Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Para protestar, los ambientalistas quieren evitar el turismo al Uruguay

Nueva campaña contra las papeleras

Política

Sin cortar la ruta 14, vecinos de varias ciudades entrerrianas alertaron sobre la contaminación

PARANA.- Vecinos de Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, Colón y otras ciudades de esta provincia entregaron volantes ayer a los viajeros de la ruta nacional 14 para alertar sobre el riesgo de contaminación ambiental de las plantas de celulosa que se construyen en el Uruguay, y demoraron la circulación en una espléndida jornada de regreso de las vacaciones invernales.

"Estamos en contra del pedido del gobierno uruguayo, que coquetea con el control y monitoreo conjunto, y buscamos la relocalización de las plantas de ENCE y Botnia; la lucha va a seguir hasta que se vayan de la ribera del río Uruguay", comentó a LA NACION el ambientalista Juan Veronesi, desde la cabecera sur de las cabinas de peaje en el paraje Colonia Elía, 20 kilómetros al sur de Concepción del Uruguay.

"Es lo que convinimos en el Foro de Asambleas Ciudadanas de la Cuenca del Río Uruguay, que realizamos el sábado en Gualeguaychú, así que la lucha continúa", insistió.

Centenares de vecinos de las asambleas de las tres ciudades más combativas contra las pasteras que se construyen en Fray Bentos, y de grupos de las pequeñas localidades de Paranacito y Ubajay, e incluso familias de la República Oriental del Uruguay, entregaron a los viajeros dos tipos de volantes y lo hicieron sin ningún conflicto, en ambas cabeceras de las cabinas, de modo que los vehículos demoraron más que lo habitual en el pago del peaje, pero el tránsito no fue interrumpido esta vez.

Uno de los panfletos elaborados en Gualeguaychú se titula "La razón y el derecho nos asisten", y vuelve con la consigna clásica: "Sí a la vida, no a las papeleras", que en Entre Ríos es promovida por estas organizaciones no gubernamentales y por el propio gobierno. El texto rechaza el monitoreo binacional de las fábricas y tampoco acepta un eventual cambio de tecnología para que esas industrias funcionen.

Asegura que Uruguay "no ha respetado el Estatuto del Río Uruguay", y señala que "no se ha realizado un serio y profundo estudio del impacto ambiental" de los emprendimientos. Recuerda que ambas plantas de las firmas finlandesa y española "demandarán más de 80 millones de litros de agua dulce por día", y sostiene que el llamado "método Kraft", que utilizarían para la obtención de la pulpa de celulosa, que requiere dióxido de cloro para el blanqueado, "ha sido prohibido en los países del Primer Mundo".

Otro volante consensuado en la Unión de Asambleas Ciudadanas, compuesta por instituciones similares de San Juan, La Rioja, Chubut, Río Negro, Catamarca, Córdoba y Entre Ríos, pide que la sociedad tenga participación en la determinación de los modelos de desarrollo, que se realice una consulta popular en la sanjuanina Calingasta por la extracción de metales en la cordillera, y reclama el reconocimiento de la tenencia de la tierra a los antiguos pobladores y pueblos originarios.

Además de rechazar la instalación de las pasteras a la vera del río Uruguay, dice que no a la extranjerización de la propiedad de la tierra en la Argentina, al monocultivo (eucalipto o soja), y a las megaobras del proyecto denominado Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional de América del Sur (Iirsa), que llevan adelante una docena de gobiernos sudamericanos, con apoyo técnico y financiero del Banco Interamericano de Desarrollo. .

Daniel Tirso Fiorotto
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba