Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Se temía lo peor, pero hubo escasas irregularidades y muy poca violencia

Política

Más allá del voto de paraguayos y de gente fallecida, lo peor fue el lento escrutinio

POSADAS (De nuestros enviados especiales).- Por poco no había que ir a votar con un casco. Hasta la noche del sábado, el clima en Misiones parecía tan tenso y agresivo que las previsiones de violencia resultaban un elemento común en cualquier conversación. Muchos suponían que una victoria de cualquiera de los dos frentes sublevaría al adversario, al perdedor.

Finalmente, los misioneros votaron sin la necesidad de acudir a elementos de defensa personal. El dato más violento de la jornada se dio, llamativamente, con la seguridad del gobernador Carlos Rovira, que golpeó a unos periodistas cuando el mandatario apareció por el cuarto oscuro.

Por la noche, los bocinazos y la caravana que la oposición realizó por el centro de Posadas certificaron que los augurios parecían exagerados. Hubo, eso sí, algunos casos de lo que la oposición llamó "un intento de fraude masivo". Por ejemplo: en la localidad de Garupá, pegada a Posadas, fueron apresados dos paraguayos que intentaban votar con documentos argentinos. El Ejército intervino en cuanto trascendió el hecho.

El FUD había denunciado que unos 25.000 paraguayos votarían con DNI facilitados por el gobierno de Rovira. Y como creían que desde las ciudades fronterizas cruzarían miles de paraguayos, en la madrugada cruzaron un tractor en el puente que une Encarnación con Posadas. El piquete, planificado y ejecutado por operadores del sindicalismo misionero, duró unas cuatro horas, hasta que el gobierno de Rovira retiró el vehículo.

El puente internacional resultó uno de los puntos de mayor control del frente opositor. Así como algunos gremialistas ensayaron un piquete, el intendente de Posadas, Jorge Brignole, destinó buena parte de sus controladores a demorar la circulación en el paso fronterizo.

El intendente, ex aliado de Rovira y ahora precandidato a gobernador por algún resquicio del kirchnerismo, también fue responsable de la casi desaparición de nafta en las estaciones de servicio: desde la tarde del sábado las había copado para cargar los vehículos que movilizaron opositores hacia las salas de votación.

Muertos-vivos

Así como el voto de paraguayos con un DNI argentino -se pagaban 150 pesos por este "servicio", aseguraron en la oposición-, otra denuncia de la oposición había hecho hincapié en la posibilidad de que se sufragara con documentos de personas fallecidas. Por las dudas, el padre Juan Carlos Belgrano, elegido ahora convencional constituyente por el FUD, contó que en el interior de la provincia hubo quienes se acercaron a las mesas electorales con documentos de familiares fallecidos. "Fue para impedir el fraude", aseguró.

En un principio, pareció una exageración del sacerdote. Luego se supo que en la misma mesa en la que votó el gobernador Carlos Rovira figuraba una persona llamada Rafael Daniel Rovira, nacido en 1894.

Esta información, que dio a conocer Poder Ciudadano, se reforzó con otro dato de la misma ONG: también aparecía en los padrones electorales una azafata fallecida en un trágico accidente de Austral, ocurrido el 30 de octubre de 1997. El gobierno provincial no respondió a las acusaciones.

El recuento de votos también resultó curioso: a las 18.15, los miembros del FUD ofrecieron una conferencia para anunciar su triunfo, de acuerdo con lo que marcaba la encuesta en boca de urna que había encargado el frente. Sin embargo, hasta cuatro horas después de concluidos los comicios aparecía como triunfador el Frente Renovador que lideraba Viviana Rovira. Sólo a las 22.10 se invirtió la tendencia: fue cuando empezaron a volcarse los resultados de Posadas, donde el triunfo opositor resultó apabullante. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl caso CicconeMundial de ClubesElecciones 2015San Lorenzo de AlmagroReal Madrid