Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Rubia, llamativa y con un hijo con destino de crack de fútbol

Política

Quién es Sandra Montero, la secretaria de Remo Costanzo

Por   | LA NACION

 
 

Rubia platinada y de piel siempre bronceada, y, por lo tanto, llamativa, Sandra Montero de Vargas ha hecho de las relaciones públicas, sobre todo en los ámbitos políticos, un estilo de vida que la llevó a transitar por más de una década los pasillos del poder. Ayer, ese derrotero terminó en el despacho del juez Ariel Rafecas, convirtiéndola en la "arrepentida" de la causa por los supuesto sobornos en el Senado.

A pesar de su aspecto, que a nadie pasaba inadvertido, todas las fuentes consultadas por LA NACION destacaron la discreción y la ejecutividad como sus principales características mientras trabajó en la Cámara alta.

A pesar de los rumores, esta mujer de unos 40 años nunca se desempeñó de manera oficial en el despacho del senador Remo Costanzo durante los años en que el legislador rionegrino, uno de los sospechados de haber cobrado los sobornos que se habrían pagado para sancionar la reforma laboral, ocupó una banca en el Senado.

Según registros oficiales de la Cámara alta, la agente temporaria Sandra Montero ingresó en 1998 para cumplir tareas en la Dirección de Ceremonial. Después de esa primera escala, figuran un breve paso por la Prosecretaría Administrativa y, en abril de 2000, su pase a Relaciones Oficiales.

Gracias a las funciones de esa repartición entabló fuertes lazos con senadores, ya que realizaba los trámites de embarque en el aeroparque metropolitano de los vuelos de cabotaje de todos los legisladores.

Su historial como empleada del Senado concluye en 2001, luego de trabajar por casi un año en Relaciones Institucionales de la vicepresidencia de la Nación, cuando esa función era cumplida por el entonces titular provisional de la Cámara alta, el senador misionero Mario Losada.

Sin embargo, fuentes legislativas confirmaron a LA NACION que Sandra Montero siempre tuvo relación con Costanzo, que para algunos incluso era muy estrecha.

Pero la muestra más palmaria de que Sandra Montero conoció a Costanzo lo da el hecho de que participó, en el área de prensa, en la campaña electoral que el entonces senador encabezó en 1995, cuando intentó alcanzar la gobernación de Río Negro.

Así lo aseguraron fuentes parlamentarias, que coincidieron en señalar que esta mujer militó en el peronismo de San Carlos de Bariloche.

Después de que Ramón Puerta, al asumir la presidencia provisional del Senado, a fines de noviembre de 2001, le diera la baja, Montero no volvió a integrar la planta de empleados del Congreso.

Por TV

Sin embargo, hace poco menos de dos meses su cara apareció en TV. Fue en el programa "Mañanas informales", que emite Canal 13 y es conducido por Jorge Guinzburg, adonde concurrió para presentar a su hijo, Ezequiel, que había sido convocado para jugar al fútbol en el Inter de Porto Alegre.

El niño, de diez años, es un crack, según la definición de su madre al diario digital Noticias de Bariloche. En esa entrevista, publicada el 22 de abril último, Sandra Montero anticipaba que, por la convocatoria, se mudaría a Porto Alegre, paso que, anticipó, seguiría el resto de su familia en diciembre próximo.

Ayer, LA NACION habló con su ex esposo, Luis Vargas, que confirmó que Sandra Montero habría sido enviada al exterior inmediatamente después de haber declarado ante el juez Rafecas.

Diversas fuentes especulaban anoche con que esta mujer tal vez se encuentre en Porto Alegre.

Sea como fuere, de manera sorpresiva, Montero conmovió ayer los cimientos de la causa por los supuesto sobornos del Senado. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa muerte de Marisol OyhanartNarcotráficoInflación y preciosEl caso de Lázaro Báez