Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Tendencias en vuelo

Cuidar los bienes culturales

Turismo

En los aeropuertos, una campaña oficial para evitar el robo de objetos

Si no lo sabíamos antes, ahora ya no será excusa. En el aeropuerto, a punto de embarcar, nos saldrá al cruce una advertencia que tal vez jamás se nos pasó por la mente: no robe bienes culturales. Lo dirán los carteles fuera de la terminal, los banners en los pasillos y un video en los televisores de las salas de espera. Y todos repasarán mentalmente los souvenirs que llevan en el equipaje.

Muchos de los casos que se han descubierto de tráfico ilícito de bienes culturales incluye a gente que no tiene idea del delito que está cometiendo, explican en la Secretaría de Cultura de la Nación, donde funciona un comité específico para este tema y se gestó la campaña.

Los mensajes de los avisos procuran generar conciencia acerca de un problema que, aún desconocido para la mayoría de los viajeros, "ocupa el tercer lugar en el nivel mundial, después de las drogas y las armas", según explica la información de la Secretaría. Dentro de este panorama mundial, la Argentina tiene, según la Interpol, el raro privilegio de "estar viviendo una situación crítica en términos de fuga y expropiación de sus bienes culturales, especialmente de los bienes paleontológicos y arqueológicos", informa la campaña.

Los aeropuertos y el momento, antes del pico de temporada alta, fueron elegidos porque es allí donde estadísticamente se dan los mayores riesgos de las fugas de bienes culturales. Por eso también se ha sumado el auspicio de Aeropuertos Argentina 2000.

"Cuando aparece un caso -relata Ariana Ponzo, del departamento de prensa de la Secretaría de Cultura de la Nación-, aun cuando el involucrado no tiene idea de que está trasladando un bien cultural prohibido, se puede desbaratar una banda que se dedica a eso y que puede poseer una fortuna en estos elementos."

La campaña muestra un juguete de dinosaurio y un resto fósil, entre otros ejemplos, y distingue entre ambos lo obvio: esto sí, esto no. Lo mismo con una reposera y una silla antigua de colección. A pesar de la preocupación actual, "el saqueo de bienes culturales no es un fenómeno nuevo. Se trata de una actividad cuyos orígenes se remontan a la antigüedad y que se desarrolló tanto en tiempos de paz como de guerra", describe el apoyo de esta iniciativa.

"La diferencia hoy -continúa Ponzo- es la actualización de la legislación existente y los registros e inventarios, la adopción de códigos de deontología, y la capacitación de las fuerzas de seguridad."

Además, en Internet ( www.cultura. gov.ar ) puede encontrarse una lista roja de cuáles son los elementos que están vedados y algunos ejemplos de valores que se han hurtado del país y la región, así como otros que se han recuperado.

Cuando se roba parte del patrimonio cultural del país, describe Ponzo, no se trata sólo del valor económico, ni de la merma de bienes por la acumulación misma de elementos históricos, "sino que se desmantela la memoria de una cultura".

Sobre este tema, la secretaría pretende sensibilizar a los turistas cuando se aprestan a viajar e involucra otras acciones de cuidado del patrimonio tanto en lugares turísticos como en general para la población. .

Por Encarnación Ezcurra Para LA NACION
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerGildo InsfránElecciones 2015Copa SudamericanaLey de abastecimiento