Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno refuerza su embestida contra Blumberg

Aníbal Fernández negó haber recibido una llamada del padre de Axel el día de la marcha; ayer Kirchner había dicho que “la seguridad no se construye con un palo en la mano”

Viernes 08 de septiembre de 2006 • 08:31

Pocas horas después de que el presidente Néstor Kirchner rompa el silencio mantenido desde el día de la marcha que Juan Carlos Blumberg encabezó en la Plaza de Mayo, el Gobierno reforzó hoy su embestida contra el ingeniero.

Lo hizo a través del ministro del Interior, Aníbal Fernández, que negó haber recibido una llamada del padre de Axel, el joven secuestrado y asesinado en 2004, el día de la concentración frente a la Casa Rosada.

"No llamó a mi oficina. No llamó, porque fue un día muy difícil y me preocupé por agarrar a telefonista por telefonista para ver si había llamado o no llamó", afirmó el ministro en declaraciones a radio Mitre.

En este contexto, añadió que "es mentira" que no haya querido recibirlo.

Además, insistió con que el Gobierno "no se ocupa puntualmente del tema Blumberg", en un nuevo intento por restarle relevancia a la marcha convocada por el empresario. "Se trata de una más de las expresiones que pueden tener los argentinos", agregó.

Finalmente, el viernes pasado Blumberg se presentó en la Casa de Gobierno para entregar el texto del petitorio que el día anterior había leído en la manifestación. Aunque esperaba ser atendido por un funcionario de primera línea, le dejó el documento a uno de los secretarios privados de Fernández.

Nómina. En su discurso en la Plaza de Mayo, Blumberg había incluido a Fernández en una lista de funcionarios nacionales con los que, según dijo, intentó contactarse el 31 de agosto pasado, el día de la marcha, para hacerles llegar el petitorio.

El empresario aseguró que ni el ministro del Interior ni el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, habían aceptado atenderlo y que sí lo había hecho el vicepresidente, Daniel Scioli.

Réplica presidencial. Ayer, por primera vez desde la concentración en Plaza de Mayo y tras una semana de silencio, Kirchner le respondió a Blumberg, aunque sin nombrarlo.

"La palabra democracia, y la palabra seguridad, que tantos menean unos y hablan tantos, no se construye ni con un palo en la mano, ni con actitudes o supuestos esquemas determinados", dijo el Presidente.

En lo que pareció una referencia a las medidas que pide Blumberg, más duras que las que promueve el Gobierno para combatir el delito, Kirchner añadió: "Es muy fácil levantar, a veces, voces fiscales, colocarse en una punta de la sociedad. Lo único que les interesa es llegar a ser por ser, ver qué parte del poder tienen para ver cómo lo instrumentan y lo utilizan".

Complejo. También el ministro de Justicia, Alberto Iribarne, evaluó la movilización convocada por Blumberg. "Tras la última marcha [el empresario] comprendió que la cuestión es mucho más compleja que sólo subir las penas a los delincuentes", sostuvo.

Por otra parte, volvió a desactivar el proyecto de reforma de Código Penal, una semana después de que Blumberg le pidiera al Gobierno que deje de lado esa iniciativa.

El ministro aseguró que las modificaciones "son necesarias pero no prioritarias" y que el Poder Ejecutivo no analizará el anteproyecto elaborado por especialistas "en lo que resta de mandato".

"[Los cambios] exigen un debate mayor y por lo tanto el Ejecutivo no enviará en lo que resta de mandato un proyecto de reforma al Parlamento", explicó Iribarne.

Entre los puntos más polémicos de la iniciativa, presentada por el secretario de Política Criminal de la Nación y coordinador de la Comisión, Alejandro Slokar en mayo pasado, figuran despenalizar el consumo de drogas, flexibilizar el aborto, establecer el máximo de prisión en 30 años y derogar la reincidencia.

“No reculo en chancletas”


Fiel a su estilo, Aníbal Fernández apeló a expresiones populares para hacer definiciones políticas. "No reculo en chancletas", respondió ante una consulta sobre sus aspiraciones de ser el candidato del Gobierno para la gobernación bonaerense. En ese contexto, volvió a embestir contra Mauricio Macri. “Es un enorme tilingo. Para el que no conozca el término, el diccionario dice: ´Persona simple ligera que suele hablar de muchas tonterías´". El ataque no se detuvo allí. "[Macri] no tiene información, no lee los diarios, le cuentan algo y lo repite como un loro. Dice que aspira a dirigir los destinos de la Argentina, ¡mi Dios! Es un personaje sin formación, me hace perder el tiempo", disparó. Además, negó que esté en los planes de la Casa Rosada impulsar una reforma constitucional para habilitar la "reelección indefinida" del presidente.
Compartilo
Te puede interesar