Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alquileres: el Gobierno no intervendrá

Mediante un comunicado, Economía dijo que no interferirá en "el libre juego de la oferta y la demanda"; impulso al crédito

SEGUIR
LA NACION
Domingo 06 de agosto de 2006

Que se congelan los alquileres, como en tiempos de Juan Domingo Perón... Que habrá que registrar los contratos en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP)... Después de una semana de versiones como éstas, difundidas por fuentes gubernamentales, el Ministerio de Economía emitió ayer un comunicado en el que informó que "no ha estado bajo análisis interferir en el libre juego de la oferta y la demanda del mercado de alquileres".

Un vocero del Palacio de Hacienda había negado desde un principio el congelamiento, pero una alta fuente de la cartera que conduce Felisa Miceli afirmó que se deberían registrar los contratos en la AFIP para llevar transparencia al mercado inmobiliario. Un día después, desde la Secretaría de Comercio Interior, que encabeza Guillermo Moreno, se criticó la propuesta del registro, en lo que constituyó un nuevo enfrentamiento dentro de Economía. Con el comunicado oficial de ayer, la iniciativa parecería quedar descartada.

El texto señaló que "las reuniones realizadas con algunos de los actores del sector estuvieron orientadas, entre otros temas, a la posibilidad de encontrar caminos que permitan mejorar el acceso de la población al crédito hipotecario y promocionar el aumento de la oferta de viviendas". Nada se dice sobre el registro de contratos o controles contra la indexación ilegal de los alquileres.

Los rumores despertaron el temor de algunos propietarios de inmuebles, que decidieron dejar de ofrecerlos en alquiler hasta que se aclarara la situación (ver aparte). Una menor oferta de viviendas generaría una mayor suba de precios, que es precisamente lo que el Gobierno pretende frenar.

"Es una gran noticia", comentó ayer el vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Carlos Sotelo, en referencia al comunicado de Economía. "Así se va a calmar el mercado después de las versiones que se habían corrido sobre el visado de los contratos. Hay que dejar libertad al mercado e implementar medidas para mejorar la oferta, flexibilizando el crédito, reactivando una ley de los 70 que desgravaba de impuestos viviendas nuevas que en los primeros cinco años se alquilaran y no se vendieran, o formando fideicomisos para construir viviendas que primero se alquilen y después se puedan comprar", enumeró Sotelo.

"Nos parece muy adecuado el comunicado", declaró el presidente de la Asociación de Propietarios de Inmuebles en Propiedad Horizontal (Apiph), Marcos Bergenfeld. "Todos los actores estaban agravando el problema con declaraciones sin sentido."

El comunicado no cayó tan bien entre los inquilinos. El presidente de la Unión Argentina de Inquilinos (UAI), Radamés Marini, señaló que había omitido señalar que "en el centro del análisis está la práctica ilegal de la indexación". De todos modos, no se mostró decepcionado con el documento: "En la rapidez del análisis [el tema de la indexación] se les habrá pasado por alto".

La confusión comenzó el lunes pasado, cuando Moreno recibió a Marini. Después de esa reunión, el secretario declaró a la prensa que buscaba un "entendimiento" entre los inquilinos, las inmobiliarias y los propietarios, así como la promoción de una mayor oferta de inmuebles mediante créditos hipotecarios más accesibles.

Enredos

Las declaraciones de Moreno -el funcionario que viene aplicando un control de precios de facto en sectores como el de alimentos y bebidas- despertaron las versiones sobre un acuerdo o un congelamiento de alquileres. A primera hora del martes, un vocero del Ministerio de Economía reaccionó negando en forma tajante cualquiera de esas dos versiones. A las 7.30 de la mañana del jueves, Moreno había citado a los presidentes de la CIA, Héctor Mennella, y de la Apiph. A la salida del encuentro, la CIA emitió un comunicado titulado "La era del hielo no llegará a los alquileres", que demostraba la satisfacción por la negativa de Moreno al congelamiento.

Pero el jueves por la tarde una alta fuente del equipo de Miceli dijo que se buscaría "una mayor transparencia en el registro de contratos de alquiler, estableciendo claramente la relación entre los titulares y sus ingresos" en el ámbito de la AFIP. A Moreno no le gustó la idea de la ministra y, para sorpresa de muchos analistas, se mostró a favor de una intervención estatal mínima que sólo aliente la oferta.

Inmobiliarias y propietarios también reaccionaron contra la propuesta de Miceli y advirtieron que un registro reduciría la cantidad de inmuebles en alquiler, con lo que se encarecerían los valores. Los inquilinos apoyaron a la ministra, pero ese respaldo fue insuficiente para apuntalar la iniciativa. Para terminar con las inquietudes del mercado, Economía emitió ayer el comunicado, que sólo destacó las iniciativas a favor de estimular la oferta.

Miceli reconoce que el problema de la suba de alquileres tiene que ver con el bajo nivel de los salarios. Promueve el trabajo con el Banco Central, para flexibilizar normas que agranden la oferta de créditos hipotecarios, y con el Banco Hipotecario, para que ofrezca préstamos a menor tasa. Además quiere estimular los barrios más baratos.

Te puede interesar