Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Papeleras: critican los cortes pero no sancionan al país

El Mercosur advirtió que la actitud del Gobierno podría causar "inseguridad jurídica"

Jueves 07 de septiembre de 2006

MONTEVIDEO.– Con un fallo de espíritu salomónico, el tribunal arbitral ad hoc del Mercosur procuró ayer buscar el equilibrio que aún le resulta esquivo a la diplomacia de ambas orillas del Río de la Plata en el conflicto por las papeleras: los jueces concluyeron que la Argentina incurrió en un desconocimiento de los tratados internacionales del bloque regional al “no prevenir, ordenar o corregir” los cortes de rutas binacionales, pero descartaron que esa actitud haya respondido a un interés de perjudicar al Uruguay y se abstuvieron de fijar penas a futuro si es que las obstrucciones se reiteraran.

El fallo, de 39 páginas, hace reiteradas advertencias por los modos en que actuó la administración de Néstor Kirchner ante el conflicto con los asambleístas que cortaron los puentes binacionales por más de 70 días y alerta que una profundización de estas políticas alentará la “inseguridad jurídica” en la región.

Sin embargo, se limita a señalar los efectos de la acción del Gobierno sobre los compromisos del Estado en el nivel internacional y explicita que no hubo “intencionalidad” de las autoridades argentinas de perjudicar al vecino país, ya que Kirchner actuó de la misma manera en otros conflictos en rutas internas.

Los dos gobiernos se adjudicaron ayer la victoria en el laudo, aunque la letra del fallo navega en la búsqueda de un equilibrio. El tribunal estuvo presidido por el español Luis Martí Mingarro, en colaboración con los árbitros de la Argentina, Carlos Barreira y de Uruguay, José María Gamio. Por unanimidad, concluyeron:

Que el tribunal "tiene jurisdicción para entender y resolver sobre el objeto de la controversia planteada" por Uruguay.

Que "la ausencia de las debidas diligencias" que la Argentina "debió haber adoptado para prevenir, ordenar o, en su caso corregir los cortes de las rutas (...) no es compatible con el compromiso asumido por los Estados Partes en el tratado fundacional del Mercosur de garantizar la libre circulación de bienes y servicios entre los territorios de sus países".

Y finalmente que "no resulta procedente en derecho" que el tribunal "adopte o promueva determinaciones sobre conductas futuras" de la Argentina.

Este último punto fue interpretado como un triunfo en la administración de Kirchner. Ocurre que Uruguay había solicitado en su demanda que se adoptaran medidas para que no vuelvan los cortes de rutas, ante el temor de que esas protestas pudieran perjudicar la próxima temporada de verano.

El canciller uruguayo Reynaldo Gargano fue el encargado de expresar aquí la satisfacción de su país. "El fallo es categórico: dice que se violó lo dispuesto en el tratado de Asunción", dijo, en una conferencia de prensa. "Tiene poder de naturaleza moral y política. Dice que esto (por el manejo del Gobierno ante los cortes) estuvo mal hecho, y si estuvo mal hecho antes lo va a estar después", agregó.

En la cancillería argentina el clima también era de satisfacción. Además de señalar con entusiasmo que la resolución rechazó castigos sobre conductas futuras de la Argentina, el canciller Jorge Taiana resaltaba el hecho de que el tribunal no dispuso "condena alguna" al país y mencionó la "buena fe" del Gobierno ante los cortes.

Se refería a un párrafo del fallo que sostiene: "Este tribunal concluye que no ha habido en el gobierno argentino intencionalidad discriminatoria para perjudicar el tráfico comercial con Uruguay. La buena fe debe presumirse y de la prueba acompañada no se desprende que el gobierno haya promovido o alentado la actitud asumida por los vecinos".

Uruguay fue la parte querellante: acusó al gobierno argentino de permitir los bloqueos y denunció que esas protestas -lideradas en especial por los asambleístas de Gualeguaychú- le causaron al país pérdidas por más de 400 millones de dólares.

Gargano dijo ayer que el presidente Tabaré Vázquez será quien resuelva el camino por seguir respecto del reclamo por una indemnización. Pero el fallo parece cerrar las puertas a esa vía. En realidad, aceptó argumentos de uno y otro lado del río.

El punto 178 de las conclusiones, por caso, rechaza de plano el argumento esgrimido por las autoridades argentinas para no interrumpir los cortes de las rutas priorizando el derecho humano de libre expresión por sobre el de libre circulación. "Tanto la Constitución de la Nación Argentina como los propios Tratados Internacionales invocados reconocen que esos derechos no son absolutos", dice.

El punto 189 pone un freno al reclamo económico: "Las normas del Mercosur no obligan a una parte incumplidora a reparar el eventual daño causado por su medida ilícita".

Sin embargo, en el punto 186 advierte sobre los riesgos de profundizar las políticas del Gobierno respecto de las protestas con cortes de rutas binacionales: "Legitimar cortes de ruta implicaría despojar al Tratado de Asunción de una parte esencial de su razón de ser y alentar la reiteración de estos hechos (...), creando un estado de imprevisibilidad que desembocará en inseguridad jurídica y sentando un precedente contraproducente para el desarrollo futuro del Mercosur".

Por Lucas Colonna Enviado especial

Te puede interesar