0

Detectan los radares faltas recurrentes

La mayoría son por exceso de velocidad
0
25 de enero de 2007  

"Lo que pasa es que en este automóvil no se puede ir más despacio", argumentó Sergio, que circulaba en una cupé de marca alemana, y prefirió no revelar su apellido al ser interceptado ayer por la policía vial en el peaje de la Autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura de Hudson, después de haber sobrepasado el límite de velocidad de 100 kilómetros.

Es uno de los más de 30 conductores que por día son demorados por la policía en los operativos que se realizan desde mediados de diciembre.

A partir de la resolución 2772 del Ministerio de Seguridad bonaerense, publicada ayer en el Boletín Oficial, los policías pueden ejecutar "acciones de control de velocidad en las autopistas, semiautopistas, rutas y caminos provinciales y nacionales en el territorio bonaerense debiendo garantizar la seguridad y fluidez en el tránsito vehicular".

Según esta resolución, "no se impondrá al conductor sanción" alguna, sólo se lo demorará el tiempo necesario para informarlo sobre las normativas viales y "los riesgos que su vulneración acarrea".

El capitán Roberto Horacio Villanueva, a cargo de la sección de la Policía de Seguridad Vial de la Autopista Buenos Aires-La Plata, explicó a LA NACION que de los 30 a 35 vehículos que son detenidos por día, la mayoría excede el límite de velocidad en un 30 o 40 por ciento más de lo permitido. El operativo es permanente y se realiza dos veces por día.

"La gente de mayor poder adquisitivo se queja por las demoras y nos dice que prefieren pagar la boleta de infracción, pero también hay muchos conductores que realmente toman conciencia y se comprometen a respetar las leyes de tránsito", expresó Villanueva.

El operativo consiste en poner el radar en un determinado punto de la autopista y apuntar contra los automóviles, entonces las ondas electromagnéticas captan la velocidad de los vehículos.

Además de violar el límite de velocidad asignado en cada tramo de la autopista, también se registraron conductores sin el cinturón de seguridad, otros con las luces apagadas y muchos que hablaban por celular al mismo tiempo que conducían.

Este operativo es una de las medidas provisionales que se llevan adelante en el contexto de la emergencia vial dictaminada por el gobierno bonaerense y que prevé, superada esta instancia de educación vial, multas para todos aquellos conductores que violen las normas de tránsito. Rubén Musaubach, contador público, 49 años, que vive en La Plata y viaja varias veces por semana a la Capital, expresó: Todo lo que apunte a la prevención me parece bien, me parece muy positivo este operativo".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios