Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Poética sobre la degradación social

Martes 19 de septiembre de 2006
0

Eterna flotación: los monstruito , de Oscar Edelstein, basado en poemas del libro Lo dado, de Rodolfo Enrique Fogwill. Elenco. Juan Peltzer, Lucas Werenkraut, Marisu Pavón, Michella Chale, Iván Romanelli. Salomé Inchaurrondo, María Verdi, Fernanda Inés Carrera y Anahí Fernández Caballero. Escenografía: Norberto Laino. Vestuario: Mirta Liñeriro. Iluminación: Ricardo Sica. Preparación vocal: Andrés Gerszenzon. Ingeniero de sonido: Daniel Hernández. Armónica solista: Luis Saltos y conjunto instrumental. Ensamble Nacional de Sur y la Murga Charles. Director musical: Edgardo Pelotta. Organizado por el CETC. Teatro Margarita Xirgu Nuestra opinión: muy bueno

Un impacto visual se produce de inmediato al observar al cuarteto de hermosas jóvenes a cual más bella que son solistas y a los dos notables actores cantantes que aparecen con los Monstruos I y II, Juan Peltzer y Lucas Werenkraut, además de Blanca, encarnada por Marisu Pavón, de aplomada prestancia y buena voz, así como los muy expresivos actores Michella Chale e Iván Romanelli.

Todos ellos están envueltos en una atmósfera lumínica y de movimientos como dentro de una pecera, en tanto que una sonoridad orquestal sugerente y extraña los obliga a un comportamiento misterioso. En la creación del autor que parece seguir el periplo de la música más actual, se intenta plasmar belleza de sonido y un discurso distendido en una interrelación de contenidos poéticos y una marcada reinterpretación de estilos y géneros.

Imagen de esta propuesta que se presenta en el Xirgu
Imagen de esta propuesta que se presenta en el Xirgu. Foto: Julián Bongiovanni

Para dar claridad al mensaje, el mismo autor explica: "Los temas y elementos técnico-materiales son utilizados en diferentes escalas de variación con funciones de tipo imitativas, intermodulantes, proyectivas, amplificatorias. Estas escalas de variantes centradas alrededor de la ópera histórica, incorporan numerosas ilusiones tímbrico-rítmicas (indiciales) de la música popular argentina, que se cumplen todas sin utilización de citas, alusiones textuales y/o intertextuales".

También Oscar Edelstein explica la relación musical con la puesta: "Se optó por una primera versión diáfana, ajustada al símbolo discursivo-musical, poético y dramático, manteniendo a cada movimiento particular como «inocente» frente a las razones teatrales y/o las lógicas mas complejas que surgen también por la acción y el texto».

De apasionados

De todos modos, el espectáculo atrapa porque está llevado a cabo por un grupo de notables artistas que a cada movimiento dan muestra de haber trabajado con una entrega pocas veces observada en un escenario. Ahí, en especial los dos excepcionales protagonistas masculinos dejan el alma y el cuerpo en una acción extenuante, admirable y hasta asombrosa.

Y la obra que es un relato profundo que avanza cada vez con mayor realismo y más explícito, como que aparecen algunas pinceladas inconfundibles de nuestro ser nacional, los linyeras, la miseria, los borrachos, la pobreza extrema, la riña irracional y hasta el nombre de algún presidente colorido y simpaticón, hace que la pieza pueda parecer una ópera por la suma de las artes que convergen en la visión y el sonido. Pero es acaso una propuesta dramática, irónica como pocas, que desnuda la actual decadencia moral y entonces, desde ese punto de vista, se trata de un espectáculo de dolorosa crudeza, magistralmente realizado por un grupo de verdaderos artistas, esos que viven sólo por el arte y se alimentan de su pasión y del amor que tiene por él.

La ejecución de la música no pudo ser mejor. Tanto el director Edgardo Pelotta, como los conjuntos instrumentales, incluidos los especializados en ritmos populares y la murga, cumplieron su cometido con una destreza, excelente afinación y justeza rítmica admirable. En cuanto a las partes cantadas, fueron entonadas por voces dotadas; de ahí que se los escuchara con claridad y que, ante la originalidad de la propuesta, el público, no muy numeroso por ser un domingo de tarde y soleado, brindó un cálido cumplido. Más funciones desde hoy hasta el sábado, a las 20.30.

Juan Carlos Montero

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas