Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Revelador informe

La TV no respeta los derechos del niño

Espectáculos

Según el defensor del pueblo de la Nación

"En la televisión, por distintos motivos, y de manera indirecta o no, se están vulnerando los derechos de los niños", dijo el defensor del pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, momentos después de presentar, días atrás, un informe sobre la situación de la niñez y la adolescencia en los medios audiovisuales ante el interventor del Comité Federal de Radiodifusión, Julio Bárbaro.

"El Estado no estaría garantizando adecuadamente los derechos y las garantías de los niños, niñas y adolescentes. Ya sea por ineficacia y/o negligencia en la intervención de los controles o por la incapacidad que manifiestan los organismos competentes para tomar las medidas y acciones pertinentes", se lee en la publicación.

¿Qué hace que la televisión y el resto de los medios audiovisuales, como sostiene el funcionario, vulneren los derechos de los niños? Uno de los puntos que sostiene el estudio es que la TV retrata a la niñez de manera doblemente estigmatizada: los chicos como víctimas o agentes de violencia (abusado-abusador, secuestrado-secuestrador), por un lado, y, por otro, como modelos de éxitos (actores, deportistas o pequeños genios). "Ninguna de estas percepciones presenta a los chicos como sujetos de derechos, deja escuchar sus reclamos, sus deseos, sus preocupaciones o sus inquietudes, ni respeta su intimidad", se señala en el informe. Y se agrega: "El problema de esta construcción estereotipada radica en que la visión desde la cual se habla de la niñez es siempre la adulta". A partir de esto, se afirma que "la idea de infancia está desapareciendo a una velocidad asombrosa".

Como se indica en el escrito, en las cuatro horas promedio que los niños pasan frente a la televisión se exponen a situaciones de violencia, incluidas en el 68 por ciento de los programas de entretenimientos y en el 75 por ciento de los noticieros; a una "sexualización" prematura; a un uso vulgar del lenguaje, y al consumismo. La preocupación de la defensoría es mayor cuando se cita que la TV, como la escuela y la familia, se transforma en un elemento más en la formación del niño.

A esto hay que agregarle la participación de los infantes en la industria de la televisión ya sea como actores o como meros concursantes. Si bien en la Argentina el trabajo está prohibido para los menores de 14 años, hay excepciones cuando se trata de actividades artísticas siempre y cuando sean formativas. "Es preciso ahondar en el concepto y la regulación de las actividades artísticas. Estas no deberían constituirse de manera encubierta en actividades que puedan entrar en tensión con el derecho de los niños a la educación, al desarrollo, al esparcimiento y al juego", se advierte en el documento.

Acciones

"Sobre la situación de los niños y adolescentes en la TV tiene responsabilidad el Comfer y la Secretaría de Medios Públicos de la Nación", señala Alejandro Malowicki, que el año pasado se acercó a la Defensoría del Pueblo, como presidente de la Sociedad Audiovisual para la Niñez y Adolescencia Argentina (Saviaa), preocupado por los contenidos de los medios audiovisuales a los que estaban expuestos los niños. El, junto con varias asociaciones como FundTV y la Sociedad Argentina de Pediatría, por nombrar algunas, comenzaron a estudiar el tema y los resultados se volcaron en el informe.

"Los medios de comunicación no pueden poner como pretexto ningún tipo de cercenamiento a la libertad de expresión cuando se habla de los contenidos que llegan a los niños, que deforman su pensamiento y que atentan contra su salud", expone Malowicki a la hora de pedir la regulación de la programación. "Los pingos se verán en la pista", agrega al conocer el compromiso de Bárbaro de convertir los puntos del informe en criterios para imponer normas.

"Cuando el Comfer expresa las quejas [a los responsables de los medios] cuando avanzamos, nos damos cuenta de que lograr pensamiento común es difícil", contesta el interventor a la pregunta de si el organismo tiene el poder suficiente para imponer estos criterios sobre la infancia y la adolescencia, dado que la semana pasada, dio marcha atrás a la iniciativa de multar a los canales por el incumplimiento horario. "La fuerza no está en discusión. No hay que mezclar el tema de la niñez y la adolescencia con los horarios. Son cuestiones diferentes", añade el funcionario.

"Si no se cree que ningún niño puede ser embrutecido por un programa de TV, es porque tampoco se cree que ningún programa puede enriquecer." Esas palabras las elige Malowicki para justificar la importancia de regular lo que los chicos ven en televisión. .

Carlos Sanzol
TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba