Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los superpoderes serían permanentes

El Gobierno firmó anoche un proyecto que permite al jefe de Gabinete modificar el presupuesto sin consultar al Congreso

Viernes 30 de junio de 2006
SEGUIR
LA NACION

Anoche, horas antes de que la selección argentina de fútbol juegue con Alemania, el gobierno de Néstor Kirchner firmó un proyecto de ley que eterniza los superpoderes del jefe de Gabinete para modificar el presupuesto a discreción. El Ejecutivo había incluido los superpoderes en las leyes de gasto de 2004 y 2005, lo que generó tanta polémica que decidió excluirlos en el presupuesto de este año, pero si es ley la nueva iniciativa, ya no deberá discutir cada año sobre esta cuestión sino que regirán para siempre.

Con la rúbrica del presidente Néstor Kirchner; el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y la ministra de Economía, Felisa Miceli, el proyecto de ley consiste en la modificación del artículo 37° de la ley 24.156 de administración financiera y de los sistemas de control del sector público nacional. En concreto, faculta al jefe de Gabinete para reestructurar el presupuesto, con el único límite de no modificar el total de gastos aprobado por el Congreso.

De aprobarse esta ley, que entrará por el Senado -donde el oficialismo cuenta con mayoría absoluta-, Fernández podrá cambiar gastos corrientes, de capital, aplicaciones financieras, así como la distribución de las finalidades, que son la administración gubernamental, los servicios de defensa y seguridad, los sociales, los económicos y la deuda pública. El jefe de Gabinete quedará además exceptuado de una restricción establecida por la ley de responsabilidad fiscal: podrá aprobar modificaciones presupuestarias que impliquen incrementos en los gastos corrientes, en detrimento de los de capital o de las aplicaciones financieras.

La iniciativa dispone que al Congreso sólo quedarán reservadas las decisiones que afecten el monto total del presupuesto y el de endeudamiento. Es decir que con excepción de esos dos topes, todo lo demás podrá modificarlo el jefe de Gabinete, como pasar fondos de una finalidad a otra, de un ministerio a otro, disponer, por ejemplo, que los fondos previstos para inversión se utilicen para pagar sueldos. Hasta ahora, el Congreso también tiene facultad exclusiva sobre los "cambios que impliquen incrementar los gastos corrientes en detrimento de los gastos de capital o de las aplicaciones financieras, y los que impliquen un cambio en la distribución de las finalidades", según la frase del artículo 37° de la ley 24.156, que será eliminada.

¿Cómo justifica el Gobierno este proyecto de ley? En el mensaje al Congreso que lo acompaña, recuerda que la Constitución "establece que al jefe de Gabinete le corresponde recaudar las rentas de la Nación y ejecutar la ley de presupuesto". Además, alega que este funcionario es "responsable político ante el Congreso" por las modificaciones permitidas a la ley de gastos.

Los superpoderes ya habían sido incluidos en las leyes de presupuesto por los gobiernos de Carlos Menem, Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde, pero con el tiempo fueron consistiendo en más atribuciones. Kirchner los incluyó en los presupuestos de 2004 y del año pasado, de modo que Fernández gozó de las facultades para modificar todo el presupuesto, con excepción de los límites de gasto y endeudamiento.

Bajo presión política, y pasado ya lo peor de la crisis, el Gobierno anunció la exclusión de los superpoderes del presupuesto 2006, justo antes de las elecciones legislativas de octubre pasado. Pero con el nuevo proyecto ya no necesitará debatir cada año si los incorpora o no: con ellos podrá contar este jefe de Gabinete y los que vengan.

Discreción

Algunos funcionarios en la Casa Rosada comentaban ayer que la oportunidad para lanzar la iniciativa no podía ser mejor: horas antes del partido por los cuartos de final del Mundial, cuando la opinión pública está enfocada en otros menesteres. La redacción final del proyecto se definió en sucesivas reuniones en la Casa Rosada, de las que participaron Kirchner, Fernández, Miceli y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini.

Sobre el filo de la noche se notó que Fernández estaba de un visible excelente humor, al punto que hizo bromas con periodistas durante una conferencia de prensa junto a gobernadores de la UCR. Es que Fernández queda ahora fortalecido políticamente con el manejo presupuestario que se le había quitado. Y su aliada política en el gabinete es Miceli, en franca tensión con el ministro de Planificación, Julio De Vido, y con Zannini.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.