Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Causan la muerte de 21 personas cada día en la Argentina

Cómo prevenir los accidentes de tránsito

Suplemento Salud

Normas básicas de buena conducta vial

Entre las 21 víctimas fatales que la violencia automovilística provoca cada día en nuestro país, la mayoría son jóvenes de 16 a 30 años.

Los accidentes son la primera causa de muerte entre los menores de 35 años y promueven un panorama devastador: familias deshechas, miles de discapacitados y otros tantos que conviven con el peso cotidiano de la angustia que vuelve, una y otra vez, con las imágenes involuntarias del trauma.

Pero los accidentes no son accidentales. Como fue postulado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), constituyen no solamente un gravísimo problema de salud pública, sino una enfermedad social definitivamente evitable que se puede prevenir con acciones colectivas concretas. Aquí algunas de ellas.

Si tiene que manejar, no tome. El alcohol es fatal para un conductor. A los múltiples ensayos realizados sobre sus efectos y el rendimiento de precisión que se requiere al manejar, un estudio realizado por investigadores de las universidades de Washington y Nueva Zelanda demostró que un solo trago compromete la habilidad de percibir un objeto inesperado, como la presencia de un peatón o la aparición repentina de otro auto. Según el artículo publicado en la revista Applied Cognitive Psychology , una pequeña dosis de alcohol conduce a un déficit en el proceso de percepción, que puede hacer desaparecer un objeto del campo visual.

"Además, muchas personas, especialmente los jóvenes, mezclan bebidas cuyo efecto, combinado con la inexperiencia al volante y la seducción del vértigo por la velocidad producen una mala conjunción", comenta la psicóloga social Alicia Copello, de la comisión directiva de Luchemos por la Vida. Y propone a quienes quieren correr picadas elegir el Autódromo en lugar de las calles.

Si tiene sueño no maneje. Margarita Blanco, directora del Club del Sueño de la Fundación Alfredo Thomson y de la Red en Medicina del Sueño Rems, mueve el foco de atención y, sin restarle importancia al alcohol como factor decisivo a la hora de incrementar los índices de accidentes, asegura que la somnolencia, que es mucho más difícil de controlar, implica riesgos altísimos para los conductores.

"Las personas que manejan vehículos después de estar despiertos entre 17 y 19 horas lo hacen peor que quienes tienen un nivel de alcoholemia de 0,5%, que es el límite máximo permitido para conducir". Sin embargo, la combinación de ambas es catastrófica, ya que el alcohol es un tóxico que deprime el sistema nervioso y potencia el sueño.

"Todo conductor cree que va a vencer la somnolencia, cuanto más joven más fuerte es la convicción -advierte la doctora Blanco-. Pero las condiciones biológicas no se cambian a voluntad. No se puede estar sin dormir, hay que hacerlo cada 16 o 17 horas, si no se pierde la capacidad de atención, concentración, se pierde la consciencia de lo que se ve y se reduce la capacidad de reacción. Los jóvenes no pueden dormir menos de 8 horas diarias, y estudios internacionales demuestran que nuestros jóvenes tienen un déficit semanal de sueño de aproximadamente 11 horas. La privación crónica del sueño puede ser fatal: una persona que va a conducir no puede tener sueño y si lo tiene no puede conducir."

Si manejá, no use el celular. El alcohol y la somnolencia se suman a otro factor multiplicador de riesgos: el uso de celulares mientras se conduce. Un estudio publicado en el Medical Journal of Australia halló que los conductores de su país no son conscientes de los riesgos que implica hablar por teléfono mientras se conduce, ya que las distracciones que provoca cuadriplican la posibilidad de chocar.

