Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Coto reclamó un banco de desarrollo

El empresario dijo que se necesita crédito para producir más y contener los precios

Viernes 06 de octubre de 2006

A poco de conocerse la inflación de septiembre, el empresario supermercadista Alfredo Coto reclamó ayer al Gobierno la creación de bancos de desarrollo que promuevan las inversiones nacionales, para aumentar la oferta de bienes en el mercado y controlar así la suba de precios que surge del incremento del consumo.

En la presentación de un sistema de trazabilidad diseñado por la unidad de tecnología del grupo que preside, Coto dijo que en una economía que salió de la crisis y crece a tasas chinas se entiende el crecimiento de la demanda. Y afirmó que para frenar la inflación en este contexto hay que "sobreproducir" para satisfacer el aumento del consumo.

"Algo de esto está ocurriendo, pero hay que producir más, porque hay un mayor consumo interno y más exportaciones -destacó-. Por eso es importante que haya crédito para ampliar las fábricas. De nuevo hay inversiones, tanto para el mercado interno como la exportación, pero necesitamos más. Y es evidente que las inversiones se concentran en determinados sectores y hay que ver bien en dónde están faltando."

El empresario reconoció los anuncios de expansión de sus competidores y dijo que su cadena "viene despacio, porque somos nacionales y no tenemos un banco de desarrollo, como Brasil". Según señaló, el empresariado argentino necesita este tipo de entidad y el Estado debería desarrollarla. En la misma línea, subrayó que en la actualidad hay fondos en los bancos, que hay que "virar hacia las empresas", seleccionando a aquellas que pueden dar garantías.

"Hay que acompañar y hay que trabajar para que el empresariado no se asuste", destacó el presidente de la Asociación de Supermercados Unidos, que sigue negociando la apertura de una sucursal en un terreno de Banfield, demorada hace siete años.

Nuevos negocios

La cadena Coto fue una de las últimas en tomar un crédito antes de la crisis económica, por 175 millones de pesos. Actualmente, la empresa -que factura $ 2523 millones- redujo la deuda a 168 millones y el empresario explicó que para seguir expandiéndose y compitiendo con las cadenas internacionales está renegociando el plazo del pago.

Por otro lado, anticipó que a pesar de diversificar fuertemente sus inversiones este año, no descuidará su principal negocio. Está preparando uno de sus tres frigoríficos (Famaba) para comenzar a exportar cortes finos de carne a la Unión Europea en poco menos de dos años y, al mismo tiempo, está buscando comprar un frigorífico para abastecer el mercado interno.

Sus competidores anunciaron fuertes inversiones recientemente y Coto, por su parte, retomó su plan de aperturas. En diciembre, por ejemplo, inaugurará un hipermercado en Cariló. Además, anunció su ingreso en el negocio de las salas de cine (10 en dos complejos), el real estate (una torre en Palermo y dos en Rosario), la gastronomía (restaurante A Fuego) y la informática (desarrollo de software).

En este último campo está trabajando para reducir los costos operativos de su cadena de supermercados. El resultado del trabajo es el sistema de trazabilidad o identificación por radiofrecuencia (RFID) que, según señalaron en la firma, reemplazará al código de barras en cuatro años.

Te puede interesar