Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una chica poco formal que saltó del blog al libro con sus diarios

Era muy leída en Internet y Sudamericana publicó sus textos

Sábado 18 de noviembre de 2006

Una novela puede pasar a la televisión, un cómic al cine, una historia real al teatro. Y, últimamente, las vicisitudes de la vida cotidiana de una joven escritas en Internet pueden volverse un libro, como le sucedió a Lola Copacabana, que cautivó a cientos de lectores con su blog www.justlola.blogspot.com . El sitio se convirtió en el libro Buena leche , publicado este mes por la editorial Sudamericana.

"El libro lo hice a partir del blog que comencé en septiembre de 2003. El blog me vino al pelo, porque es mi género", dijo Lola a LA NACION y explicó que de chica escribía cuentos que luego leía su mamá, hasta que ésta tuvo dos hijos más y ya no tuvo tiempo de leerlos. "Entonces me puse a escribir más en mi diario." El descubrimiento del blog la atrajo de inmediato: allí encontró un formato parecido al de su viejo diario. Y resumió así el pasaje de un soporte a otro: "El blog es lo que venía haciendo; el único cambio es que ahora está a disposición del mundo".

Ese mundo sigue los breves párrafos en los que Lola relata con humor, ternura, enojo y atrevimiento un diálogo con su pequeña hija, sus pensamientos sobre alguna clase o profesor de la Facultad de Derecho de la UBA -donde estudia abogacía-, su fascinación por el Fernet y Simone de Beauvoir, sus miedos, sus obsesiones y su relación con los hombres y el sexo, que narra sin pruritos y hasta con pasajes explícitos.

"Creo que soy honesta y cero pretenciosa", dice Lola Copacabana
"Creo que soy honesta y cero pretenciosa", dice Lola Copacabana. Foto: Andrea Knight

En realidad, Lola Copacabana es Inés Gallo de Urioste, el verdadero nombre de esta joven de 26 años que vive en el Bajo de San Isidro.

Un día, Lola recibió un mail de la editorial Sudamericana con la propuesta de publicar un libro con las narraciones de su blog. "Si tenía que pasar que yo escribiera un libro, iba a ser así, me iban a venir a buscar", relató convencida la chica que -confiesa- alguna vez había fantaseado con ser escritora.

Un personaje atractivo

El nombre Lola se lo autoadjudicó "por lo de niña precoz", contó, y Copacabana por una amiga brasileña que empezó a llamarla con este nombre. ¿Qué hace que los lectores se sientan identificados con Lola? "El personaje es atractivo por diferentes motivos; de hecho, tengo como público a las madres, a las chicas de mi edad, a los hombres maduros, a los estudiantes de Derecho, entre otros. Además, a la gente le gusta como escribo."

Y agregó: "Creo que soy honesta y cero pretenciosa. La gente re-valora que uno sea honesto y sabe que lo que lee es verdad, que no es una pose.

¿No hay distancia entre Lola e Inés? "No, si le preguntás a mi hija cómo se llama su mamá dice que tiene muchos nombres: mamá, Inés, Lola." Antes de publicarse el libro, su blog tenía un promedio de 1000 visitas por día.

En la escritura de Lola se percibe la necesidad de contar. El libro conserva el estilo de escritura informal que suele utilizarse en Internet, con licencias gramaticales, invención de palabras, un personal uso de los signos de puntuación y varias citas en inglés de canciones y libros.

Todo en un relato que narra problemáticas, intereses y anhelos de una chica desenfadada que fue madre a los 19, sin apremios económicos, y que va buscando y trazando su camino en la vida. Así comparte su mundo a través de la escritura, sin temor al juicio ajeno.

A Lola -o Inés- la pone contenta haber tomado ella las decisiones sobre el libro. Eligió el título y también la bajada, que se debe al primer tomo de la autobiografía de Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal , libro que ama. Ella misma tomó la foto que está en la contratapa. "Todo el libro, bueno o malo, es mi recorte, y es importante que sea así."

Si bien su llegada a la publicación se debe al blog, a la expresiva joven de cabello negro los blogs la tienen harta. "A mí me gustan más los libros; yo soy fetichista del libro, quiero leerlo, tocarlo, subrayarlo, llevarlo a la cama."

-¿Te parece que es una moda la del blog?

-Creo que es muy bueno para darse a conocer. Y va a seguir, pero no va a reemplazar nada, ni a los diarios ni a los libros. No va a matar a nadie, es solamente un blog.

Lola Copacabana no sabe si seguirá relatando en forma de diario, pero asegura: "Los temas siempre serán escorpianos y controversiales. El sexo, la muerte, el incesto, lo prohibido, lo que no se quiere hablar socialmente".

Está en su naturaleza hablar sobre ellos, dice. Temas que -señala- interesan a la mayoría de las personas y por los cuales dice de sí misma que no es una delikatessen (para unos pocos), sino Big Mac (para muchos).

Tendencia

En la Argentina, el primer libro editado con relatos que nacieron en un blog fue Abzurdah , de Cielo Latini. Además, ya se publicó la primera "blogonovela", Diario de una mujer gorda , de Hernán Casciari, argentino que reside en España. En el nivel internacional, incluso se creó el "Lulu Blooker Prize", el primer premio literario para libros surgidos de blogs . Su primera edición se realizó este año y ya lanzó su convocatoria para el que viene. ¿Moda o nuevo género?

Por Laura Casanovas De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar