Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un encuentro sólo tibio

Sábado 05 de agosto de 2006
0

Presentación del disco "Clareza" , de la cantante Belén Pérez Muñiz, con Leo Alvarez en guitarra, Cristian Jerez en piano, Daniel Maza en bajo, Fernando Martínez en batería y Mario Gusso en percusión. Músicos invitados: Joaquín De Francisco y Juan Canosa en trombón y Juan Cruz de Urquiza en trompeta. Los jueves de este mes, a las 21.30, en Notorious, Callao 966. Nuestra opinión: bueno

La calidez es una de las cualidades principales de la música brasileña, a través de su ritmo, de su sensualidad nada aparente y de su fonética. Belén Pérez Muñiz es una artista que tiene experiencia y sabe de estas virtudes que tiene el género, aunque en esta ocasión no logró alcanzar la necesaria soltura que la propuesta requiere.

Contenida, quizá por debutar con una banda que tiene una participación muy activa de los trombones, la cantante tuvo un desempeño correcto, aunque sin la gracia de otras noches.

Un primer análisis de la actuación musical permitió descubrir que la música, un repertorio enteramente compuesto por versiones, más o menos cercanas a las originales, suena por momentos muy arreglado. Concretamente, parecería ser que hay un exceso de escritura en las partituras, en especial, en los arreglos de los bronces, que le quitaron fluidez a las canciones.

Como se sabe, la música brasileña encierra misterios que no todos consiguen revelar; en el caso de la propuesta de Pérez Muñiz, los arreglos de los originales parecieron determinantes para la falta de libertad a la hora de expresarse.

La cantante comenzó con un clásico de Chico Buarque, "A Rita", un tema cálido en el que la banda comenzó a tomar calor en la fría noche porteña. La natural fluidez de Pérez Muñiz, amplia conocedora de estas formas estilísticas, sonó algo atada. Si bien la propuesta tuvo como centro el material del disco "Clareza", la vocalista avanzó sobre nuevos temas que, al parecer, serán parte de su próximo trabajo, como "Nota", de Ivan Lins, en donde hizo una delicada introducción acompañada por el pianista Cristian Jerez, un músico ubicuo que apoyó desde las armonizaciones el ensamble del grupo.

Vendrá luego un samba, pequeño y sentido, de Ary Barroso, donde cantó con el apoyo de la guitarra y de la percusión. Aquí hubo un trabajo cuidado entre Pérez Muñiz y Mario Gusso, un músico que muestra un permanente crecimiento tanto en su labor de edificador de ritmos como de explorador de sonidos.

"No quiero amar a nadie más", un samba del genial Cartola, comienza con una intro del trombonista Joaquín De Francisco, que brinda un color muy carioca, aunque su parte tenga demasiados arreglos que le quitan fluidez. Fue uno de los mejores momentos de la noche, con este samba-canción en el cual se habla de abandonos y de pérdida, temas tan caros al espíritu de este género.

Vendrán después "Rosa morena", de Dorival Caymmi; una versión de "Aguas de marzo", de Jobim, ágil y sentida; otro clásico de su repertorio, "Ligia", cantado de una manera más intimista y luego "O bebado e a equilibrista" de João Bosco, con el bajo de Daniel Maza como único acompañamiento. En este tema, donde el bajista hace una batida como si fuese un guitarrista, la cantante ganó en fluidez y mostró lo mejor de sí: sensibilidad y una marcada gracia en su fraseo.

En "Brigais nunca mais" y en "Capim", de Djavan, estuvo todo el grupo y la música tuvo potencia, aunque en este caso, nuevamente, los bronces perdieron swing con arreglos tan jazzísticos. "Marina Morena", otro tema de Caymmi, fue el cierre en tiempo de funky.

Una primera presentación en donde tanto la calidad de los intérpretes como el excelente repertorio jugaron a favor de una noche donde el frío nocturno quiso, por momentos, quedarse en el escenario.

César Pradines

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas