Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Una nueva tragedia en el sudeste asiático: búsqueda desesperada de sobrevivientes en la isla de Java

El tsunami en Indonesia dejó más de 360 muertos

El Mundo

Cerca de 50.000 personas, sin hogar

PANGANDARAN, Indonesia.- La cifra de muertos provocada por el devastador tsunami que sacudió anteayer la isla de Java ascendió ayer a 368 personas, mientras cerca de 230 permanecían desaparecidas y más de 500 resultaron heridas. En tanto, alrededor de 55.000 personas fueron desplazadas de sus hogares.

Ayer, el gobierno de Indonesia reconoció que había recibido advertencias regionales acerca del inminente desastre, pero las ignoró y no las comunicó a las localidades amenazadas a lo largo de la costa sur de la isla de Java.

En la que era una de las playas más famosas y concurridas del suroeste de Java, la playa de Pangandaran, el panorama era ayer desolador. Los cuerpos encontrados sin vida se amontonaban a ambos lados de los calles que conducen hacia la playa.

Personas con lágrimas en los ojos buscaban por sus propios medios a sus hijos desaparecidos y soldados trataban de recuperar los cuerpos atrapados bajo los escombros, mientras equipos de rescate indonesios y extranjeros comenzaban a llegar a Java para continuar la búsqueda de sobrevivientes.

"El agua era muy fuerte", dijo Irah, la madre de un niño de 6 años, desaparecido, mientras escarbaba con sus manos entre una pila de escombros, cerca del lugar donde vio por última vez a su hijo. "Oh, Dios. Eki, ¿dónde estás?", decía, desesperada.

El terremoto submarino, de 7,7 grados de magnitud en la escala de Richter, provocó olas de dos metros de altura que se estrellaron en una franja de 180 kilómetros de la playa de Java, zona que no había sido afectada por el tsunami registrado en el sudeste de Asia que en 2004 mató a 300.000 personas, la mayoría de ellas en Indonesia.

El ministro de Ciencia y Tecnología indonesio, Kusmayanto Kadiman, señaló que Indonesia recibió los boletines con advertencias acerca de un tsunami del Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico y de la Agencia Meteorológica de Japón después del sismo de 7,7 grados en la escala de Richter y 45 minutos antes de que el tsunami arrasara la costa de Java. Sin embargo, las localidades amenazadas no fueron alertadas.

El vicepresidente Jusuf Kalla dijo que consideraron que no era necesario advertir a la población porque la mayoría de las personas, luego de sentir el terremoto, huyó hacia dentro de la isla, por temor a un tsunami.

Sin embargo, aunque muchos residentes y turistas huyeron a lugares más altos mientras el mar retrocedía antes de que llegara el tsunami, hubo quienes no pudieron percibir las señales. Indonesia está desarrollando un sistema de alerta de tsunamis, pero todavía no dispone de un sistema que permita alertar a la población de la llegada de una ola gigante a través de altavoces.

La mayor parte de los fallecidos por el tsunami de anteayer eran indonesios, pero por lo menos siete extranjeros se encontraban entre los muertos. Según las autoridades, un japonés y un belga, ambos de sexo desconocido; un hombre holandés; una mujer y su hijo sauditas; un paquistaní y un hombre sueco murieron a causa del tsunami.

El vicepresidente, Jusuf Kalla, dijo que se esperaba un incremento en la cifra de muertos. "En un tsunami es posible que el número aumente, especialmente por aquellos que están desaparecidos o que han sido arrastrados al mar", dijo.

Los hospitales de la zona golpeada se encontraban ayer desbordados ante la gran afluencia de heridos, 510 según el Ministerio de Salud de Indonesia.

"Yo estaba con mi hija en mi casa en la playa cuando vi el agua que retrocedía", contó Yati Maryati. "No podía aferrarme a mi hija cuando la ola de repente golpeó y arrastró mi casa. Aún no hay noticias de ella", relató llorando, en una cama de hospital con vendajes en todo su cuerpo. En el hospital de Banjar, los heridos recibían ayer asistencia en los pasillos y en la recepción, y dormían en el suelo, sobre cartones y mantas.

Mientras tanto, algunas de las personas que perdieron sus casas utilizaban ayer bolsas de dormir y sábanas de plástico para armar refugios temporarios en las laderas de las montañas.

En mayo, un sismo cerca de la ciudad de Yogyakarta, en el centro de Java, causó la muerte de más de 5700 personas. Las 17.000 islas de Indonesia se encuentran repartidas en un cinturón de intensa actividad volcánica y sísmica, parte de lo que se conoce como El Anillo de Fuego del Pacífico.

Países preparados

  • PANGANDARAN, Indonesia (AP).- Otros dos países también golpeados por el tsunami en 2004 progresaron más rápidamente que Indonesia en el desarrollo de sistemas de alerta. Tailandia construyó torres de alerta en las playas a lo largo de su costa sureste, para hacer sonar las sirenas y emitir alertas de evacuación en varios idiomas si la agencia regional emite alertas. Malasia colocó dos boyas, lejos de las playas, para dar aviso con por lo menos una hora de anticipación a las poblaciones, y es capaz de transmitir alertas de tsunami al público por TV, radio o mensajes de texto telefónicos.
Agencias AP, Reuters, DPA, y EFE
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil