero

En la zona de Recoleta se encuentra uno de los primeros hoteles boutique de Buenos Aires. Se llama Art Hotel y está en Azcuénaga 1268.

Como lo indica su nombre, el establecimiento está estrechamente vinculado con el arte. Se trata de un edificio de 1927 que supo ser un hotel familiar y actualmente funciona como un establecimiento temático. Posee una galería de arte en la planta baja donde todos los meses se exponen obras de artistas argentinos, que los turistas pueden adquirir.

Su gerente, Eduardo Casazza, cuenta: "El Art Hotel tiene 35 cuartos y presenta un estilo rústico. La atención es personalizada y le ofrecemos a los visitantes información turística no convencional. Una periodista del New York Times visitó el hotel y luego nos mencionó en un artículo como la primera opción de Buenos Aires".

Una noche en el Art Hotel cuesta entre 65 y 115 dólares con el desayuno y los impuestos incluidos.

Extranjeros

Asimismo, estos hoteles son muy buscados por los inversores extranjeros, que ven en este tipo de alojamientos una buena opción de negocios.

Alfredo Mattioli, de Izrastzoff, comenta: "En este momento estamos trabajando con grupos de inversionistas de Estados Unidos, Nueva Zelandia y Canadá que nos piden edificios de 2, 3 y 4 pisos en barrios como Palermo, Recoleta y San Telmo. Las cifras que se manejan están entre los dos y los cinco millones de dólares".

Con el estilo inconfundible del Viejo Palermo

El cada vez más vigente Palermo Viejo también tiene lo suyo. Allí, entre otros, están el Krista Hotel Boutique y La Otra Orilla.

El Krista Hotel Boutique está en Bonpland 1665 y cuenta con 10 habitaciones que brindan las comodidades de los mejores hoteles de esta clase. Cristina Marsden está al frente de este nuevo emprendimiento que se inauguró hace tan sólo dos meses: "El servicio es personalizado y no convencional (por ejemplo, los clientes no tienen restricciones de horarios para disfrutar del desayuno). La imagen de Krista está en función de la calidad. Los hoteles boutique no se clasifican por estrellas como lo hacen las grandes cadenas. Sin embargo, nosotros contamos con todos los elementos de un hotel cinco estrellas: por ejemplo, blanquería de algodón y vajilla de porcelana. El edificio es de 1920 y aquí vivía el prestigioso neurocirujano Raúl Matera", agrega.

La restauración del Krista estuvo a cargo del arquitecto Sergio Marsden. Se puede ver los vitraux, los techos altos y las arañas en todas las habitaciones. La forma es la de una casa tipo chorizo con dos patios y un jardín. Tiene habitaciones temáticas, como la romántica o la oriental, y el público que asiste es un 90% extranjero. Los precios parten de los 75 a los 120 dólares por noche.

En Julián Alvarez 1779 está La Otra Orilla, un petit hotel de los primeros años del siglo pasado. Tiene tres habitaciones dobles y una en suite. Cuenta con un patio con enredaderas y jazmines, y como está en etapa de restauración reabrirá en junio.

Muy cerca de ahí, en Báez 248, ya en el barrio de Las Cañitas, se encuentra 248 Finisterre, primer hotel boutique de esa zona. Ofrece al cliente once habitaciones en un edificio de principios del siglo pasado. La noche en una habitación individual cuesta 95 dólares, en una doble 150, y en la suite 169. .

Juan Pablo Martinelli
TEMAS DE HOYTensión racial en Estados UnidosCristina KirchnerSuperclásicoCárceles en la Argentina