Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La firma ibérica congeló su papelera

ENCE desistió de construir su planta en Fray Bentos

Política

Así se lo comunicó el presidente de la empresa, Juan Luis Arregui, a funcionarios uruguayos; indicó, no obstante, que van a relocalizar la planta, aunque no dio detalles; el directivo reconoció que fue un error que las dos fábricas estén juntas, pero desvinculó a Vázquez de esa decisión

Finalmente, una de las papeleras cuya construcción provocó el conflicto de relaciones más grande entre la Argentina y Uruguay decidió que no construirá su planta en Fray Bentos.

Así se lo comunicó esta tarde el presidente de la firma española ENCE, Juan Luis Arregui, al secretario de la presidencia del país vecino, Gonzalo Fernández.

Minutos más tarde de la noticia, Arregui dio una conferencia de prensa para que no queden dudas ni se tergiverse su propuesta, según dijo ante los periodistas que lo esperaron en el Edificio Libertad, sede del gobierno uruguayo. Lo primero que hizo fue, entonces, preocuparse por aclarar y hasta anunciar que traía una "primicia": que la empresa estudia instalar la planta en otra zona, siempre dentro del Uruguay. No dio detalles de la obra.

Arregui reconoció como un "error" que las dos plantas, tanto la que él dirige como la finlandesa Botnia, produzcan pasta celulosa a tan escasa distancia. "El problema puede ser que nosotros hubiéramos cometido un error pero no podíamos hacerlo de otra manera", indicó.

Aclaró, así, que el proyecto que inició ENCE fue el primero en la zona, y que tiempo después se sumó la finlandesa. "En un momento se introduce la concesión a Botnia a muy poca distancia una de la otra, que es la que ha creado este problema de imposibilidad material de hacerlo, con lo cual -teóricamente- nosotros teníamos que haber tenido el derecho preferente", cuestionó.

Arregui desvinculó al gobierno de Tabaré Vázquez de esta decisión porque, aclaró, "heredó" el proyecto de la administración anterior. Ante la consulta de por qué no se previó esta situación, el directivo contestó: "Ni tan siquiera este gobierno previó eso porque no lo hizo".

Ayer, la compañía había despedido a 40 empleados, con lo que había dejado congelado su proyecto, aunque sin anuncio oficial, de construir la pastera en Fray Bentos. Y hasta el propio Tabaré Vázquez había advertido ante los crecientes rumores que la empresa se quedaba.

Impacto en Botnia. La decisión de la empresa impactó de lleno en el conflicto gremial que desde principios de semana atraviesa Botnia, la firma finlandesa que construye la otra planta de celulosa a orillas del río Uruguay.

La compañía decidió a última hora de ayer paralizar totalmente las obras de su fábrica a raíz del paro que un grupo de trabajadores inició el martes pasado.

"En las últimas horas han sucedido hechos que incluyen la paralización total de las tareas por parte de los trabajadores y otros que atentan contra las formas normales de trabajo en la obra. Ante esta falta de garantías, Botnia se ve obligada a detener todas las actividades en la construcción de su planta de celulosa hasta que se reestablezcan las condiciones requeridas para el desarrollo de este emprendimiento", anunció la empresa a través de un comunicado.

Hasta ayer, pese al paro que encabeza un grupo de obreros, la construcción, en la que trabajan 4500 personas, siguió su ritmo normal, según dijeron a LANACION.com voceros de la empresa.

La noticia no cayó bien entre los empleados que llevan adelante la huelga. Desde las puertas de la fábrica, donde permanecen en "estado de asamblea permanente", denunciaron que las autoridades de Botnia no aceptan recibir a los delegados de la protesta ni escuchar sus reclamos.

"La empresa rehúsa negociar, se niega a recibirnos y ahora cerró las obras. Nosotros nos vamos a quedar acá, no nos vamos a mover hasta obtener una respuesta", advirtió Juan Sardella, delegado del Sindicato Unico de la Construcción uruguayo en diálogo con este medio.

"Chaucha y palitos". El dirigente gremial, uno de los líderes de la huelga, precisó que los trabajadores pretenden reunirse con el encargado de Recursos Humanos de la empresa Eduardo Elordoy para plantearle sus reclamos. El paro está centrado en dos ejes: el rechazo a la contratación de mano de obra extranjera y la equiparación salarial entre los trabajadores uruguayos y los empleados venidos de otros países.

"La empresa informó que todavía le resta contratar a 1200 trabajadores y que sólo 200 van a ser uruguayos. Además, mientras los extranjeros están ganando fortunas a nosotros nos pagan chaucha y palitos", se quejó Sardella. .

TEMAS DE HOYAvance sobre la JusticiaEl caso CicconeMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba