Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Kirchner y Morales firman el acuerdo

Será hoy por la mañana en la Casa de Gobierno; después inaugurarán con Solá un estadio polideportivo en Hurlingham

SEGUIR
LA NACION
Jueves 29 de junio de 2006

En un viaje relámpago, el presidente de Bolivia, Evo Morales, firmará hoy con Néstor Kirchner, en la Casa de Gobierno, el acuerdo sobre la exportación de gas a la Argentina en el cual está incluido un aumento del precio, de 3,20 a 5 dólares el millón de BTU (unidad térmica británica), y nuevos volúmenes y plazos.

Luego, a las 11, participará con su anfitrión de la inauguración de un estadio polideportivo en la localidad bonaerense de Hurlingham y regresará de inmediato a Bolivia. Irá a Cochabamba, donde cerrará la campaña de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), para la elección de la Asamblea Constituyente y el referéndum autonómico del domingo.

Morales arribará a Buenos Aires a las 9, en un avión militar argentino. Lo hará en un momento especial: en un tiro por elevación contra los Estados Unidos, Kirchner no ahorró elogios hacia él y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez (al cual verá el martes y el miércoles próximos en Caracas), durante el discurso que pronunció recientemente en el Congreso de los Diputados de España.

Evo Morales y Néstor Kirchner
Evo Morales y Néstor Kirchner. Caricatura: Huadi

Con la firma del nuevo acuerdo, Morales redondeará una aspiración que anticipó a LA NACION durante la campaña electoral: recomponer el precio del gas que exporta su país a la Argentina. Lo mismo pensaban su entonces adversario, Jorge Tuto Quiroga, y el ex presidente Eduardo Rodríguez.

Entre sus preocupaciones, asimismo, figuran mejores condiciones para los bolivianos que residen en el país y otros proyectos, así como aspectos complementarios del acuerdo sobre el gas.

El acuerdo en sí tendrá efectos colaterales: menor riesgo de que la Argentina deje de suministrar el fluido a Chile, como sucedió durante el gobierno de Ricardo Lagos, lo cual implica un mensaje para la presidenta Michelle Bachelet, y alguna posibilidad de influir en Brasil, cuyo acuerdo con Bolivia aún está pendiente.

En ello obró, cual golpe, la decisión de Morales de nacionalizar los hidrocarburos, lo cual derivó en una reunión de urgencia, en Puerto Iguazú, entre él, Kirchner, Lula y Chávez, el arma de la oposición tanto en las elecciones autonómicas bolivianas como en las presidenciales mexicanas, también previstas para el domingo.

La comitiva que viajará con Morales a la Argentina estará integrada por el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana; la ministra de Gobierno, Alicia Muños Alá; el canciller David Choquehuanca; los ministros de Planificación del Desarrollo, Carlos Villegas; de Hidrocarburos, Andrés Soliz Rada, y de Desarrollo Rural, Agropecuario y Medio Ambiente, Hugo Salvatierra; el presidente del Senado, Santos Ramírez, y el presidente de Diputados, Edmundo Novillo.

Facilidades migratorias

En el acto de hoy, en Hurlingham, estarán el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, y el intendente local, Luis Acuña.

Fuentes gubernamentales confiaron que esperan gran afluencia de público. Sobre todo, agregaron, de bolivianos radicados en el país, para los cuales Morales pedirá facilidades migratorias y asistencia sanitaria.

En declaraciones a la prensa, el embajador boliviano en la Argentina, Roger Ortiz Mercado, dijo que "los hidrocarburos serán el núcleo central de la integración latinoamericana" y que "existe comunicación ideológica y similar nivel de aspiraciones entre ambos presidentes".

El acuerdo sobre el gas que importa la Argentina viene a remozar un precio deprimido, llamado "solidario". El volumen, sujeto a cambios, es de 7,7 millones de metros cúbicos diarios, pero, según trascendió, podría llegar a 20 millones.

En suspenso queda la cláusula que firmó Kirchner con el ex presidente Carlos Mesa: decía que "ni una molécula del gas" importado por la Argentina podía ser desviada hacia Chile.

Morales, famoso por su chompa (suéter) a rayas y su alergia a la corbata, recompuso la relación con Chile. De su viaje se llevará otra buena noticia: la Argentina, Brasil y Venezuela aprobaron en Caracas el ingreso de Bolivia en el Gran Gasoducto del Sur.

En Madrid, Kirchner recordó que Bolivia es el segundo país más pobre de América latina y que no debe quedar "desintegrado" del concierto internacional. Fue el primero en felicitarlo el día que ganó las elecciones.

Te puede interesar