Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Taller y servicios

Solución para sacar los bollos del granizo

Al volante

Técnica económica que evita el repintado de las piezas de chapa. Los cristales deben colocarse con cuidado

Hace pocos días la ciudad de Buenos Aires fue azotada por un fuerte granizo. El tamaño de las piedras causó daños en vehículos y otras propiedades. En especial, los techos y chapas de muchos rodados quedaron picados y marcados por el hielo.

Una solución para arreglarlos es el servicio que realizan los tradicionales sacabollos . Estos especialistas, con un trabajo artesanal, logran restablecer la chapa a su estado original, preservan la pintura, y evitan masillas y el repintado de la pieza.

Cada profesional utiliza variadas herramientas (palancas, martillos, calentadores, destornillador curvado, varilla de acero redonda, palo de escoba, etcétera) durante el proceso para no dañar la pintura del auto. Aunque parezca sencillo, requiere experiencia y precisión.

Para hacer algunos arreglos, a veces deben destapizar (por ejemplo, el techo); en ese caso, los expertos lo reinstalan luego de arreglar el golpe.

El proceso para eliminar los bollos comienza ubicando el centro del golpe en la parte externa de la chapa (sobre la pintura) y lo marcan con un lápiz. Luego, por la parte interna, mediante una luz fluorescente o un calentador se da temperatura a la chapa, así la pintura se pone elástica para que no se quiebre cuando se hace palanca y vuelve la chapa a su estado original.

El bollo se endereza meticulosamente con cada herramienta según su ubicación y profundidad. Si la chapa se ha estirado más del 40% no puede arreglarse. En cambio, si es menor, mediante el calor y la presión puede salvarse la pieza.

Si bien las chapas de los vehículos modernos son más delgadas y permiten un trabajo más rápido, con el tamaño del granizo que se precipitó en Buenos Aires, muchos autos debieron seguir camino directo al chapista.

Con el método sacabollos se puede reparar golpes que no rajaron la pintura ocasionados por granizo, pelotazos, patadas, aquellos que ocurren en los estacionamientos y otros por el estilo. Pero si el golpe es fuerte y quebró la pintura o la masilla, la función del sacabollos es inútil porque el objetivo es evitar el repintado.

"Con cada bollo se tarda entre 1 y 5 minutos. Pero si está en el techo, la puerta o el parante, la demora es mayor. El vehículo puede estar listo en 15 minutos o dos días, según la cantidad de golpes. Es importante que cuando mande a arreglar el auto lo haga con una persona recomendada o de la que se conozca su trabajo porque hay muchos que no saben hacerlo bien", comentó Carlos Fanti, sacabollos con 25 años de experiencia.

"El uso de esta técnica permite no alterar el color original. El conductor no pierde varios días por tener detenido el auto y no daña otras piezas. Es económico frente al repintado", afirmó Pedro Mansilla, otro sacabollos.

El trabajo se cobra por el tiempo invertido, la cantidad de bollos y la profundidad de los mismos y parte desde los 50 pesos. Algunos de estos profesionales realizan el trabajo a domicilio.

Consejos
Trabajos bien realizados

Para saber si el cristal está bien pegado, tenga en cuenta que:

1. Si el taller le entrega el auto al terminar el trabajo, existe el riesgo que se desprenda el cristal. Verifique los tiempos y lea las indicaciones del adhesivo.

2. Si aparecen filtraciones (aire o agua) hubo una mala aplicación.

3. Si hay un despegue del cristal, no se utilizó activador o imprimación, teniendo en cuenta que el adhesivo estaba en buenas condiciones.

4. Como sugerencia, siempre debe pedir la factura por el repuesto y el trabajo hecho, en caso de tener que hacer un reclamo posterior.

Parabrisas y lunetas
Cómo pegarlos correctamente

En muchos vehículos hubo que reponer parabrisas y lunetas por el granizo. Según Pablo Rago, de adhesivos SIKA, es muy importante la calidad de la colocación.

Por eso destaca algunos errores que se comenten en el pegado de los cristales.

1. No respetar los procedimientos del fabricante de adhesivos. Al obviar pasos, el colocador asume riesgos en la seguridad de los pasajeros.

2. La grasa de las manos impide la unión del adhesivo al vidrio. Usar ventosas y guantes.

 3. Entregar el vehículo antes de tiempo, sin cumplir con el período mínimo de sellado. Así, el cristal puede desprenderse al pasar por un bache o cuneta. .

Patricia Osuna Gutiérrez
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico