Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Horacio Coppola celebró sus 100 años en familia y rodeado de artistas

Estuvieron los fotógrafos Alicia y Ricardo Sanguinetti y el galerista Jorge Mara

SEGUIR
LA NACION
Martes 01 de agosto de 2006

Con una vitalidad envidiable, rodeado por sus afectos más cercanos y por gente de la cultura, el fotógrafo Horacio Coppola festejó anoche sus fecundísimos 100 años de vida y reveló que vive su centenario con "emoción y sorpresa", según le confió a LA NACION, el único medio periodístico invitado a la celebración.

"Nunca imaginé que llegaría tan lejos. La verdad, estos cien años me parecen una gran exageración", dijo risueño, luego de una extensa pausa, buscando la palabra justa, el artista que a fuerza de talento y de una mirada aguda y poética inscribió su nombre junto a los nombres de los más destacados fotógrafos en el nivel mundial.

Y como quien entra confiado en el terreno de las confidencias, sin inhibiciones deslizó: "Cuando muchos piensan que ya lo han vivido y visto todo, yo con humildad les dijo que, aún a mi edad, no dejo de asombrarme y creo que es ésta la actitud de vida que me ha permitido llegar tan lejos, además, por supuesto, de haber sido premiado con los genes de la longevidad, que es una herencia familiar".

Coppola, flanqueado por Raquel y Carlos Peralta Ramos, junto a parientes y amigos
Coppola, flanqueado por Raquel y Carlos Peralta Ramos, junto a parientes y amigos. Foto: Fabián Marelli

En la imponente casona sanisidrense de su hijastra, Raquel Peralta Ramos, más de un centenar de personas acompañaron a Coppola en su día y soplaron con él las 100 velitas de una gigantesca torta de cumpleaños. Además de cuatro de los cinco hijos de su segunda esposa, Raquel Palomeque, ya fallecida, estuvieron los galeristas Jorge y Nelly Mara, los fotógrafos Alicia y Ricardo Sanguinetti -hijos de la celebre fotógrafa Annemarie Heinrich- y destacados colegas del Grupo Imagema, como Aníbal Marenco, Alejo Bayala, Verónica Nielsen, y Carmen Aquim, entre muchos otros.

Vida bohemia

"Horacio hizo siempre lo que le gustaba; a pesar de las vicisitudes políticas y económicas del país jamás se estresó por nada; vivió una vida muy bohemia, entregado de lleno a sus pasiones de una manera muy lúdica, casi infantil en el sentido de disfrutar cada cosa como un niño. Creo que en eso radica la clave de su buena salud", contó su hijastro Luis Peralta Ramos, acompañado de su hermana María, que viajó especialmente desde Estados Unidos para el agasajo.

Cubierto de regalos, entre ellos muchos libros de fotografía y de arte, como los gruesos ejemplares sobre Marc Chagall y Joan Miró (celebridades a quienes conoció personalmente y fotografió en la intimidad de sus ateliers en el París de los años 30), que le obsequió Mara, Coppola no dejó de agradecer a cada uno de los presentes los gestos de afecto que le prodigaron.

"Está entusiasmadísimo con todos los tributos que le esperan esta semana", reveló su nieto político, Estanislao Peralta Ramos. Al lado su padre, Carlos, contó que desde muy temprano lo llamaron colegas de todo el mundo para felicitarlo por su día. Y que, previsor, Coppola durmió una siesta desde las 14 hasta las 18, para estar bien descansado durante el festejo, que comenzó cerca de las 20 y siguió hasta bien entrada la noche.

Infatigable observador de variadísimas geografías, además de la porteña que retrató de manera magistral, Coppola puede ser descripto de manera magistral con palabras de Ernesto Schoo: "Horacio ha sabido tener calle. Cuando se podía aún tener calle y conservar la inocencia que todavía perdura en este hombre al que la mirada brillante y la mente alerta hacen dudar de calificarlo de anciano. El no ha dejado de ser esencialmente un niño, sorprendido ante el espectáculo del mundo. De ahí la frescura perdurable de su visión".

Han quedado también, como una máxima en los anales de la fotografía argentina, las palabras con las que el propio fotógrafo describió su labor en su biografía para el libro "Imagena", editado por el Fondo Nacional de las Artes en 1994. En esa oportunidad, Coppola escribió: "Desde mi ventana -viendo con ansia y maravilla- miro lo real iluminado: encuentro desde un punto de vista dado una imagen, por así decirlo, de mi mundo propio. Cuando de los infinitos puntos de vista posibles desde mi ventana, elijo ese que es para mí el más esencial y revelador de lo real presente. Mi imagen es una imagema. Ahora, con la cámara fotográfica me posesiono de esa imagen: soy fotógrafo". Palabra de artista.

Muestras y homenajes

"Horacio Coppola. 100 años"

Muestra con más 50 imágenes de Buenos Aires, Londres, Berlín y otros registros experimentales (años 20 y 40) que el Malba inaugurará pasado mañana, a las 19.

Recorrido porteño

Con más de 30 gigantografías de Buenos Aires desplegadas en los mismos puntos de la ciudad que Coppola fotografió 70 años atrás, el gobierno porteño inaugurará el 11 de este mes un recorrido-homenaje al gran fotógrafo. Comenzará en el Obelisco.

Tributo en el MNBA

El 30 de este mes, Cultura de LA NACION hará una conferencia seguida por un cóctel en el Museo de Bellas Artes. Hablarán Sara Facio, José Nun, Luis Príamo y Américo Castilla.

Te puede interesar