No se deje presionar por sus pares. Un artículo reciente publicado en la revista Pediatrics describe las particularidades del conductor adolescente y afirma que la posibilidad de quedar involucrado en un accidente es proporcional a la cantidad de adolescentes que viajan en el vehículo. La presión de los pares también genera riesgos, cuando un adolescente, pero más habitualmente una adolescente no puede decirle que no a un amigo conductor que ha bebido. "Pedimos a los padres que hablen con sus hijos, de modo relajado y fuera de toda situación de estrés, para que no dejen manejar a quien ha bebido y, si no pueden evitarlo, que no se suban a ese vehículo, aunque otros lo hagan", concluye el trabajo.

No haga de la transgresión una norma nacional . Involucrarse es la palabra que usan los médicos de la Academia Americana de Pediatría para instar a los padres de adolescentes a comprometerse en la educación vial de sus hijos. Una de las principales recomendaciones es actuar como modelos para sus hijos, con el fin de que reciban el entrenamiento y supervisión adecuados antes de lanzarse a conducir. Además rescata el valor de la comunicación, para ayudarlos a incorporar conciencia de riesgo y responsabilidad de sus propios actos.

Piden que se respeten las leyes

La tendencia a transgredir las normas de tránsito, al menos en nuestro país, no es una característica privativa de los adolescentes, es decir, no es ajena a la vida adulta del argentino medio. Así quedó demostrado con el trágico accidente que un camionero alcoholizado provocó tres meses atrás en Santa Fe, causando la muerte de nueve adolescentes y una profesora del colegio Ecos, cuando volvían de un viaje solidario al Chaco.

"Toda la vida respeté las reglas del tránsito, fui cuidadoso y les enseñé a mis hijos el respeto por las normas, y un camionero que viajaba sin registro y bajo el efecto del alcohol provocó este drama, sin que nadie interviniera para impedirlo", se indigna Sergio Kohen, papá de Nicolás, uno de los chicos que murió en el accidente.

Desde entonces, los familiares y amigos de los chicos accidentados encaran una campaña por la seguridad vial, que promueve el respeto por la vida propia y ajena. Entre otras acciones, implementaron un petitorio al que se puede adherir a través de Internet ( www.tragediadesantafe.com.ar ) y en el que demandan acciones para revertir la actual epidemia de violencia automovilística. "Nuestros hijos murieron no porque lo decidiera el destino, sino por el negligente e ineficaz control de la seguridad vial", expresa el documento.

Entre las medidas solicitadas al poder público figura el cumplimiento efectivo de las leyes de tránsito vigentes, que disponen controles de alcoholemia, prohibición de vender alcohol en los quioscos de las estaciones de servicio distribuidas en las rutas y respeto de las horas de descanso de los choferes.

"Si se hubiesen respetado estas reglamentaciones, nuestros hijos estarían vivos -reclama Sergio Kohen-. El Estado tiene que cumplir con su función, sancionando a quienes transgreden las normas vigentes y ejecutando acciones eficaces, como la construcción de rutas con banquinas, acordes con el crecimiento del parque automotor. Y nosotros tenemos que respetar las normas y la vida de los otros. Todos creemos que la responsabilidad es siempre del otro, pero en cuestiones de tránsito, el compromiso es de todos."

Los efectos del alcohol al volante

  • Genera una falsa sensación de seguridad, que predispone a excesos de velocidad y violaciones de las normas de tránsito.
  • Embota los sentidos, altera la percepción y disminuye la atención.
  • Provoca trastornos de la visión, como el encandilamiento (adaptación más lenta a los cambios luz-oscuridad), dificultad para percibir los rojos (semáforos, luces de freno, traseras) y apreciación equivocada de la velocidad y las distancias.
  • Se alargan los tiempos de reacción (las maniobras se hacen más lentas y torpes).
  • Con más de 0,8 g se producen serias dificultades para mantener la dirección y velocidades, la visión se vuelve borrosa y las acciones erráticas.
  • El límite máximo de alcohol tolerado en sangre por la ley es de: 0,5 g para conductores particulares, 0,2 g para conductores de motos y 0 g de alcohol para conductores profesionales.
Por Tesy De Biase Para LA NACION
TEMAS DE HOYArgentina en defaultLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerLa reforma del Código Civil