Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Empleos

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Un mercado en crecimiento

Enfermeras: cada vez más demanda

Empleos

Tanto en los centros privados como en el sector público son muy requeridos los especialistas en el cuidado de las personas

 
 

Las enfermeras son cada vez más requeridas. Los centros médicos privados y el sector público compiten por ellas. Las buscan especializadas. Las toman con título de grado, con título intermedio o con potencial, siempre que estén cursando sus estudios universitarios. Las necesitan ya. "El perfil de enfermeras es un perfil complejo para seleccionar porque se nota cada vez más una diferencia importante en la ecuación oferta y demanda. Sólo hace pocos años fue creciendo sostenidamente la profesionalización de la función y no son suficientes las personas que estudian y cuentan con experiencia", explica Ana Sanio, directora de Direcciona, que encabeza una búsqueda de enfermeras especializadas en Pediatría, Internación General, Neonatología, Cuidados Intensivos, Quirófano y Obstetricia para un centro médico que abre una nueva sede en la Capital. "Una de las vías para resolver la brecha es incorporar perfiles con diferentes niveles de seniority. Primero buscamos enfermeros senior, pero si no hay suficiente cantidad y si tienen menos experiencia los tomamos como juniors y la institución los capacita". También consideran a los estudiantes avanzados para el perfil de ayudantes de enfermería.

Según Beatriz Morrone, presidenta de la Federación Argentina de Enfermería: "La gran demanda responde a que en los últimos años las instituciones tomaron conciencia de que el Recurso Humano en enfermería requiere de profesionales con título de grado. Antes se acercaba alguien vestido de blanco a la cama del paciente y nadie sabía si tenía título. Con que contuviera a la persona, fuera educado y tuviera mínimos conocimientos parecía suficiente. Con el tiempo se fueron haciendo estudios sobre los resultados que obtienen los pacientes cuando son atendidos por personal calificado. Y las instituciones empiezan a ver que para incrementar la calidad de atención, minimizar los riesgos, brindar una adecuada educación para el alta y fortalecer la prevención es importante que el enfermero sea profesional".

En nuestro país son dos los perfiles habilitados para ejercer: el enfermero profesional, que cursa un primer ciclo universitario, y el licenciado en Enfermería. "En estos últimos tres años hubo un incremento importante en la matrícula. Durante 25 años tuvimos una propuesta de formación terciaria. Al sumar la licenciatura la inscripción aumentó el 40 por ciento. La profesión atrae a los jóvenes aunque no saben muy bien de qué se trata. Creen que la actitud del enfermero depende de los médicos. Pero la enfermería tiene su propio campo profesional, tiene la responsabilidad del cuidado de las personas, mientras la del médico es curar", dice Victoria Rosso, directora de la licenciatura en Enfermería del Instituto Universitario del Hospital Italiano, que agrega que también se percibe un aumento de la presencia de varones en las aulas.

Los alumnos son rápidamente captados por el mercado laboral. María Rabhansl de Desmery, directora académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad Austral, revela que el 98% de los graduados encuentra trabajo de inmediato. "La mayor demanda está en el ámbito hospitalario, pero también los requieren para desempeñarse en atención primaria, salud comunitaria, educación, promoción de salud escolar, medicina laboral, laboratorios. También en docencia universitaria, asesoría gubernamental, atención domiciliaria y ayuda humanitaria."

Las empresas y el sector público agotan los recursos para reclutarlos. Llaman a los centros de estudios, ponen avisos, lanzan convocatorias y usan el boca a boca. "Es muy difícil conseguir enfermeros con experiencia. En respuesta al último aviso que publicamos sólo recibimos 19 currículum. Ni siquiera pedíamos con especialización", dice Mariana Sustersic, miembro del Consejo de Dirección de Enfermería del Hospital Universitario Austral, que ante la escasez de postulantes implementó un programa de prearribo que asigna un mentor al enfermero que ingresa al hospital que lo acompaña hasta que desarrolla las competencias necesarias y es apto para el contacto directo con los pacientes.

Al déficit actual se sumará el vacío que dejarán las enfermeras que se jubilen. "En cinco años se jubilará un 40% del personal. Faltan 80.000 enfermeras en el país. Este problema se arrastra hace 15 años y no se puede paliar como antes con gente con buena voluntad y sin formación. Según el Observatorio de Recursos Humanos de la provincia de Buenos Aires faltan 4000 enfermeros para los 58 hospitales provinciales. Ya ingresaron mil y según con lo que se comprometieron las autoridades, el resto ingresará de acá a un año", explica Morrone.

El gobierno de la ciudad también busca enfermeros para los hospitales porteños. Este mes lanzó una convocatoria para cubrir mil cargos y quienes ingresen percibirán un sueldo básico entre $ 1100 y 1400, según su formación.

Pero lejos de ver la actividad como una rápida salida laboral, todos coinciden en que se necesita vocación para ser enfermero. Es que el cruce de miradas, la calidez de una mano y la contención al paciente hacen a la esencia de la profesión y nada tienen que ver con la oferta y la demanda.

Es necesario mejorar las condiciones laborales

En la Argentina hay media enfermera por cada mil habitantes y cada tres médicos. Esta relación inversa entre cantidad de enfermeras y médicos revela la emergencia en el sistema de salud. Pero esto no es patrimonio nacional, el problema se comparte con el resto de América latina y Estados Unidos, país que hoy cuenta con diez profesionales cada 1000 habitantes y que en unos años precisará el número de enfermeras que hoy ejercen en el mundo. Un dilema ético se aproxima. ¿Quién satisfará su demanda? En este escenario, en mayo la OMS instó a los países miembros a establecer políticas de Estado para formar enfermeros en calidad, cantidad y distribución geográfica según las necesidades de la población.

Una vez jerarquizada la profesión -respaldada por estudios como el de la Dra. Linda Aiken, de la Universidad de Pennsylvania, que indica que al aumentar un 10% las enfermeras formadas en la Universidad disminuye un 6% el número de muertes de los pacientes hospitalizados- queda pendiente mejorar sus condiciones laborales. Según Morrone, "sería conveniente que tuvieran salarios y horarios adecuados que permitan a las enfermeras capacitarse y descansar, para minimizar el riesgo de la atención al paciente por la sobrecarga de trabajo y las jornadas extensas". .

TEMAS DE HOYCongreso 2014Impuesto a las GananciasNarcotráficoLa muerte de Marisol OyhanartCopa del Rey