Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El caso del militante kirchnerista de Escobar

Gerez: no desechan un posible autosecuestro

Política

Así lo revelaría una serie de escuchas telefónicas del caso

Por   | LA NACION

LA PLATA.- Una serie de escuchas telefónicas que forman parte del expediente abierto tras el supuesto secuestro de Luis Gerez revelarían que el caso podría haber sido armado con fines políticos. Es decir: que pudo tratarse de un autosecuestro. Esto es materia de investigación.

Así lo confirmaron a LA NACION altas fuentes del Poder Ejecutivo de la provincia, por un lado, y de la investigación, por otro, luego de que el periodista Jorge Lanata difundiera, en la última edición del diario Perfil, los diálogos telefónicos.

Se trata de los mismos diálogos que llevaron a los fiscales Andrea Palacios, Irene Molinari, Facundo Flores y Paula Gaggiotti a denunciar por falso testimonio y obstrucción a la Justicia a varios testigos del entorno de Gerez.

Concretamente, fueron acusados Jorge Altamirano, Orlando Ubiedo, Domingo Rivadeneira y el abogado de la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense Martín Capandegui, porque, de acuerdo con las escuchas, le habría explicado a Gerez que para no ir a declarar debía conseguir un certificado médico.

Ahora, todas estas personas son investigadas por el fiscal de delitos complejos de Campana, Juan Montani.

Según los mencionados diálogos telefónicos, Gerez le habría preguntado a Capandegui: "Che, ¿cómo sería el tema para poder evitar ir a declarar?". Le habría respondido el profesional: "No; eso no se hace con el abogado. Podemos pedir algún certificado médico. Siempre es bueno tener algún médico conocido".

Hay más. Por ejemplo, Altamirano le habría dicho a Rivadeneira, antes de que éste declarara ante los fiscales: "Ya sabés lo que te van a preguntar, ¿no? A quién le avisaste primero; si me dijiste a mí que Luis había aparecido. Bueno, deciles que sí, porque yo ya les dije que fuiste vos el que me avisó".

Al parecer, se estaban poniendo de acuerdo para decirles lo mismo a los investigadores respecto de la supuesta liberación de Gerez.

Un viernes extraño

Ayer se cumplió un mes. Aquel fue un viernes extraño. Las cosas no suelen terminar tan bien. La versión oficial decía que todo había terminado bien porque las fuerzas de seguridad de la provincia y de la Nación habían trabajado desde la primera hora con tanto profesionalismo...

Gerez había desaparecido el miércoles 27, al atardecer, cuando salió de la casa de su amigo Altamirano para comprar carne. Iban a comer un asado. Nadie en el barrio vio movimientos extraños. Gerez simplemente desapareció.

Al día siguiente, los allegados al albañil ya hablaban de secuestro político. Gerez había declarado contra el ex comisario y ex intendente de Escobar Luis Patti, y éste no pudo asumir como diputado de la Nación.

Tres meses antes había desaparecido otro albañil y testigo: Jorge Julio López, que aún no fue encontrado. Así que, casi inmediatamente, sin pistas concluyentes, se estableció una relación entre ambos casos, tanto en el entorno de Gerez como en los gobiernos provincial y nacional.

Entonces, aquel extraño viernes, el último de un complicado 2006, el presidente Néstor Kirchner, por cadena nacional, pidió la liberación de Luis Gerez.

Ese viernes, antes de que hablara el Presidente, desde el Ministerio de Seguridad provincial decían que confiaban en "una pronta resolución" y decían que estaban cerca de los autores: gente peligrosa, acaso allegada a Patti. Nada de esto fue probado hasta el momento. Y no hubo detenidos.

Eran cerca de las 20, cuando habló el primer mandatario. Gerez fue encontrado unos 40 minutos después, en Garín. Algunos dicen que tal vez había aparecido antes y que las autoridades lo sabían.

Lo cierto es que -según fuentes del caso- los expedientes judiciales están llenos de testimonios dudosos y contradicciones, como los que surgen de las escuchas telefónicas. Es por eso por lo que los funcionarios de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Escobar no descartan un autosecuestro.

Tampoco descartan las otras líneas de investigación. Por ejemplo, que habrían intervenido supuestos grupos de tareas para amedrentar a testigos en las causas por delitos de lesa humanidad, o que habría policías bonaerenses involucrados en el presunto secuestro.

Pero ninguna de estas hipótesis tiene el peso suficiente para asumir el carácter de excluyente. .

TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015