Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Medios: Angel González y su llegada a la Argentina

El nuevo dueño de Canal 9 afianza su poder desde el país

Cultura

En el edificio de Palermo, producirá programas para sus 30 medios en la región

La operación que el enigmático empresario mexicano Remigio Angel González González -ése es su nombre completo- acaba de cerrar en Buenos Aires con la compra del 80% de Canal 9 de manos del aliviado Daniel Hadad, no difiere en nada de las adquisiciones de televisoras que ha venido haciendo en los últimos casi 40 años en América latina.

González -que ayer regresó a Miami- es un hombre de 61 años, nacido en Monterrey, México, casado con una guatemalteca y padre de dos hijas nacionalizadas norteamericanas, que ha sabido comprar canales casi fundidos a precios más que asequibles, por una parte en dinero contante y sonante, y el resto con financiamiento. "Es un hombre que honra sus deudas", dijo uno de sus hombres de confianza a LA NACION.

Sin embargo, la Argentina es el primer desembarco grande de Angel González, cuyo crecimiento regional adquiere otra dimensión desde un país como éste. "Toda América Central, donde González tiene muchos canales, no supera las posibilidades que le abre la Argentina", comentó un vocero oficioso. En este país sentará la base de sus producciones televisivas para todos sus canales.

Inversiones regionales

González, un hombre de bajo perfil que no concede entrevistas, ya está en Chile, donde tiene Red TV y, según especulan medios del país trasandino, está vinculado a Telecanal, otra cadena televisiva a la que, por lo menos, le vende el 100% de los enlatados en pantalla. Está además en Perú, con los canales 9 y 13; en Nicaragua, con los canales 4 y 10; en Paraguay, con las televisoras 5 y 9; en Ecuador, con las cadenas televisivas 4 y 5; en Costa Rica, con los canales 4, 6 y 11; en Guatemala, con las televisoras 3, 7, 11 y 13, y 11 estaciones de radio, y en México, donde tiene cinco canales regionales en el Sur. Sus activos alcanzan los 30 canales de aire en toda la región. Además de estas inversiones, González -con residencia en Miami- tiene sistemas de UDT (TV de corto alcance) y salas de cine en México y América Central.

Su interés no está en comprar canales líderes de audiencias, porque eso significaría inversiones astronómicas. Antes bien, lo suyo ha sido sumar canales de TV abierta en malas condiciones económico-financieras, a las que resucitó con sus producciones enlatadas que, a bajo costo, coloca en todos sus canales.

Según algunas publicaciones peruanas, el copyright del apodo El Fantasma pertenecería al actual presidente peruano Alan García, pero en su versión de los años 80. A mediados de esa década, según la revista peruana Caretas , el periodista Fernando Vivas hizo una semblanza de Angel González. En el artículo, el reportero contó la supuesta relación existente entre Alan García y el empresario mexicano, por entonces encarcelado en su país por una presunta sobrevaluación en la compra de películas para una televisora mexicana. Consultado sobre cómo había conocido al empresario, García dijo: "Para mí, es un fantasma".

De comercializar telenovelas en México y América Central y distribuir películas de origen norteamericano, González pasó a ser un importante programador regional en la pantalla chica y grande.

Sus empresas cuentan entre sus accionistas a sus hijas -una de ellas psiquiatra- y su yerno, todos nacionalizados norteamericanos, ciudadanía por la que González no optó. La crítica más feroz que se le hace en todo el continente donde operan sus canales es el abierto apoyo que brinda con sus medios a los candidatos presidenciales que mejor se adecuan a su proyecto empresario. En Guatemala, esas críticas han alcanzado ribetes de escándalo, según las informaciones disponibles.

En el nuevo directorio de Canal 9, que preside su mano derecha en el país, el empresario argentino Carlos Gaustein, El Fantasma es uno de los directores junto con Fernando Contreras, Guillermo Cañedo y el propio Hadad, que se quedó con un 20% del canal.

Gaustein merece un párrafo aparte. Fue interventor en Canal 13 y vicepresidente de Canal 11 (hoy Telefé) en los albores de la democracia, cuando gobernaba Raúl Alfonsín. Coprodujo la película Miss Mary , de María Luisa Bemberg y Lita Stantic. Cuando Eduardo Eurnekian llegó a América TV, Gaustein fue el primer director. A los 62 años, el flamante presidente de Canal 9 tiene una productora en Barcelona. .

Por Susana Reinoso De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaAxel KicillofConflicto en Medio Oriente