Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Después del horario laboral

Muchas empresas organizan encuentros en bares para integrar a sus empleados

Domingo 26 de noviembre de 2006

Hace ya varios años que los planes para salir a tomar unas copas luego de un ajetreado día laboral no son organizados por los empleados, sino que las empresas planean e invitan a sus trabajadores a pasar una velada informal y placentera en algunos bares de Buenos Aires. Esta nueva tendencia empresarial, dentro del ya instalado after office , es llevada adelante por las compañías con objetivos muy claros: la fidelización, la interacción y el agasajo a sus empleados.

"Funcionan como una herramienta importante para apoyar las actividades de integración que se realizan habitualmente y para consolidar la relación entre las diferentes áreas", afirma Victoria Aragón, responsable del área de Administración de Itecsa, empresa distribuidora mayorista de IBM.

Por su parte, Cecilia Méndez, gerente de Recursos Humanos de Accenture, cuenta que sirven para integrar al personal en un ambiente distendido y desde el punto de vista del management para reconocer determinados hitos y logros de la empresa. De alguna manera coincide con ella Giselle Chanis, HR director de Globant, que asegura que el after office ayuda a forjar la identidad y lealtad de los empleados con la firma.

El Día de la Secretaria, el cumpleaños del jefe, un aniversario o fin de año son algunas de las tradicionales excusas para juntarse y pasar un buen momento con los compañeros de trabajo fuera del ámbito laboral.

Cada compañía organiza estos encuentros para distintas ocasiones. En el caso de Globant, por lo general para festejar logros obtenidos o para agasajar a sus clientes. "En Itecsa solemos planearlos para fechas importantes de la empresa y para conmemoraciones como el Día de la Primavera", cuenta Aragón.

El lugar adecuado

En el momento de escoger un sitio para la realización del evento, las empresas coinciden en buscar un bar, una disco o un restaurante que esté cercano a la oficina o que se adapte a la necesidad del festejo o de los empleados.

"Desde hace más de 10 años que organizamos after office para los trabajadores, y tratamos de ir cambiando y buscando lugares nuevos, ya que se realiza de uno a tres encuentros por mes", aclara Méndez.

Los bares o las disco de Buenos Aires, enterados de esta nueva tendencia, comenzaron de a poco a organizar por su cuenta estos eventos e invitaron a empresas.

"El espíritu de nuestro after office es más social que ir de copas con amigos. Es importante que la gente de diferentes compañías se conozca y pueda tejer redes de contacto. El diálogo es mucho más fácil y se encuentra gente parecida que busca relacionarse", cuenta Nicolás Leonhardt, presidente de la Comisión de Jóvenes del Club Europeo, que organiza este tipo de encuentros cada tres semanas, en el Palacio San Miguel, a los que concurren más de 1500 personas.

Juan Pablo Fernández, de Club Lounge, explica que el local nació con ese nombre porque es un lugar que es frecuentado asiduamente, un espacio de pertenencia, de vinculación y afinidad. "Todos denominadores comunes del after office ", aclara. La idea es que en estos bares se encuentren ejecutivos de diversas empresas y se relacionen en un ambiente cálido, con música y buenos tragos. "Todas las empresas tienen el mismo objetivo, que los empleados se diviertan y se expresen en otro ámbito", afirma Fernández.

Desde Accenture manifiestan que para los trabajadores son muy gratificantes y motivadores estos encuentros, y más aún cuando no se estandarizan y se realizan en forma específica para festejar algo preciso.

Chanis, de Globant, cuenta que por lo general la asistencia es muy buena, lo que indica que los empleados toman la invitación con agrado.

"Esta necesidad surgió cuando Itecsa vio que la plantilla de empleados crecía, que cada vez éramos más, y que la estructura que tenemos hacía que todos nos conociéramos por el nombre", explica Aragón, y agrega que a medida que pasa el tiempo estos encuentros se vuelven más proactivos respecto de las propuestas para cada oportunidad de encuentro.

Fernando Gómez Dossena

Te puede interesar