Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La guerra en Medio Oriente: alarma ante una posible expansión de la crisis

Siria amenaza con entrar en el conflicto

El Mundo

Damasco advierte que intervendrá si Israel realiza una invasión a gran escala del Líbano; Rice llega hoy a la región

 
 

JERUSALEN.- Mientras continúa la sangrienta escalada de violencia en Medio Oriente, y en momentos en que una invasión a gran escala del Líbano parece cada vez más cercana, Siria amenazó ayer con sumarse al conflicto si el ejército israelí ingresa masivamente en el país vecino, en una advertencia que hace temer la expansión de una guerra que ya dejó más de 400 muertos en 12 días.

"Si Israel invade el Líbano, Siria entrará en el conflicto", afirmó el gobierno de Damasco, acusado por Israel y Estados Unidos de apoyar al grupo terrorista Hezbollah, que inició la actual escalada de ataques el 12 del actual, al secuestrar a dos soldados judíos.

La advertencia siria se produjo un día después de que tanques israelíes cruzaron la frontera con el Líbano por primera vez desde 1982 y ocuparon tres pueblos que servían de base para Hezbollah, en lo que parece ser el preludio de una masiva invasión. Anoche, el ejército israelí anunció que capturó a dos combatientes de Hezbollah y dijo que desplazaría al Norte a todos los civiles residentes al sur del río Litani -ubicado a unos 20 kilómetros de la frontera con Israel-, advertencia que pareció confirmar una inminente invasión. El pueblo de Bint Jubayl, considerado un bastión de Hezbollah, parecía ser el próximo blanco.

La amenaza de Damasco se produjo, además, un día antes de la llegada a la región de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, que, en su misión más importante hasta ahora, buscará una solución del conflicto e intentará tejer alianzas para aislar a Siria e Irán, acusado también de financiar a Hezbollah (ver aparte).

El arribo de Rice coincide con una intensificación de los esfuerzos diplomáticos por detener una crisis que empujó a miles de extranjeros a huir del Líbano y obligó a casi un millón de libaneses a dejar sus hogares, según la ONU. Frente a esta alarmante situación, el subsecretario general de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Jan Egeland, acusó ayer a Israel de "violar el derecho humanitario". (Ver Pág. 4.)

Un rayo de esperanza pareció surgir ayer cuando el gobierno israelí dijo que aceptaría el despliegue de una fuerza de paz en el sur del Líbano liderada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). (Ver aparte.)

La crisis que tiene en vilo al mundo amenaza ahora con extenderse a Siria, enemigo acérrimo de Israel, país con el que peleó en los conflictos de 1948, 1967 y 1973 y con el que técnicamente sigue en guerra. Aunque la frontera entre ambos países se ha mantenido en calma en los últimos años, el apoyo de Siria a Hezbollah y a Hamas ha tensado las relaciones entre los dos gobiernos.

"Si Israel entra en el Líbano por vía terrestre, pueden llegar a situarse a 20 kilómetros de Damasco. ¿Qué vamos a hacer, quedarnos de brazos cruzados? Absolutamente no. Sin duda, Siria intervendrá en el conflicto", dijo ayer el ministro sirio de Información, Moshen Bilal, en una entrevista con el diario español ABC, que fue difundida por la agencia oficial siria Sana.

Llega Rice

La amenaza siria se produjo horas antes de la llegada de Rice, que intentará revertir la serie de tropiezos que Estados Unidos sufrió últimamente en la región, principalmente en Irak. La Casa Blanca apoyó a Israel desde el inicio de la crisis y ha resistido los llamados de las potencias europeas a un cese del fuego, pedido que ayer reiteró el papa Benedicto XVI.

Rice ya advirtió que no llamará a un rápido cese del fuego, sino que buscará las condiciones para una "paz duradera". La secretaria de Estado, que mantendría reuniones en Israel y en los territorios palestinos, viajará pasado mañana a Roma, donde asistirá a una conferencia internacional sobre la crisis. Rice regresaría a la región recién durante el fin de semana y sólo entonces hablaría de un cese del fuego, lo que, según medio israelíes, daría luz verde al gobierno de Ehud Olmert para continuar con su ofensiva por lo menos una semana más.

Israel mantuvo ayer sus operaciones en el sur del Líbano, donde Hezbollah reconoció que el ejército judío había ocupado la localidad de Maroun al-Ras. La aviación israelí, además, bombardeó por primera vez la ciudad de Sidón, donde se refugiaban miles de civiles. Por lo menos 11 personas murieron en el Líbano, entre ellas tres que viajaban en un ómnibus que transportaba a evacuados. Hezbollah, por su parte, lanzó unos 90 cohetes contra el norte de Israel, que provocaron la muerte de dos personas en la ciudad de Haifa.

Hasta ahora, 369 personas murieron en el Líbano y 37 en Israel. .

Agencias AP, Reuters, AFP y ANSA
TEMAS DE HOYYPF estatalInseguridadElecciones 2015Cristina Kirchner