Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fin de semana con cortes en Entre Ríos

La asamblea de Gualeguaychú dispuso suspender el tránsito a Uruguay entre el viernes y el domingo; adhesión de Colón

Miércoles 11 de octubre de 2006

PARANA.- Una nutrida asamblea de vecinos resolvió anoche en Gualeguaychú cortar el tránsito en la ruta internacional 136 que vincula esa ciudad con Uruguay, desde este viernes hasta el domingo, para protestar contra la continuidad de las obras de la planta de pasta celulósica Botnia. En Colón, se dispuso cerrar el paso por el puente a Paysandú.

Los asambleístas se dividieron entre quienes proponían marchas al paraje Arroyo Verde o a la Capital Federal y los que insistían con volver sobre la ruta internacional porque consideran que el reclamo sólo es escuchado cuando el tránsito está interrumpido.

A las 22.33 el coordinador Osvaldo Moussou llamó a votar dos propuestas. Los que pedían una volanteada sobre la ruta, por un lado, y los que se inclinaban por el corte de la ruta. Ganaron los más duros. Finalmente se votó por la modalidad, y ganó la idea de iniciar el corte pasado mañana, a las 14 y terminarlo el domingo a las 18 horas. La asambleísta de la ciudad de Colón, Poly Echevarría, anunció que también será cortado el tránsito en la ruta internacional 135, que vincula Colón con Paysandú.

Anoche, los asambleístas de Gualeguaychú votaron en favor de volver a cortar los puentes a Uruguay
Anoche, los asambleístas de Gualeguaychú votaron en favor de volver a cortar los puentes a Uruguay. Foto: gentileza el día de gualeguaychú

Los abogados de la Asamblea argumentaron en contra del corte, y aseguraron que no favorecía la posición argentina en el litigio bilateral ni ayudaba para dar vuelta la opinión de los uruguayos. Tanto Fabián Moreno Navarro como Jorge Daneri y Ana Angelini, los abogados, destacaron los logros obtenidos pero coincidieron en la falta de respuestas de los gobiernos de ambos países.

"Los cortes de ruta siempre nos dan ganancia", dijo el agrarista Alfredo Deángelis y llamó a cortar la ruta, al tiempo que amenazó con "voltear esa chimenea (de Botnia) como cayó el muro de Berlín". Su discurso fue aplaudido y vitoreado, lo que en medio de la Asamblea dio muestras de las tendencias a profundizar la lucha.

En un encuentro distendido, en el teatro Gualeguaychú, y con discursos muy sentidos, por momentos encendidos, con expresiones de alto voltaje, los vecinos se mostraron descreídos de las instancias judiciales. "Tenemos que hacernos ver nuevamente, cuando estábamos en el corte pedíamos una audiencia y salía de inmediato, ahora hace un mes... y ni cinco de pelota", dijo el vecino José Gómez.

Moreno Navarro opinó, en cambio, que "no es posible desde el corte de ruta producir un cisma en Uruguay".

El abogado recordó que la corte internacional de La Haya advirtió sobre la inconveniencia de intensificar el conflicto. "Este no es el momento para cortar la ruta, ya que hay un debate naciente en Uruguay sobre el tema, y esta medida simplemente favorece y le resuelve el problema al gobierno uruguayo", manifestó.

El asambleísta Gustavo Rivollier dijo a LA NACION que hasta la semana pasada sostenía una posición contraria a los cortes de ruta, y que se buscaron maneras de dialogar con vecinos uruguayos, pero eso fue imposible en Fray Bentos. "Ahora pienso que un corte de ruta de tres días puede servir de presión para que no otorguen los créditos", opinó.

Juan Veronesi aclaró que si bien "no se ha dicho que los créditos se darán", el informe conocido ayer "es un paso más para lograr eso".

Señaló que no compartía la interrupción del tránsito en las actuales circunstancias, pero comprendía la posición de sus vecinos tras el aval internacional a la firma.

Martín Alazard expresó sus dudas sobre la mejor estrategia: "Con la conciencia diría que no es lo correcto (el corte), pero con el corazón creo que debemos hacer algo urgente. Los tiempos se acortan y las pasteras avanzan, debemos hacer algo, algo contundente".

Alejandro Gahan, de la línea de los moderados, manifestó su inquietud por las consecuencias de un nuevo corte: "No queremos un encono que dure durante generaciones con el Uruguay. El tema es debatirlo maduramente..., no podemos actuar de manera agresiva sino respetuosamente [porque luego] no va a existir resurrección posible".

Entre los más duros, Rubén Weimberg opinó que tres días de corte de ruta serían insuficientes. "Nosotros no creemos en La Haya, ni en los bancos ni en muchas de las acciones que se han tomado. Creemos en el pueblo, y vamos a acompañarlo en la ruta", manifestó.

En análisis

MADRID (Reuters).- La empresa española ENCE continúa buscando una nueva ubicación para su planta de celulosa en Uruguay, dijo ayer una fuente cercana a la compañía. ENCE había anunciado a fines de septiembre que planeaba relocalizar la fábrica, inicialmente proyectada en la ribera del río Uruguay, frente a las costas de Gualeguaychú, a poca distancia de otro proyecto similar encabezado por la finlandesa Botnia y que significan una inversión de 400 millones de dólares. "Estamos buscando un punto que suponga no competir por los mismos recursos en un espacio reducido", dijo la fuente.

Por Daniel Tirso Fiorotto Para LA NACION

Te puede interesar