Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El sueño de Perón terminó en una pesadilla: la carta no existía

Quisieron desenterrar en la Plaza de Mayo su mensaje a los jóvenes, pero no estaba

SEGUIR
LA NACION
Domingo 13 de agosto de 2006

La consigna era desenterrar un "mensaje a la juventud del año 2000" que había depositado Juan Domingo Perón en la Plaza de Mayo el 12 de agosto de 1948. Pero el mensaje ya no estaba. No hubo un desentierro: sólo se leyó, y tampoco asistió el PJ, sino un puñado de dirigentes históricos. En tiempos de "transversalidad" y "concertación", Néstor Kirchner no concurrió, como hubiera deseado Perón de cualquier presidente peronista, en aquel año en que conmemoró la Reconquista tras las Invasiones Inglesas.

El mensaje había sido escrito por Perón de puño y letra. Y el recordado líder imaginó el acto de ayer como un hito histórico. Pero no fue así.

Kirchner, al no concurrir, dejó en evidencia que no asigna a la liturgia peronista ni a la Reconquista el mismo valor que Perón. Fue justo el día en que muchos radicales se reunían para sumarse al peronismo.

Un reducido grupo de peronistas se encontró en la Plaza de Mayo para leer un mensaje de Perón, de 1948
Un reducido grupo de peronistas se encontró en la Plaza de Mayo para leer un mensaje de Perón, de 1948. Foto: Luis Paz

Los representantes kirchneristas fueron su publicista Fernando Braga Menéndez y Roberto Olazagasti, funcionario del Ministerio de Planificación, voluntariosos para avanzar en un acto que reunió a no más de 30 personas. La sombra de los actos de antaño.

La ocasión hubiera merecido, quizás, una representación más nutrida e institucional que la de los históricos dirigentes peronistas Julián Licastro, Oscar Sbarra Mitre, Inés Pérez Suárez, José Luis Fernández Valoni y Eduardo Valdez. Y sólo unos pocos jóvenes de la JP kirchnerista.

El mensaje manuscrito -"una cápsula del tiempo"- había sido enterrado dentro de un cofre por Perón hace 58 años para ser leído exactamente ayer, el 12 de agosto de 2006, al cumplirse el bicentenario de la Reconquista.

En efecto, fue leído. Pero no pudo ser desenterrado. Cuando ayer levantaron la placa, en plena Plaza de Mayo, el mensaje sencillamente no estaba. La cavidad estaba vacía. En cambio, los dirigentes optaron por dejar adentro una copia, impresa en computadora, antes de amurar el bronce, que se sitúa a 20 metros del monumento a Manuel Belgrano hacia el Cabildo.

En rigor, el mensaje original había sido extraído por la Revolución Libertadora, en 1955, y en 2000 la Legislatura había montado allí, precisamente, aquella placa recordatoria.

Con tono solemne, conmovido, Licastro leyó el mensaje de Perón. "Contra un mundo que ha fracasado, dejamos una doctrina justa y un programa de acción para ser cumplido por nuestra juventud", recitó. Rostros emocionados, aunque pocos.

"Nuestra intención fue hacer un acto histórico y reivindicatorio de un documento, al ponerlo donde estaba", explicó, en la histórica plaza.

Tras la lectura de Licastro, Braga Menéndez exclamó fuera de sí: "¡Viva la Argentina". Y todos respondieron: "¡Viva!". Aplausos. Tras cartón, se entonó el Himno Nacional y la marcha peronista, con los dedos en "V". Bajo el frío sol del mediodía, Sbarra Mitre evocó la Reconquista como "una epopeya" y aseguró que "hoy los argentinos estamos viviendo la reconquista de nuestro destino".

Quedó para otra ocasión la proyección de un corto del histórico noticiero "Sucesos Argentinos", en el que Perón aparecía enterrando el cofre con su mensaje ante cientos de jóvenes. Ese video había sido anunciado como un atractivo central.

Sobre el final del acto, llegaron algunos periodistas televisivos, que pidieron repetir la nostálgica escena para tener imágenes. Y así lo hizo Licastro, leyó el discurso, esta vez para las cámaras, aunque sin la emotividad de lo espontáneo.

"Un error histórico"

El Instituto Nacional Juan Domingo Perón, que dirige el ex diputado Lorenzo Pepe, desconocía la organización del acto que se realizó ayer para desenterrar el "Mensaje para los jóvenes del año 2000". En esa entidad aseguraron a LA NACION que es un "error histórico" creer que el manuscrito del recordado general y presidente hubiera sido concebido para ser reabierto el 12 de agosto de 2006. "Era un mensaje para los jóvenes del año 2000 y nada tiene que ver en ello la fecha de la Reconquista por las invasiones inglesas", señalaron fuentes de ese instituto. Al parecer, el escrito también abrirá discusiones internas.

Te puede interesar