Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Sustentabilidad: un tema para agendar

Los bonos verdes llegaron a Córdoba

Campo

Se consiguen con proyectos de reducción de emanaciones del efecto invernadero

CORDOBA.- Por ahora son muy pocos, apenas algo más de una decena, los proyectos en marcha o en trámite de aprobación. Otro medio centenar ha sido presentado y comienza a ser evaluado. Los primeros ya están accediendo a los bonos verdes. Y vale la pena tomar nota de su cotización: entre 7 y 13 euros.

Los bonos verdes son Certificados de Reducción de Emisiones (CRE) que están enmarcados en el conjunto de acciones que promueve el Protocolo de Kyoto. Estos certificados se conceden por emprender proyectos que evitarán la emisión de gases que provocan el calentamiento global o efecto invernadero, con sus conocidas y temidas consecuencias. Un CER equivale a la reducción de 1 tonelada de CO2 (dióxido de carbono).

De a poco, está apareciendo un mercado en el cual se compran y venden los bonos y operadores especializados en este tipo de transacciones. Algo que debe saberse es que algunas actividades del sector agropecuario son productoras de elevadas cantidades de esos gases nocivos.

De todo esto se habló durante un seminario organizado por la Agencia Córdoba Ambiente para difundir en qué consiste el Mecanismo de Desarrollo Limpio y su instrumento específico: los bonos verdes.

Allí se escuchó a los disertantes decir que la Argentina tiene mucho para trabajar en Mecanismo de Desarrollo Limpio de Kyoto, orientado a reducir los gases que producen el calentamiento global.

La lista negra

Francisco Ocampo, de la Unidad de Cambio Climático de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, uno de los conferencistas, recordó que "desde 1870 vienen aumentando" las emisiones de gases que provocan el llamado efecto invernadero, calentamiento global o cambio climático.

Los 6 gases más nocivos, en orden ascendente, son: dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, perfluoro de carbono, hidrofluoro carbono y hexafluoruro de azufre. Su potencial de calentamiento global oscila entre 1 (dióxido de carbono) hasta 23.900 veces (hexafluoruro de azufre).

El metano, una emanación corriente en algunos tipos de explotaciones agropecuarias, posee un potencial de calentamiento global de índice 23. No es el peor, pero se encuentra en la lista negra.

El Protocolo de Kyoto promueve que los países desarrollados se comprometan a limitar las emisiones perniciosas a través de mecanismos de reducción o secuestro de CO2 (carbono). El punto de referencia a tener en cuenta para medir esa disminución son los niveles de 1990.

A esos efectos, las naciones del Primer Mundo pueden emprender acciones o participar en proyectos que persigan tales objetivos en otros países. Así nacieron los bonos verdes.

En la Argentina, en noviembre de 2005 fue creado el Fondo Argentino de Carbono. No bien entró en funcionamiento realizó la primera convocatoria para la presentación de proyectos. Al 12 de diciembre, se registraron más de 100 proyectos.

El Fondo "es una herramienta para asistir a los proponentes de proyectos que tengan que ver con estos mecanismos de desarrollo limpio y puedan insertarse dentro del mercado internacional del carbono".

Verónica Colerio, de la Oficina Argentina de Mecanismo de Desarrollo Limpio, señaló que los sectores agropecuarios e industriales "debieran pensar en este tema, primero que nada, porque es una muy buena oportunidad, ya que no solamente son generadores del beneficio que persigue el proyecto en sí mismo, sino que se le agrega un beneficio económico adicional".

La funcionaria indicó que en la Argentina casi la mitad de las emisiones de efecto invernadero provienen del agro. Gran parte se origina en la fermentación entérica del ganado. Otras son provocadas por la producción del arroz, que genera metano. Y, por cierto, hay que anotar en primera fila al uso de combustibles fósiles en la maquinaria.

Por consiguiente, las iniciativas que apuntan a la eficiencia energética tienen una amplia perspectiva de poder inscribirse en proyectos de reducción de emanaciones. Por ejemplo, concretamente, los relativos a biodiesel.

Algunos ya lo han advertido y es por eso que se han recibido un cierto número de presentaciones que tienen a los biocombustibles como eje de su propuesta, aunque, todavía, conforme reparó Colerio, no se les puede dar un envión porque resta contar con normas nacionales y un encuadre internacional en la materia.

Metano

La funcionaria informó que varios proyectos presentados tienen que ver con el ganado vacuno, en cuanto a sistemas de alimentación y manejo del estiércol. "Los proyectos agropecuarios en general -subrayó- reducen metano, que es un gas que tiene un alto potencial de calentamiento global, con lo cual con este tipo de proyectos se generan muchos más bonos que otros."

Sostuvo que "el sector agropecuario es uno de los que tienen mayor potencial de desarrollo de proyectos, por cómo se constituye la matriz de producción y por eso queremos promocionar el tema en él".

Tienen chances en esto las iniciativas sobre generación de energía hidráulica, eólica y de biomasa; biodiesel, eficiencia energética y forestación (hay 20 millones de hectáreas que pueden ser anotadas en proyectos). También localidades y ciudades tienen buenos motivos para pensar en el tema, con plantas de tratamiento de aguas residuales o residuos sólidos, e industrias del cemento, el aluminio y el acero. Hasta sólo están en carrera 3 proyectos registrados, 8 están en etapa de "cartas de aprobación nacional" y 2 en el tramo de evaluación nacional. En total, suman un potencial de reducción anual de dióxido de carbono de 3.886.005 toneladas. .

Por Juan Carlos Vaca Corresponsal en Córdoba
TEMAS DE HOYCopa DavisElecciones 2015Ley de abastecimientoMayweather vs. Maidana