Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Televisión: se cierran doce meses donde la TV obligó a los espectadores a trasnochar

La dictadura de los horarios

Espectáculos

Tinelli, Sos mi vida y Montecristo fueron las atracciones máximas de la temporada

Aunque los protagonistas de la TV suelen ser más o menos los mismos, cada año la TV se las ingenia para ser distinta de la de otras temporadas, y para darle forma, en definitiva, a eso que la distinguirá de la de los otros años.

El año 006 comenzó con la incertidumbre de lo que iba a hacer Marcelo Tinelli en Canal 13, y terminó con la certeza de que entre pruebas y errores, el conductor sabe siempre encontrar su rumbo. El año 2006 prometió y cumplió además con dos buenas y muy diferentes ficciones: Montecristo, en Telefé, que incorporó a su argumento el robo de bebes durante la última dictadura militar , y Sos mi vida, en Canal 13 . Y 2006 planteó también una nueva pelea por el rating, que terminó nuevamente con Telefé a la cabeza, aunque la diferencia con el segundo, Canal 13, se achicó.

Pero ésos no fueron los condimentos que hicieron única a la TV del año que hoy se va. A saber:

  • Minuto a minuto: "Yo ya no miro más tele, miro números." Con esa frase, Mario Pergolini resumió la pandemia que afectó en 2006 a toda la industria televisiva: el rating minuto a minuto. En nombre del contagioso virus de los números, se extendieron entrevistas, se acortaron otras, se movieron programas, se repitieron invitados, se acortaron o se alargaron tandas.
  • Viviendo por un sueño: ¿habrá podido alguien sustraerse o ignorar que en la TV daban "Bailando por un sueño"? Difícil. Todos -todos- los programas que se alimentan de la TV, y los otros también, tuvieron este año una única fuente de ingreso: ShowMatch y las polémicas -más creadas que reales- de "Bailando por un sueño" y su hermana menor, "Cantando por un sueño". RSM, hizo el mea culpa en vivo y, como el propio ShowMatch al final del concurso, el equipo que comanda Mariana Fabbiani hizo un videoclip que resumía cuántos informes habían hecho a partir del ciclo de Tinelli, cuántas entrevistas, cuántos comentarios, etcétera. Pero no fue el único programa que vivió de lo ajeno. Intrusos en el espectáculo, Los profesionales de siempre, Bendita TV, Almorzando con Mirtha Legrand, los noticieros (hasta los más serios) y programas políticos como La cornisa bailaron al ritmo de las concursantes más rendidoras de la TV que se fue (y que, por suerte para esos ciclos, volverá).
  • El Comfer y su laberinto: la tendencia empezó tímida, casi imperceptible, pero al tiempo era la regla de los líderes de la TV al punto de que el ente regulador de las emisoras no pudo ignorarla. Anunciar el comienzo de un programa a una hora para finalmente emitirlo con 30 o 40 minutos de retraso comenzó a modificar los hábitos de los televidentes que llegaban cansados al trabajo por seguir su tira, unitario o, atrasos de los atrasos, su noticiero de medianoche favorito. El Comfer primero amenazó con multas, después se reunió con los responsables de los canales, que prometieron madurar de golpe y autorregularse; luego fue defraudado, y puso en curso las carpetas de faltas. Finalmente, desistió también de eso, y ahora Julio Bárbaro, titular del Comfer, promete observar de cerca lo que hacen los canales. El televidente mientras tanto queda en el medio de una competencia que lo necesita, pero que no lo respeta.
  • Si te he visto no me acuerdo: ¿quién recuerda un programa de vida más breve que A todo culorrrrr ? El ciclo de Alfredo Casero y Leticia Brédice duró exactamente una noche en la pantalla de Canal 13. Después dijeron que se iba a convertir en un especial, pero el programa jamás volvió. Casero, tampoco. Los gladiadores de Pompeya, en Canal 9, duraron un poco más, pero la caída fue más dura. El regreso de Andrea del Boca al prime time duró un suspiro. El refugio terminó "refugiado" en los sábados , y en el tintero quedaron Fuego cruzado, Semanario episodio 2, Todo por el aire y Oye mi canto, entre otros.
  • La imagen más valiosa: los noticieros compitieron fuerte en la edición de la noche, sobre todo con informes especiales. Pero, seguramente, la imagen más valiosa fue la que logró el camarógrafo de Telenoche, de Canal 13,que supo enfocar a "Madonna" Quiroz, disparando contra la gente, en el acto del traslado del cuerpo de Perón a San Vicente.
  • ¿Segundos?: en las ficciones suelen reinar los protagonistas. Pero este año, las ficciones hicieron brillar también a los elencos. En Sos mi vida , los segundos se convirtieron muchas veces en primeros a la hora de sostener la comedia más disparatada. Carla Peterson, Carlos Belloso, Griselda Siciliani, Fabiana García Lago, el simpático dúo de malos sin suerte que formaron Marcelo Mazzarello y Pablo Cedrón y, eventualmente, Mike Amigorena. En Montecristo , la ficción que se animó a incorporar el tema de la dictadura militar, ocurrió algo similar. Roberto Carnaghi se transformó en el actor a mirar. Cada una de sus escenas, una lección. Oscar Ferreiro, Mónica Scaparonne y María Onetto se sacaron chispas entre el dramón y el humor. Algo similar a lo que ocurrió con Luis Machín, Maxi Ghione y Viviana Saccone.
  • Los enroques: fue a fin del año último, pero las consecuencias llegaron este año. Marcelo Tinelli se mudó de Canal 9 a Canal 13, y Pergolini con todos los productos de Cuatro Cabezas se alejó hacia Telefé. Fue 2006 el año en que las pantallas parecieron invertidas. Algo habrán hecho trasladó sus clases de historia, y La liga, sus temas comprometidos sin que se notara la diferencia, mientras que CQC se rió de todosdesde la misma pantalla en la que siempre reinó su blanco favorito: Susana Giménez, que volverá en unos meses después de un año sabático. ShowMatch, enfrente, probó que hasta en el políticamente correcto Canal 13 había espacio para un programa popular.
  • Canal 7: la pantalla estatal cambió y en el camino dejó afuera a uno de los clásicos de su grilla, Desayuno, que conducía Víctor Hugo Morales. La periodista Rosario Lufrano tomó el lugar que dejó Leonardo Bechini y quiso imprimirle, sin mucha suerte, cambios a la programación. Sumó a Fernando Peña, abrió la pantalla durante 24 horas y se quejó de que Ibope no mide bien al canal estatal.
  • El aguante: más allá de los ciclos levantados en un abrir y cerrar de ojos, la TV de 2006 acuñó una nueva práctica que para algunos productores pudo haber sido generosa aunque muchos televidentes no opinen lo mismo. Se trata del aguante. O de cómo sostener en el aire programas que no funcionaron. Todos los canales tienen los suyos: en Canal 13, ¿Querés jugar? cambió, intentó y languideció hasta extinguirse. Collar de esmeraldas pasó con más pena que gloria por las tardes de Canal 13. En Telefé, Alma pirata no llegó a ser digno del horario central, y fue empujado hacia la tarde. En el camino, encima, perdió a su protagonista: Mariano Martínez. Y AM sigue resistiendo en la mañana cuando más de una vez estuvo al borde del final. Por su parte, Canal 9 tuvo que bajar las expectativas de su prime time, pero aguantó a El tiempo no para, gracias a la calidad del ciclo y a su repercusión mediática, aunque el rating no justificara su permanencia en el aire.
  • Decepción mundial: pasó hace tanto tiempo que parece que fue el año anterior, pero mientras duró, el Mundial de fútbol tomó por asalto a la TV con resultados más malos que buenos. Más allá del fracaso de la selección argentina en el ámbito deportivo, la selección televisiva invadió Alemania con cómicos pasados de moda, periodistas especializados intentando hacer humor y una cantidad de fanáticos famosos que nadie entendía demasiado qué hacía allí.

