Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un grupo de sabia sencillez

Lunes 18 de diciembre de 2006
0

Presentación de El presente , del saxofonista tenor Luis Nacht, con Juan Pablo Arredondo en guitarra, Jerónimo Carmona en contrabajo y Carto Brandán en batería. Próximo show: El sábado, a las 22.30, en Virasoro Bar, Guatemala 4328. Nuestra opinión: muy bueno

Una noche con duende tuvo el cuarteto del saxofonista Luis Nacht en la presentación de El presente , cuarto disco del artista. El grupo sonó orgánico, con un ensamble natural y relajado que le dio a la música un color de interesantes matices.

Quizás ayudó de manera considerable la sencillez de las composiciones, algunas de las cuales terminaron teniendo un formato de canción, sin olvidar por ello la quintaesencia del jazz, es decir, la improvisación. Temas como "Danza en el río", "O toño" y "El presente" pusieron en evidencia esta nueva etapa la que atraviesa Nacht, que podríamos definir como de una mayor concisión compositiva en la que sale a relucir su veta melódica. Cuando todo parece indicar que muchas de las propuestas se alejan hacia la abstracción, de pronto, este saxofonista tenor toma un camino de regreso hacia la melodía y se sitúa en un plano de construcción colectiva estimulante.

En medio de este edificante cambio, también el saxofonista mostró haber desarrollado una sonoridad más clara, fresca en el sentido armónico y cálida en el melódico. Sus ideas suenan concisas, concretas y con un desarrollo inteligente tanto en los tiempos como en el silencio que rodea su música.

Todo comenzó con "Danza en el río", cuya mayor propiedad es tener una melodía entradora. Un motivo de llamativa calidez tocado con un rico swing fue un excelente tónico para la propuesta. Esta composición tiene pequeños solos de Nacht y del guitarrista Juan Pablo Arredondo. Seguieron con "O toño", que pareció una suerte de segunda parte del tema anterior y en el que el saxofonista mantuvo un esquema similar. Mientras que sus solos quedaron siempre cerca del motivo original, la improvisación de Arredondo tuvo algo de síntesis interesante pues pasa por diferentes moods , del tono baladístico e inquietamente romántico se trasladaba a otro de atmósfera más roquera. Pero quien deslumbró en este tema fue el contrabajista Jerónimo Carmona, con un solo que comenzó tibiamente hasta alcanzar, gracias a un dominio técnico importante, unas líneas melódicas de atrevidas armonías que remató con una salida elegante en ensamble con el baterista Carto Brandán.

Respecto de este tándem, Carmona-Brandán, es uno de los populares en el escena del jazz local, sin embargo, en la propuesta de Nacht siempre lucen una forma más descontracturada de relacionarse. Se podría decir que esta música es del cuarteto, antes que del saxofonista, por la fluida forma en que fue interpretada

Vendrá una zamba tan estilizada que suena a balada, "El espíritu de la cosa", en la cual nuevamente el grupo impone ese tono melódico que fue el sello de la noche. Nacht dejó casi de lado esas aristas de su anterior sonido para volcarse más a un tono que, aunque expresivo, guarda una permanente calidez. En los timbres altos sonó solitario, aunque sin nostalgias.

Vendrán posteriormente "El perfume de la tierra mojada", de Arredondo, "El presente", en el que el grupo parece recuperar la melodía con un motivo que se asemeja a "O toño" y en el que Brandán hizo un solo hi-hat y el final con "No lo se", en el que retomaron su costumbre más free .

César Pradines

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas