Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La visita presidencial: habló de la situación económica para atraer empresas

El Presidente tuvo 45 minutos para convencer a los inversores

Política

NUEVA YORK.- Pensada y organizada para atraer nuevos inversores y más capitales extranjeros al país, la presencia ayer del presidente Néstor Kirchner en la Bolsa de Valores de esta ciudad permitió cumplir con uno de esos dos objetivos: habrá nuevos desembolsos, pero de empresas que ya operan en el mercado local.

La reunión fue a puertas cerradas y duró algo más de 45 minutos, en los que Kirchner expuso en los primeros 10 el repunte económico, mientras que optó por callar sus críticas a los analistas financieros de Wall Street que redactan informes no del todo amables con su gestión.

Lo escuchaban ejecutivos de seis corporaciones multinacionales: Exxon Mobile, Barrick Gold, Occidental Petroleum, AES, Lockheed Martin, Cargill; de un fondo de inversiones, Eton Park; y los titulares de dos firmas argentinas: Paolo Rocca, de Tenaris, y Jorge Brito, de Banco Macro. Según el cónsul general en esta ciudad y organizador del encuentro, Héctor Timerman, y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, los empresarios escucharon, tomaron nota de lo que decía Kirchner, no preguntaron nada, le agradecieron su gestión económica y anunciaron inversiones.

El titular de la petrolera Occidental, Ray Iraní, comentó que proyecta aumentar su producción en Santa Cruz a unos 50.000 barriles diarios, pero evitó precisar cuánto dinero será necesario invertir para lograrlo. De Vido lo estimó luego en US$ 1000 millones en los próximos cinco años, lo que la empresa informaría hoy durante su encuentro a solas con Kirchner.

El presidente de Barrick Gold, Gregory Wilkins, por su parte, elogió al Gobierno, mientras su empresa espera que una comisión sanjuanina complete los estudios ambientales para activar sus operaciones mineras en el proyecto binacional de Pascua Lama.

La alimenticia Cargill se sumó a los anuncios y comentarios, al recordar que prevé invertir US$ 330 millones en el país, antes que Kirchner se retirara del desayuno para firmar el libro de visitas de la Bolsa e ingresara luego al recinto para abrir las operaciones del día.

Pero antes de marcharse del salón donde desayunó con los ejecutivos, Kirchner les dejó una promesa: su gobierno impulsa una "política económica heterodoxa", dijo, "dentro de los cánones de la economía clásica".

Sin analistas financieros

Los observadores de Wall Street brillaron por su ausencia hasta ahora en la gira presidencial. Sólo dos asistieron a la exposición que ofreció anteayer De Vido en el Business Council of Internacional Understanding, centrada más en la economía "real" que en la "financiera", según la comitiva.

Los analistas de los bancos que suelen redactar informes sobre la economía argentina -Bear Stearns, J. P. Morgan, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Citibank y UBS, entre otros- no asistieron al desayuno en la Bolsa, al igual que un ejecutivo del Deutsche Bank, cuya presencia anunció la comitiva, pero luego desmintió.

Se espera que estos analistas financieros, a los que Kirchner y la económica de su gobierno dedicaron durísimas críticas en los últimos años, sí participen de la cena que organizará esta noche el Consejo de las Américas, en el último gran evento público del Presidente en esta ciudad.

"Ellos (por los analistas) son los que luego escriben los informes en los que inversores de todas partes del mundo se basarán a la hora de colocar capitales en un mercado u otro", dijo a LA NACION un ejecutivo de una de las firmas presentes ayer en el desayuno de la Bolsa. Kirchner cuidó las formas, lejos de, por ejemplo, su convocatoria a boicotear a la petrolera Shell por aumentar el precio de las naftas en marzo de 2005, que recordó ayer la cadena Bloomberg, uno de los puntos de referencia para los operadores bursátiles.

Criticó a los organismos multilaterales de crédito, en especial el Fondo Monetario Internacional, según dijo Timerman, pero optó por aludir por encima a los analistas de Wall Street. "Me llaman heterodoxo, pragmático, pero pudimos salir del default y reconstruir la estabilidad y la credibilidad y no fue tarea fácil", dijo.

Agradeció por la invitación y enfatizó que el país "volvió a tener en el mundo un lugar que nunca debió haber abandonado". .

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerInflación y preciosNarcotráfico