Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

En la provincia de Buenos Aires

Para abrir domingos y feriados, los comercios deberán pagar extra

Política

Los empresarios rechazaron la norma

Por   | LA NACION

LA PLATA.- La Legislatura bonaerense convirtió ayer en ley el proyecto que desalienta el trabajo en comercios de la provincia los domingos y feriados y da un plazo de tres meses para que empresarios y trabajadores acuerden una nueva regulación para la actividad en esos días.

De ese modo, más de 120.000 trabajadores mercantiles bonaerenses deberán negociar en paritarias las condiciones laborales de feriados y domingos.

La sanción de la ley no fue bien recibida por las grandes cadenas de supermercados, que señalaron que la medida podría provocar un aumento en los precios de los alimentos. Además, los empresarios del sector dijeron que la nueva norma no será más que un "incremento encubierto" para los trabajadores del sindicato de comercio, ya que en el caso de que una empresa acuerde trabajar los feriados y los domingos deberá pagar extra a sus empleados.

La iniciativa fue impulsada por el diputado kirchnerista y líder de la filial de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) provincial, Carlos Quintana, que promovió la derogación del decreto ley 9168, dictado en 1978 por la última dictadura militar y por el cual los empresarios del sector, hasta hoy, desarrollaban su actividad en esos días sin la obligación de compensar al personal.

La normativa había sido anteriormente modificada en el Senado provincial para que en un período de 90 días hábiles a partir de la promulgación de la ley las partes acuerden las condiciones de trabajo de los días laborales y superado ese plazo entre en vigencia la norma que regula la actividad a nivel nacional.

Ayer, esta iniciativa se convirtió en ley en la Cámara de Diputados bonaerense por la mayoría de los legisladores que se encontraron en el recinto. La iniciativa fue avalada por el presidente de la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA), Raúl Lamacchia. Este dijo que "es importante que se busquen acuerdos entre las partes en el marco en que se desarrollará la actividad comercial. Se abre una nueva instancia de negociación conducente", evaluó.

No piensan lo mismo los empresarios de los supermercados que, en reserva, calificaron de "inoportuna" la ley. Explicaron que esta ley "se sanciona justo en el momento en que el Gobierno está preocupado por contener la inflación y se les mete presión a los precios por medio de una suba de los costos", dijeron, en referencia al pago extra que deberán realizar los dueños de comercios en el caso de que los empleados trabajen los feriados y los domingos.

En tanto, el diputado Quintana argumentó que la vigencia del derogado decreto 9168 era "un anacronismo que no resiste el mínimo análisis jurídico" y fundamentó la reforma en que los domingos o feriados no eran compensados económicamente.

El decreto 9168 dictado por el gobierno militar en 1978 y ayer derogado establecía un régimen laboral los días domingos y feriados en comercios instalados en territorio bonaerense. Esa norma establecía que "los propietarios de comercios mayoristas y minoristas", que por añadidura era cumplido en shoppings y supermercados, pudiesen determinar "los horarios de trabajo sin sujeción a jornada mínima ni compensar económicamente" a quienes excedieran ese límite.

Apertura y cierre

Ahora, la flamante ley, impulsada por el diputado Quintana plantea "la obligatoriedad de la apertura y cierre de los comercios entre las 8.30 y las 20.30, de lunes a viernes, y desde las 8.30 hasta las 13 los sábados". Además, se estableció que los shoppings o supermercados "puedan extender la atención entre las 9 y las 22, de lunes a sábados".

No obstante, la iniciativa contempla la "prohibición con excepciones" de que estos centros abran los domingos y feriados.

Tras la promulgación por parte del Poder Ejecutivo se abrirá un período de negociación de 90 días hábiles para que las partes, empresarios y trabajadores, acuerden las condiciones de trabajo para domingos y feriados.

Superado dicho plazo, entrará en vigencia la ley vigente a nivel nacional que establece el pago de horas extras a partir de las 13 de los sábados y la prohibición del trabajo los domingos y feriados.

De la negociación participará el secretario general de la Federación de Empleados de Comercio (Faecys), Armando Cavalieri, uno de los principales promotores de la ley, que adelantó que impulsará "en todo el país el descanso dominical" para los trabajadores mercantiles.

El gremio de comerciantes firmó en 2005 un "acuerdo piloto" en la provincia de Córdoba que apuntaba a la misma dirección que la ley ayer aprobada en Buenos Aires.

Con la nueva norma se beneficiarán más de 120.000 empleados que trabajan en comercios bonaerenses, pero Cavalieri pretende que haya una futura ley que se amplíe a todo el país, con un beneficio para 80.000 trabajadores más.

"La jornada de trabajo, el descanso y la remuneración son ejes principales para que el trabajador alcance los objetivos de dignificación personal y social por los que debemos luchar", dijo el sindicalista. Agregó que el proyecto bonaerense "debe ser un modelo por seguir en todo el país".

Por su parte, los referentes de los principales supermercados destacaron en reserva que "detrás de una supuesta reivindicación laboral como podría ser que no se trabaje los días domingo, en realidad lo que se esconde es un nuevo incremento salarial para los empleados del sector".

Las empresas del sector agrupadas en dos cámaras -la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y la Cámara Argentina de Supermercados (CAS)- mantendrán en las próximas horas distintos encuentros para intentar definir una posición común del sector. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerDeclaraciones juradasPartido por la pazArgentina en defaultNarcotráfico