Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mamaderas y canciones de rock

Desde adaptaciones de los Beatles o U2 hasta temas originales de Diego Frenkel

Lunes 15 de enero de 2007
SEGUIR
LA NACION

Muchos padres de la generación de los 60 acunaron a sus hijos con las melodías de "Yelow Submarine" de los Beatles, aunque las canciones de ese disco no buscaban ingresar en el mundo infantil, sino que mostraban el afán experimental de la banda de Liverpool con el LSD. Sin embargo, el tiempo y el mercado se encargaron de diseñar una nueva categoría para el negocio discográfico: la música para bebes. No se trata de discos con orientación pedagógica al estilo de "El efecto Mozart", sino del reflejo de un nuevo hábito consumista de los padres con cultura rock, que quieren que sus hijos escuchen desde la cuna temas de los Beatles o Robbie Williams, pero en versiones con sonidos de cajita musical.

Ahora, los padres no sólo les compran a sus bebes ositos de peluche, sonajeros, batitas y pañales, sino también discos de Bob Marley, U2, Radiohead y hasta los Sex Pistols en versiones suaves e instrumentales de las melodías más conocidas del rock. "Como cualquier otra generación, trabajamos duro para que nuestros hijos escuchen la música que nos gusta, y este tipo de discos es un fuerte argumento en favor de nuestras convicciones", ironiza sobre el fenómeno de la baby music el periodista Cris Ott, del Village Voice .

El éxito de series como el catálogo Rockabye Baby (del sello CMH), que fue uno de los primeros en editar discos para bebes con música de grupos como Coldplay, Radiohead, Pixies, Nirvana, Ramones o The Cure; la serie más alternativa Punky Rock Baby, con compilados de tracks clásicos como "London Calling", de los Clash, y la colección Happy Baby! , capitaneada por el argentino Félix Pando, radicado en Alemania, se transformaron en un boom en los locales para bebes del planeta.

"Los padres quieren que sus hijos escuchen rock como ellos. Por eso nuestros discos van dirigidos a los padres y no a los bebes, que obviamente no tienen poder de decisión en esto. En muchos casos los padres se compran la colección completa de 25 discos", cuenta Judith Galante, una de las encargadas del sello RGS Music de Argentina, que tiene la colección más grande de música para bebes, donde figura el popular Babies Go Beatles .

Melodías para biberones

¿Se imaginan a un bebe arrullado por las melodías depresivas de Radiohead o arengado por la pegadiza melodía de "Sexo, droga y rocanrol"? Es que, aunque parezca mentira, el autor de la serie Rockabye Baby sostiene que el éxito radica en que muchas canciones del rock tienen un sonido prenatal. "Temas conocidos de Radiohead y The Cure se acomodan fácilmente a este formato para bebes porque en algunos casos, como «No Surprises» o «Lullaby», suenan como canciones de cuna en el original", se justifica su creador.

Desde que vieron la repercusión de esta moda en el exterior, los dueños del sello RGS Music se dedicaron a realizar producciones locales dirigidas al mismo target. "Nosotros sabíamos que existían series de afuera que funcionaban muy bien. Como no podíamos importarlos, decidimos producirlos nosotros. Elegimos los temas y sacamos los discos con un diseño de tapa especial. Buscamos que no tuvieran ese sonido de cajita musical insoportable, sino que fueran melodías agradables. A partir del primero, Babies Go Beatles, que funcionó muy bien, siguió toda la serie", cuenta Galante, encargada del sello.

En el top de ventas de su colección para bebes se ubican los discos de U2, Beatles y Bob Marley. La producción no se detiene y casi todos los meses sacan nuevos títulos al mercado. Muy pronto editarán los CD de Oasis, Phil Collins. Aerosmith y Led Zepellin. "La clave -sostienen en RGS Music- es que el disco les guste a los padres. Así que lo que sacamos va dirigido a su oído, pero con sonidos que no sean molestos para el bebe y que le resulten placenteros."

Arrorock mi niño

Plantando bandera desde un espacio más creativo, Diego Frenkel editó casi en concordancia con este fenómeno el álbum Música para bebés , con 16 piezas instrumentales dedicadas a Ringo, su hijo recién nacido, que se distribuye en la casa de ropas para chicos Cheeky, también coproductores del CD. Frenkel cuenta que el proceso de edición de este disco estuvo más relacionado con una necesidad familiar: "Nació casi como una inquietud interna. La tapa del disco es una fotografía de mi hijo, la idea fue de mi mujer y a mí me sirvió para conectarme espiritualmente con el bebe desde un lenguaje que conozco, como la música. Fue una manera de conjugar el mundo adulto y el del bebe".

El cantante de La Portuaria reconoce que el disco está atravesado por muchas influencias: "Al ser un compositor, estas piezas tienen conexiones muy variadas, como Eric Satie, Beatles y las bandas de sonido de Bob Esponja, que me gusta mucho, y la música de la película Belleza americana . A la vez, buscaba motivos originales que resonaran en el bebe, como el sonido acuático del piano", cuenta el músico.

Este CD, de íntima belleza lúdica en el piano y la guitarra acústica (además de otros instrumentos, como el teremín, la tuba o la kalimba), se hace disfrutable tanto para los chicos como para los adultos. Frenkel se sitúa en las antípodas del fenómeno de la música para bebes y opina: "No escuché ninguno de estos discos sobre la base de bandas conocidas. Pero si quiero hacerle escuchar a los Beatles, Bach o Brian Eno, prefiero ponerle a los originales".

Babies Go Guns ’n’ Roses: un disco para padres más rockeros que aún esperan un álbum nuevo de la banda.

Babies Go Beatles: el CD más exitoso de la serie, con temas como “Yellow Submarine”.

Babies Go Bob Marley: canciones reggae para hacer dormir al bebe y también a sus padres.

Punk Rock Baby: Un compilado para almas punk, pero con aire jazzero en sus melodías.

Rockabye Baby: la colección que hizo furor en Estados Unidos homenajea a Radiohead con sus tracks.

Rockabye Baby: Nirvana se convirtió en un banda de culto para varias generaciones con este CD.

Te puede interesar