Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fashion Buenos Aires III

Más diseñadores ponen su sello. Y un invitado extranjero

Jueves 14 de septiembre de 2006

Ffiocca Mariposas-vestidos para levantar vuelo

Capullos de seda que evolucionaron en mariposas y levantaron vuelo. El objetivo que Ffiocca persigue con el efeito borboleta de su diseño. Una idea más acabada, simplificada, de vestidos -su fuerte- muy femeninos, que incluyen la morfología de las alas de las mariposas, también aplicada a pantalones.

Dio el primer paso con un grupo de bailarinas de la escuela de Julio Boca que danzaron con modelos-mariposa. Contratonos o lisos (beige y otros tierra con negro, distintos verdes con lavanda fuerte o un buen uso del azul eléctrico y colorado), pespuntes-nervaduras, en líneas simétricas para destacar la figura con soleros a la rodilla. Para un buen brindis o una noche de hoy.

Cecilia Gadea Siempre evocando el romanticismo

Lo de Gadea son siempre sensaciones, evocaciones, con espacio para el buen ocio y para ser aún más femenina. Partió de los retratos de la fotógrafa Julia Margaret Cameron e imaginó vestirlos. Optó por géneros livianos, como voiles de seda y algodón que superpuso, bordó y caló para marcar la figura. Soleros con bustos bien marcados, chemises con canesú bordado e interiores a contratono, ponibles en cualquier momento del día. Detalles de pespuntes que repite, con igual paleta, en camisas masculinas y remeras-camisas con cintura faja. Desarrolló una línea en denim de la mano de la textil Santista, que en ellos se vio en traje de cazadora y knickers. Sobria, prolija y, sobre todo, siempre romántica.

Mariano Toledo El look marinero, lejos de los clásicos conocidos

Entre los desfiles más esperados, el de Mariano Toledo (una hora antes del horario programado ya había gente haciendo la fila para entrar). Como en los últimos años, el diseñador clausuró la semana. ¿Su tema? Look marinero, uno de los más fuertes de la temporada, con la instalación de un gran barco sobre la pasarela. No le faltó originalidad para darle contenido. Lo hizo con minivestidos con escote U, pescadores, pantalones amplios con tiradores en telas naúticas, faldas evasée con una libre interpretación de las rayas navy, vestidos retro en faldas de línea A, trenchs ultramodernos y chaquetas y boleros de cuero soft. Herrajes, sogas, nudos, dijes... hilos conductores de la colección.

En colores, azul, blanco y colorado, típicos del look, más fucsia, verde, naranja y negro. Los accesorios -zapatos, carteras, cinturones, lonas de playa, viseras y cups-, otro acierto de esta propuesta sin fisuras. Aplausos.

María Cher Lo masculino, lo ochentoso, el rock and roll

Volvió a subir a la pasarela la misma colección que presentó en Estilo Alcorta el mes último, que resignifica lo masculino, lo ochentoso y el rock and roll. A sus tradicionales babuchas de corte oriental y vestidos pintados, lo más jugado y autoral, se suman prendas de tendencia, con variedad de estampas, suéteres rayados con lúrex, enteritos (de todo tipo, tamaño y géneros), bermudas y otras prendas infaltables del verano. La diseñadora, con un embarazo de nueve meses, saludó emotivamente desde la pasarela junto con un grupo de mujeres de distintas edades vestidas de blanco. Igual que su puesta, sobre diarios en el piso pintados de blanco y escaleras de fondo. María Cherñajovsky sigue en campaña... ayudar con sus avisos a mujeres, que lo necesitan.

Rubén Campos Una noche clásica, en rojo carmesí

En una pasarela colorada, con rosas rojas en sus márgenes y un fondo de pantalla con la palabra pasión , el diseñador chileno desembarcó con su colección por primera vez en la pasarela del Fashion Buenos Aires. Quien viste a Cecilia Bolocco mostró sugestivos vestidos de noche, con transparencias. Las modelos, lookeadas con corte a lo garçon y labios pintados en carmesí (vino especialmente su modelo chilena de campaña gráfica). Con sus vestidos de fiesta bien elaborados y sensuales, coronados por los de novia con ramo en mano, no cabe dudas que la propuesta de Campos tenía más que ver con otro ciclo, no menos importante, y más tradicional de Buenos Aires.

S-Mode Tramas superpuestas en enteros irregulares

Las esculturas en acrílico de Rogelio Polesello (en imagen, telón de fondo de la pasarela) y su optical art de los 60 le sirvieron a Solange Mayo para tender redes en trajes de baño hechos de macramé con Lycra, con tramas superpuestas en enteros de corte irregular, trikinis y bikinis con bordados, sobre todo en corpiños, y apliques de acrílico y vidrio a modo de broches. No tanto para un chapuzón que puede mover el traje más de lo debido ni para pretender tostarse al sol. Una buena foto o un spot comercial y a bajar despacio por la escalera de la pileta.

Vicki Otero Femenina y moderna, recursos logrados

Vicki Otero jugó con las líneas asimétricas en escotes y ruedos. Ancló en los años 50 para darle forma a faldas, bien evasée, y subió la cintura unos centímetros más arriba en los modelos menos románticos. Amplió su propuesta con shorts holgados y los combinó con boleros, chalecos de escote en U profundo y remeras con volumen. Todo, en una paleta limitada al negro, blanco, amarillo y algún que otro estampado que incluyó tonos ocres y tierras. Desflecado en ruedos y drapeados sorprendentes, buenos recursos, para mejores resultados.

Jeans Makers En puesta cabalística, básicos intervenidos

Encuentro coherente: gran parte del público con jeans intervenidos (aplicaciones, pinceladas, etc.) y una pasarela apoyando la idea. La de Jeans Makers, que le da versatilidad al básico más ponible. Para el día, nuevos lavados en tonos muy claros y rotos al extremo, con predominio de chupines; ya para el alto verano, adelanta básicos blancos de gabardina. Aparecen los shorts con aplicaciones de tachas, piedras, rayados o a cuadros.

Piezas únicas, trabajadas en forma artesanal, y más elaboradas para la noche. Algo de lo visto, degradé con aplicación de glitter, colores metalizados plenos y otros que remiten al arte óptico y a la geometría. Todos trabajados con pintura, aplicación de piedras y cristales, barroco y retro. Cierre cabalístico en jeans y con talit, especie de poncho blanco con ribetes en negro, símbolo de conexión entre quienes siguen las enseñanzas del Kabbalah.

Kostüme En contrapunto, volumen y languidez

Blanco, negro, gris y colorado. Los tonos de la colección de Kostüme, que sorprendió con una propuesta moderna y lograda en la que hubo lugar tanto para las prendas con volumen, como para las de corte lánguido. Así, ganan las tablas en faldas irregulares y los vestidos pantalón. Los hay strapless, con tirantes y con cuellos buche muy pronunciados. Además, palazzos aggiornados, pantalones de cintura muy alta y tapados retro con tablas y broches a la vista. ¿Estampas? Sólo geométricas y abstractas para una colección tan calculada como lograda.

Te puede interesar