Hechos

  • Telefé y Canal 13 presentaron ciclos muy distintos, pero igual de inspirados. Casados con hijos confirmó el carisma y el talento de su pareja protagonista y lo mismo sucedió con la dupla de Sos mi vida. Hermanos & detectives fue el programa más logrado del año, mientras que las Amas de casa desesperadas hicieron gala de una producción de niveles internacionales.Lo mismo puede decirse de la miniserie de Juan José Campanella Vientos de agua.
  • El gran show volvió a la TV. Después de unos meses de prueba y error, Marcelo Tinelli logró encontrar el formato que sostuvo e hizo descollar a ShowMatch una vez más. Los segmentos "Bailando..." y "Cantando por un sueño" trajeron música, baile y competencia a una pantalla chica que ya había olvidado cómo eran las lentejuelas.
  • Tinelli se fue de Canal 9 y Sebastián Ortega se quiso poner la emisora al hombro de su productora Underground. Prometía inundar la grilla de ficción.Luces y sombrasDeshechos
  • La temporada 2005 de Casados... midió mejor que la nueva y Sos mi vida, estiró situaciones ya estiradas de por sí. Hermanos & detectives sufrió más cambios de horarios de los que cualquier programa debe tolerar. Amas de casa... tuvo más promoción que repercusión. El caso de Vientos de agua produjo debate en la TV cuando Campanella se quejó de la manera en que se había programado su cuidado programa.
  • Los soñadores tuvieron que acomodarse a la ciclotímica atención que les dio el programa. A la hora de las votaciones finales del público, sus dificultades eran expuestas como curiosidades de feria mientras que cuando era el turno de los jurados, los sueños quedaban sepultados por las disputas personales y la guerra de egos que el público siguió con avidez.
  • Salvo Amo de casa , que terminó su temporada en canal 9, los productos de Underground terminaron abruptamente y la ficción salió de la pantalla.
Verónica Bonacchi
TEMAS DE HOYArgentina en desacatoCristina KirchnerLa reforma del Código CivilCrisis en Venezuela