Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Medidas al pie

Zapatos a la horma, un servicio personalizado y con tendencia

Moda y belleza

El problema de los talles chicos no es un tema exclusivo de la ropa, se repite en los números de los zapatos. También para el pie, el mercado propone una silueta estilizada. Sólo en los cuentos, el hada calza a la perfección en un diminuto zapato de cristal.

Pero la realidad es otra. Medio punto, números que no están dentro de los estándares (del 32 al 42 o 43, para las mujeres, o el 47 y 48, para hombres. Y más variantes, un 37 con un largo 38, por ejemplo, además de problemas físicos frecuentes, como dedo martillo, arco vencido, sobrehuesos, juanetes, etc., se cuentan entre las necesidades más comunes. En estos casos, hay firmas que trabajan con hormas a medida, otras que las acondicionan y no faltan las que atienden los requerimientos de las clientas, sea cual fuere.

Sylvie Geronimi es una de las más especializadas del mercado a medida. Para empezar, toma las dimensiones de cada pie con el fin de realizar una horma personal, y a partir del molde elige los materiales, colores, la punta y el taco. "Cuando recibo a una clienta, le pido que me explique lo que tiene en mente para entender cuál es su estilo, y luego le aconsejo qué es lo que más le conviene", cuenta la diseñadora, que además realiza producciones para marcas como Tramando, María Vázquez y Allo Martínez.

Elegido el diseño, Geronimi pone manos a la obra: fabrica la funda -un zapato hecho con cuero de retazos-, con la que se hace la prueba de moldería, realizando las modificaciones necesarias para, finalmente, cortar el material elegido. El proceso dura alrededor de un mes. "Siempre con los mejores materiales nacionales e importados. Para esta temporada, se sugiere el billoné (tipo de red) en coral, colorado, plata y dorado, además del crudo, blanco y negro, en zapatos con ribete y bordes subrayados, todo en cuero, muy al estilo tango de los años 40 y 50." Precio estimado, 580 pesos.

Números que se agrandan

Soluciones a dedos más largos (principalmente, el gordo), sobrehuesos en los talones, empeines muy altos, y pies más anchos que largos, medios puntos y talles especiales (41 o 42, para mujer), algunas de las variantes que también ofrece Perugia Bottier, firma de zapatos hechos a mano, creada por Osvaldo Brunoni, con hormas adaptadas a cada necesidad, en variedad de cabritilla y telas.

"Hay pocas casas en Buenos Aires que hacen zapatos más allá de los números estándar -asegura Teresa Pérez del Cerro, encargada de su boutique de la avenida Alvear-. No tienen en cuenta que la gente usa calzados más planos y eso hace que el pie se desplace." Cuenta que el taco chino, el corcho en las plataformas muy altas y la punta redonda son los protagonistas de la temporada. "El diseño de un zapato lleva una semana y el precio no es distinto de otros de la colección", comenta. El uso de zapatillas o zapatos chatos de hormas amplias sería, según explica, la causa de este "agrandamiento", que posiciona a los números del 37 y el 42 entre los más pedidos.

Así lo confirma asimismo Mauro Luna, dueño de Mauro Bottier: "Los números subieron, ya no hay tanto 34, 35 o 36. Creció la demanda del 41 y 42, por eso tenemos en stock de 50 o 60 modelos".

Fernando López Bizcaíno, zapatero especializado en el diseño y moldería sobre la horma, coincide: "Las hormas tienden a agrandarse, porque la mujer argentina creció por una cuestión alimentaria. La falta de oferta de números grandes tiene que ver con la sociedad de subconsumo en la que vivimos: no se diseñan zapatos del 34 al 41 porque supuestamente no se venden..." El hace zapatos a medida según la moda; en esta temporada, destaca el yute, corcho, las tachas y aplicaciones de piedras. Para el alto verano, sandalias muy despojadas en taco chino. Un zapato de este tipo demora una semana.

Las bien plantadas

Sólo los que decidieron incursionar en este rubro comprueban el gran nicho por explotar. "En Mule, el talle 41 es habitual. Tenemos el Club de las Bien Plantadas, que integran más de 150 mujeres que calzan esa medida, y que son segregadas en el mercado porque no pueden comprar el zapato que les gusta, sino el que hay", cuenta Graziana Macchi, creadora de Mule. Cuenta que tiene una lista de espera de cerca de 50 personas que piden diseño de zapatos número 42. Su propuesta de verano incluye telas como brocato, lonetas rayadas y estampadas en ballerinas bien chatas y sandalias tipo romanas con cintas. En colores, los metalizados, navy y charol blanco y negro. Lo suyo demanda cerca de un mes y se vende desde $ 200.

El número 41 también es habitual para Mercedes Iñíguez Heredia. Incluye hasta modelos shocking, "un clásico en verde loro, que tiene gran demanda. Hice hasta el 43, y sin tener local a la calle. Eso da una idea de la necesidad de hormas más grandes". Iñíguez Heredia no tiene en cuenta la tendencia, a lo sumo algunos colores ("blanco, metalizados y negro"). Su medida tarda dos semanas y cuesta aproximadamente $ 150.

María Giannone, diseñadora de los zapatos Ruma, apuesta más y ofrece del 33 al 44. "Ahora hay más adolescentes que van más allá del 40 porque también son muy altas y algunas miden hasta 1,90", puntualiza. Especializada en novias, madrinas y quinceañeras, trabaja medio punto, a medida y a gusto. "Ofrezco líneas simples y adapto la alta costura a lo que se ofrece en el mercado urbano." En 15 días hábiles sus zapatos están listos y el costo puede trepar hasta $ 450.

Con casi 2000 hormas en su haber, José Vicentini, fabricante de calzado, aporta otro dato: "Hay señoras y adolescentes que calzan hasta 45, y medios puntos. Estoy haciendo un número 47, todo un récord, para una joven que mide 1,92 -explica-. A esta problemática no escapan los hombres, algunos necesitan hasta un 50", cuenta el experto, que también da soluciones a problemas ortopédicos, como zapatos para personas con piernas más cortas ("en este caso, diseño zapatos con taco interno"), o uso de plantillas. "Insume entre 10 y 15 días, y los costos de una horma varían entre $ 180 y $ 200."

Para fans

Pero no todos los diseños de zapatos pueden ser adaptados a números grandes. "Un borcego se puede hacer tanto en un 35 como en un 45, pero un stiletto no, porque el taco quedaría deforme", dice Marcelo Ríos, de Besteedo, que realiza zapatos a mano: botas cortas, guillerminas en cuero soft y picado, y borcegos; de temporada, ofrece sandalias con taco chino (desde $ 200, y en 15 días).

Las que alguna vez se hicieron zapatos a medida se convierten en verdaderas fanáticas. "Tengo clientas desde hace cinco años, cuando empecé, les envío información sobre los últimos modelos a través de un newsletter, y son seguidoras incondicionales, consultan y piden, sobre todo, un zapato a medida y a la moda", comenta María Luz Príncipe, de Luz Príncipe. Sostiene que ofrecer zapatos en ediciones limitadas es un valor agregado, porque esos diseños no van estar en todos lados". Desde $ 200, los personalizados, y desde $ 100 uno de la colección. Ahora sugiere tonos metalizados, raso en colores brillantes (naranja, verde, fucsia, colorado, y el clásico blanco y negro) en sandalias de taco chino y ojotas rechatas. Con mucho bordado, un zapato a medida insume de 25 a 30 días.

Club del pie grande

Cansada de buscar zapatos para sus cuatro hijas (dos que calzan 42 y otras dos, 43), de los precios muy altos, la escasez de diseño y la dudosa calidad de alguna oferta del mercado, Inmaculada Ruiz Santana decidió, en 2005, formar El Club del Pie Grande.

Incluye un listado de gente que calza más de 40, que se intercambia direcciones, precios, datos de fábricas y diseñadores. A un año de la iniciativa, dispone de una base de datos de 457 personas que calzan hasta 42. "Cifra que debe multiplicarse por lo menos por 3, porque detrás de cada persona con pie grande hay una familia con la misma problemática", cuenta la fundadora.

¿Cuál es la función de este club? En su casilla de mail clubdelpiegrande@hotmail.com reciben inquietudes y conectan a cada persona con diseñadores o fabricantes de zapatos a medida. En breve, el club cambiará de nombre: "Será simplemente El Club del Pie, porque nos escribe mucha gente que calza números considerados estándar en largo, pero más anchos de lo normal para el mercado", concluye. .

Por Andrea Salgueiro
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil