Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Denuncian que el 90% de los ascensores no son seguros

Lo afirma la cámara del sector, pero el gobierno lo niega

Jueves 28 de septiembre de 2006

Es una dato que preocupa a los vecinos porteños: el 90 por ciento de los 120.000 ascensores que hay en los edificios de la ciudad no tiene garantizadas las exigencias básicas de calidad de control. La cifra se desprende de un informe revelado a LA NACION por la Cámara de Ascensores y Afines de la Capital (CAA).

El estudio asegura que la mayor parte del parque de ascensores porteños tiene una antigüedad de al menos 50 años y advierte que el gobierno de la ciudad sólo cuenta con cinco inspectores para controlar el correcto funcionamiento de los 120.000 elevadores.

"Es un tema difícil, que no se trata en los medios porque hasta ahora no hubo una tragedia. Pero, cuando suceda un Cromagnon, seguro que todas las deficiencias saldrán a la luz. Hoy gran parte de los equipos están en estado de emergencia", dijo a LA NACION Francisco Alberto Gutnisky, representante de la CAA.

Consultado sobre el tema, un vocero del Ministerio de Gobierno aseguró que la tarea de inspeccionar los ascensores está tercerizada en especialistas que, ante cualquier irregularidad, realizan un informe y lo derivan al gobierno para que los inspectores de la ciudad constaten las faltas y labren multas.

"Es un disparate decir que el 90% de los ascensores están en estado crítico. Es algo que no condice con la realidad, pues si esto fuera así, todos los días tendríamos accidentes en los medios de elevación", dijo el vocero del gobierno.

El informe de la CAA se conoció a casi un mes del incidente de la caída de un ascensor en el colegio San Gregorio, en Palermo. En aquella oportunidad, nueve chicos -de entre ocho y nueve años- y dos docentes sufrieron heridas de distinta consideración y tuvieron que ser derivados a los hospitales Durand y Fernández.

Gutnisky reiteró que el problema es que el Ministerio no cuenta con un plantel de inspectores que puedan fiscalizar el funcionamiento de los elevadores. "La ordenanza 49.308/95 establece que el gobierno de la ciudad debería ejercer el control de policía para verificar los ascensores. Pero si se tiene en cuenta que hay cinco inspectores y se hace una simple cuenta, éstos podrían revisar por mes 440 elevadores y tardarían 24 años en fiscalizar la totalidad de los 120.000 equipos ", dijo el representante de la CAA.

Desde el Ministerio de Gobierno aseguraron que en la página oficial de la ciudad está la nómina con los controladores que se encargan de verificar los ascensores. "Los inspectores, por lo general, están abocados a controlar los equipos que no están habilitados. La responsabilidad del mantenimiento es del propietario y del consorcio del inmueble. A nosotros nos toca intimar al que no cumple con la reglamentación", dijo.

Por su parte, Osvaldo Loisi, presidente de la Cámara de Consorcistas de la ciudad coincidió con el informe de la CAA y aseguró que el gobierno no controla como debería el funcionamiento de los elevadores.

Lo concreto es que hasta el 28 de julio pasado el gobierno porteño contaba con el sistema de obleas para controlar el estado de los ascensores, pero por problemas administrativos el método fue derogado. Ahora, los elevadores deberán seguir mostrando las llamadas tarjetas de seguridad en la sala de máquinas y el interior del habitáculo, en las que consta la identificación de la empresa que realiza el mantenimiento del aparato.

Por Jesús A. CornejoDe la Redacción de LA NACION

Te puede interesar