Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Televisión: la pelea por el primer puesto

Canal 13, en medio de la encrucijada del rating

Espectáculos

Telefé no respetó el acuerdo de los horarios

Por   | LA NACION

Pactos violados, secretos que dejan de serlo en pantalla y arreglos hechos puertas adentro que se develan frente a una cámara y que sólo entienden los responsables de una industria que, por mantener u obtener el primer puesto en el rating, parecen dispuestos a todo. A veces, la televisión argentina se parece demasiado a un capítulo de Los Soprano . Anteanoche fue una de esas ocasiones. Veinticuatro horas después de comenzar a cumplir el acuerdo por el que los canales acataron los tibios pedidos del Comfer para que respetaran los horarios, un integrante del grupo de los cinco (América, Canal 7, Canal 9, Telefé y Canal 13), dijo basta. Exactamente 24 horas después de sorprender a los televidentes cumpliendo la palabra empeñada en las promociones de su propia pantalla, Telefé volvió a poner el reloj en el huso horario que se rige sólo por su conveniencia.

El tiempo no para (Canal 9) empezó a las 22.16; Informe central (América), a las 22.32; ShowMatch (Canal 13), a las 22.31, mientras que Montecristo apareció en pantalla a las 22.47, y Caiga quien caiga (Telefé) asomó, más que retrasado, a las 23.46. Pero claro: por oportunidad y vocación, el ciclo conducido por Mario Pergolini, Eduardo de la Puente y Juan Di Natale acostumbra pasar facturas desde la pantalla. Y ésta no fue la excepción, aunque lo que los muchachos rebeldes creen que se les debe esté sujeto a más de una interpretación. "La culpa no es nuestra; se lo aseguramos. Siento que trabajé todo el día «al dope». La semana que viene vamos a tener que trabajar menos. Ibamos a empezar de otra manera, pero de golpe todo se desequilibró porque hubo un acuerdo y lo violaron del otro lado", dijo con fastidio Pergolini. Una manera algo críptica de ¿justificar? el nuevo atraso en los horarios que, además de desconcertar a los televidentes, complica a productores como él.

Pero ¿quién era ese alguien que desde otro lado, según Pergolini, había violado el acuerdo de los canales con el Comfer? Los cañones parecían apuntar a Canal 13, que comenzó sus programas a tiempo pero no repitió la "semana especial" de Amas de casa desesperadas y sólo emitió un capítulo del unitario anteanoche. Desde un punto de vista amplio, cambiar el día de emisión de un programa podría haber sido considerado por Telefé como una violación del acuerdo. Sin embargo, aunque no se dice mucho del pacto que comenzó a cumplirse el martes, lo que sí se sabe es que la discusión entre los canales y el ente regulador siempre se centró en lo tarde que empezaban los ciclos y no en las decisiones, muchas veces intempestivas, de programación.

Se trate de una interpretación diferente del mismo tema o de alguna cuestión interna entre competidores lo cierto es que la guerra por el rating no se toma ni 24 horas de tregua. Y todo indica que esta pelea sólo puede empeorar. Tal vez porque desde abril de este año, con la excepción de junio, Canal 13 se queda con el rating en el horario central, la franja con mayor facturación de la TV. Además de liderar las mañanas televisivas con más de cuatro puntos de diferencia con respecto a Telefé.

Se sabe que los grandes anunciantes muchas veces planean sus estrategias de inversión con la planilla de rating en la mano y, obligados a elegir, colocan sus avisos en el horario en el que más gente está mirando la TV y en el canal más mirado. En el prime time está más del 80 por ciento de la torta publicitaria de la pantalla chica.

Así, para Telefé el liderazgo que obtiene en el rating general muchas veces llega con pequeñas decepciones en las mediciones parciales que para Canal 13 son grandes batallas que le permiten soñar con ese primer puesto tan disputado.

Las tardes televisivas

Es innegable que la grilla vespertina de Telefé es un ejemplo de programación que funciona como una ajustada maquinaria temática en la que las telenovelas cambian pero el rating sigue, más allá de algunos altibajos recientes con Se dice amor, acudiendo a la cita. Pero también es cierto que, más allá de las buenas cifras de audiencia, ese horario no tiene los números de recaudación publicitaria de la noche. Un segundo de publicidad en la tanda de Se dice amor cuesta, según se puede leer en la página de Internet de Telefé, 980 pesos, mientras que el costo de poner publicidad durante Casados con hijos es de 2300 pesos el segundo.

La grilla de la tarde de Canal 13 es, en comparación con la competencia y con otros horarios del mismo canal, una espina clavada en el costado de la emisora. Este año, buscando otorgarles algún perfil definido a sus tardes, Canal 13 probó con dos productos muy disímiles, Collar de esmeraldas y ¿Querés jugar? . La tira y el ciclo de entretenimientos coincidieron sólo en dos cosas: el día de estreno, 14 de marzo, y sus malos resultados tanto artísticos como en rating. Pero en el intento de cambiar la aparente predestinación de sus tardes, casi sin quererlo Canal 13 dio con un programa que le cuadra a su público: Cuestión de peso. Y ahora, después del final de la tira de Ideas del Sur y del ciclo de entretenimientos de Nicolás Repetto, apareció Para siempre, ni solos ni solas para completar una tarde que empieza a ganar fuerza en un terreno muy distinto del de la competencia. De hecho, si bien las cifras de rating están lejos del líder, comparadas con las que conseguía Canal 13 el año pasado en el mismo horario la mejoría es notable. En la franja que va de las 12 a las 16, en septiembre de 2005, el promedio de rating fue de 7,2 puntos, mientras que en el mismo horario el mes que pasó midió 10,4.

Fantasías y realidades

En los primeros meses de 2006 muchos fantaseaban e imaginaban que éste sería el año en que Canal 13 rompería la larga racha hegemónica de Telefé. Elementos para suponerlo no faltaban: la llegada de Marcelo Tinelli con ShowMatch y los demás productos de Ideas del Sur; el Mundial de fútbol; la continuidad de un ciclo rendidor como Mañanas informales y una tira protagonizada por los taquilleros Natalia Oreiro y Facundo Arana. Pero claro, tener comodines no garantiza ganar la partida, mucho menos en el universo televisivo, donde las certezas pueden transformarse rápidamente en desilusiones. Algo de eso tuvo la cobertura del Mundial, que no cumplió las expectativas de lograr, al menos por un mes y gracias al fútbol, ganar la delantera. Pero también hubo sorpresas como la vigencia de Mujeres asesinas y el buen rendimiento de la versión bailable de ShowMatch. Y la confirmación de la química que comparten Oreiro y Arana, que hicieron de Sos mi vida el programa más visto en lo que va del año.

No queda mucho para que termine el año y puede ser que Canal 13 no logre el primer puesto en los tres meses que quedan de 2006. Aunque en septiembre la distancia que lo separa de ese lugar se haya achicado de los 3,3 puntos de los últimos dos meses a los 2,8 puntos. Una tendencia que complica aún más el revuelto avispero televisivo. .

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaAxel KicillofConflicto en Medio Oriente