Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una banda que se da máquina

Los Demonios de Tasmania hablan de su experiencia musical con las computadoras

Domingo 04 de enero de 1998
SEGUIR
LA NACION

¿Son los Demonios de Tasmania? ¿O son los DDTroniks? O tal vez, la respuesta sea que son a veces lo uno, a veces lo otro. Pero, en su último disco, se animaron además a combinarlos. Los mismos músicos que adquieren diferentes aspectos.

"Los lugares a los que últimamente estamos yendo son todas discotecas donde no tocamos, porque ahí no se toca rock -cuenta Sharly, guitarrista y voz de los Demonios de Tasmania-. Entonces, nos acomodamos a esos climas. Es música electrónica que nosotros venimos haciendo desde 1995. Más o menos cuando sacamos ´Sexcalectrix´, editamos también un cassette con remixes que se llamaba ´Sub-versión´. Nos parecía interesante la cuestión de trabajar con una computadora."

"Pero ojo, eso no significa que ahora somos eso, sino que es una parte nuestra. La idea es que en un momento no sea más DDTroniks por un lado y Demonios por otro, sino que se fusionen las dos cosas, que sea muy rock, como somos nosotros, fusionado con lo otro", agrega Niko, tecladista de la banda que se completa con Luciano Bertolini en batería, Pablo Galetto en bajo y Paula Karlsberg en guitarra y voz.

Todo pasa por el control

-¿Están fascinados con las máquinas?

Sharly: -La cuestión pasa por manejar la máquina, que es bastante difícil de domar. Puede traicionarte, porque no piensa, hace lo que vos le indicás, no se equivoca, pero uno sí puede equivocarse.

Pablo: -En vivo, cualquier problema que te surge con una máquina pasás un mal rato, se puede trabar un adat o rayarse.

Luciano: -Hace dos años, a White Zombie en una actuación en MTV se les dieron vuelta las máquinas y no lo podían creer. Por ahí la máquina tuvo una mala noche y no rinde, se le empastan los cabezales y todo mal.

Sharly: -En realidad es muy frío

-¿Entonces por qué les gusta?

Sharly: -Porque es un aporte que hay que tener en cuenta, cuando trabajás en una máquina llegás a un estado de organización tal de todo lo que es la música, porque lo prehacés y tenés más tiempo que el tiempo real. Si lo preparás bien podés llegar a conseguir algo complejo con músicas muy distintas. Ahora estamos trabajando con sonidos de flippers. Los grabamos y hacemos loops. O tomamos partes de orquestas de otros grupos. Nosotros no vamos a grabar por ahora con ninguna orquesta, está fuera de nuestro alcance, por ahora tenemos nada más que un violinista.

Pablo: -Pero, por medio de la computadora, se puede transformar en una superorquesta. El video de Panam tiene unos sonidos que son las trompetas de Medicorp. Siempre que usamos trompetas son las de Medicorp, pero seccionándolas y armando diferentes frases que recortamos y armamos como queremos. Nunca nadie se dio cuenta. Hay temas de los DDTroniks en los que no tocamos absolutamente nada, todo lo que hay ahí es extraído de un compact de quien sea. No tocaste nada y tenés un tema. Cuando nos dimos cuenta que podíamos hacer eso, flasheamos.

Sharly: -Estamos haciendo música tecno, pero es con un equipo supereconómico. Es solamente una computadora con plaqueta de sonido. Cualquiera que tiene una así en la casa puede hacer lo mismo que nosotros. Tiene 16 bits, es un modelo de computadora de hace dos años, es una 486, ni siquiera una Pentium. Y tenemos un minidisc que compramos en Japón a 200 dólares.

-Cuando se presentan como DDTroniks, ¿hacen alguna puesta?

Sharly -No, es casi nula, tres personas manejando máquinas y si hacemos cabina de DJ, mejor. Usamos teclados hogareños, chiquitos, tipo Casio, que es el más familiar que hay, re portátil. Es lo que nosotros llamamos el taxi rock.

Te puede interesar