Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Las protestas contra la inseguridad: multitudinaria convocatoria a la Plaza de Mayo

Blumberg reclamó seguridad a Kirchner

Política

En tono muy crítico, pidió que se bajara la imputabilidad de los menores y dijo que "los derechos humanos son de todos"

Una multitud que unió a todos los sectores sociales -trabajadores, dirigentes políticos, estudiantes de colegios secundarios, intelectuales y militares- acompañó anoche al ingeniero Juan Carlos Blumberg en el reclamo de seguridad y justicia, en la Plaza de Mayo.

De espaldas a la Casa Rosada, Blumberg mezcló cuestionamientos políticos con exigencias sociales. Acompañado en el escenario por familiares de víctimas de la inseguridad, en un ambiente de extrema emoción y mucho llanto, el ingeniero enfocó su discurso en dos direcciones: por un lado, criticó al Gobierno, al gobernador Felipe Solá, a los ministros nacionales Alberto Fernández (jefe de Gabinete) y Aníbal Fernández (Interior) y al ministro de Seguridad de Buenos Aires, León Arslanian. Sólo eximió de culpas al vicepresidente Daniel Scioli.

Por otro lado, mediante un petitorio que, dijo, nadie en el Gobierno quiso recibir -dijo que sólo Scioli le atendió el teléfono-, exigió que se archivara la reforma oficialista del Código Penal y reclamó que se baje la imputabilidad de los menores, que se urbanicen las villas, que se combata firmemente el tráfico de drogas, que se investigue el desarrollo patrimonial de los jueces federales, que se aplique la ley tal como está -fue en respuesta a acusaciones sobre que quería sancionar normas más duras-, que se controle a los presos que salen en libertad condicional y que se atienda a los chicos de la calle.

El acto resultó multitudinario a pesar de los temores que se habían instalado en la semana, debido a la contramarcha que, casi al mismo tiempo, realizaron en el Obelisco el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y el funcionario piquetero Luis D Elía.

Miles de personas llenaron media Plaza de Mayo -la otra mitad estaba custodiada por un cerco-, una cuadra de la Avenida de Mayo hasta Perú y otra cuadra por Diagonal Norte después del horario laboral. Los organizadores calcularon la concurrencia en 300.000 personas -luego Blumberg la recalculó en 180.000-, mientras que el Gobierno rechazó dar cifras. Y D Elía, en tanto, la evaluó en 30.000.

Hubo presencias famosas que se perdieron entre la multitud. Estuvieron, por ejemplo, Mauricio Macri, Ricardo López Murphy, Luis Patti, Raúl Castells, Nito Artaza, María Cecilia Pando, Vicente Massot, Juan José Sebreli, Juan Bautista Yofre, Cristian Ritondo, Santiago de Estrada y varios militares (en actividad y retirados).

En ese marco, el discurso del ingeniero y las miles de velas encendidas -quien no había llevado una pudo comprarla en la calle a un peso por vela- se convirtieron en el eje del acto.

Hugo Marcel cantó primero el Himno. Luego, el rabino Sergio Bergman habló de "un proyecto que se parece a una monarquía constitucional" y dijo que "los derechos humanos no son sólo para las cosas del pasado" -en ambos casos, el destinatario fue el Gobierno-. Finalmente, Blumberg tomó el micrófono mientras miles de personas coreaban su nombre. "No fue fácil llegar hasta aquí. Nos insultaron y trataron de darnos miedo, pero a mí no me van a torcer el brazo. Yo vengo con propuestas", arrancó.

Del Presidente a Solá

Al minuto nombró al Presidente, pero debió interrumpir su discurso porque la gente empezó a silbar. "No, tenemos que respetar las instituciones", pidió Blumberg, a quien el Gobierno había acusado de organizar un "acto político". Más tarde, criticó la inseguridad en Buenos Aires, donde se especula que el ingeniero podría ser candidato a gobernador. Nombró a Felipe Solá y al ministro Arslanian. Ahí, cuando la gente abucheó, Blumberg fue menos enfático en el pedido de respeto.

De todas maneras, las interrupciones resultaron escasas. Blumberg pudo hablar en medio de cánticos que pedían "justicia" y "seguridad". Dijo:

  • "Los derechos humanos no son ni de derecha ni de izquierda. Son de todos."
  • "Todos juntos podemos mover montañas."
  • "Ahora parece que no podemos exigir que se cumplan las leyes sin que nos insulten y amenacen."
  • "Disfrazan la realidad diciendo que queremos más cárcel y más penas, pero nosotros sólo pedimos que se cumpla la ley."
  • "Hay acá miles de trabajadores que se movilizaron por sus medios. No los fueron a buscar con colectivos, no les pagaron y no los compraron con un choripán y una Coca. Son los que sufren los delitos, la impunidad y la corrupción. Estas cosas tienen que cambiar, el Presidente me lo prometió hace tiempo, pero las soluciones no aparecen."
  • "La inseguridad no se puede esconder bajo la alfombra por más que pongan millones en publicidad."
  • "Esta convocatoria demuestra que la gente necesita seguridad. El Presidente consigue siempre lo que quiere. Cuando quiere superpoderes, los logra. Usted puede hacer muchas cosas, Presidente."
  • "En la provincia de Buenos Aires las cosas son para llorar, pero nuestra fuerza está en el voto. Tenemos que saber votar."
  • "Basta de tibios y timoratos."
Por José Ignacio Lladós De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico